Previa Miami Open 2021: Principales puntos a destacar

En un ambiente enrarecido por la ausencia del Big-3, el Masters 1000 de Miami deja varios a puntos a seguir que analizamos en nuestra previa masculina.

Andy Murray vuelve a los grandes torneos. Fuente: Getty
Andy Murray vuelve a los grandes torneos. Fuente: Getty

El Miami Open 2021 acabará integrando los libros de Historia como una edición totalmente atípica. Otro año más en el que la pandemia sigue pegando fuerte: en pleno proceso de vacunación y a la vez de grandes eventos al aire libre, la ciudad de Florida albergará el primer Masters 1000 del año lejos de su estadio principal. Será en el mismo complejo, pero el Hard Rock Stadium no se utilizará como Pista Central. No solo eso: la ausencia de Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic, o la enorme cantidad de bajas debido a la complicada logística de vuelos a causa del virus, han acabado por convertir este torneo en una mina de oportunidades.

Se divisan nombres que, a priori, parten un escalón por encima del resto, en especial los de Daniil Medvedev y Alexander Zverev. A pesar de la ausencia de los grandes monstruos del tenis mundial (y la de Thiem), el torneo de Miami conserva un alto grado de interés debido a las diferentes narrativas que pueden surgir. Ya saben: muchos querrán hacer oportunidad de la ausencia. Desgranamos los cinco mayores puntos de interés en el cuadro masculino.

- El tenis sin el Big-3 puede sobrevivir: El evento estadounidense se ha convertido en una especie de 'beta' de lo que será el circuito ATP una vez sus tres mayores estrellas decidan colgar la raqueta. La ausencia de cualquiera de los miembros del Santo Grial del tenis, algo que no tenía lugar desde hace más de 16 años, coloca el foco sobre nombres que aún no saben lo que es triunfar en las grandes plazas. Lo más posible es que un título no suponga un paso adelante demasiado significativo a nivel histórico... pero a nivel de espectáculo, a nivel de puro márketing, este torneo resulta muy importante.

Y es que es una magnífica oportunidad para que los Tsitsipas, Zverev, Rublev y compañía den el espectáculo necesario para que el tenis retenga a sus audiencias dentro de varias temporadas. Las carreras no son eternas, y la realidad es que cada página que pasamos del calendario nos acerca al final de la era del Big-3. Ahora que ellos no están, es momento de que los cracks del futuro enganchen en torneos como estos a la potencial audiencia del tenis. Una pena que lo vivamos en plena pandemia, pero el esperado 20% de público en las gradas podría no restarles un grado tan alto de motivación. En sus manos está.

- Posibles estrenos en una de las grandes categorías del tenis: Habíamos mencionado a Daniil Medvedev y Alexander Zverev como los, a priori, grandes candidatos al título. Ambos han mostrado un nivel muy alto de tenis en ciertos tramos de la temporada; en el caso del ruso, ha tomado un necesario descanso en Europa y no se dejará amedrentar por la presión de ser el cabeza de serie número #1, mientras que la nave de Sascha ha tomado vuelo tras conquistar el título en Acapulco hace unos días.

Sin embargo, en el segundo escalón de candidatos al trofeo se sitúan jugadores que nunca se han visto con opciones reales de alzar un título de categoría Masters 1000. Claro, han estado en finales... pero siempre se topaban con el mismo hombre. Que se lo digan a Shapovalov en la final de París Bercy 2019. Que se lo digan a Tsitsipas en al final de Madrid 2019. Que se lo digan a Bautista en la final de Shanghai 2016 o las semifinales de Cincinnati 2020. Todos estos son nombres muy válidos para alzarse con su primera corona de esta categoría, y a ellos debemos sumarle otros como Andrey Rublev, Auger-Aliassime o incluso Diego Schwartzman. La veda, desde luego, está abierta.

- ¿La confirmación del declive estadounidense?: El país de las barras y las estrellas no pasa por su mejor momento. Años de oscuridad rodean al tenis estadounidense, y la vuelta del circuito tras la pandemia no ha hecho más que reforzar la decadencia de una de las potencias históricas de este deporte. Fue precisamente en Miami el lugar en el que llegó la última gran alegría: el campeonato de John Isner en 2018, derrotando en la final a Alexander Zverev.

Al año siguiente, Big John volvería a alcanzar el partido por el título, donde claudicó ante Roger Federer. Desde entonces... la nada más absoluta. Ni Opelka, ni Fritz, ni Tiafoe ni Tommy Paul: nadie parece dar el salto de nivel necesario para optar a las mayores cotas. Parece, incluso, que Sebi Korda les empieza a tomar la delantera, generando una ola de ilusión más en una afición hastiada. Veremos si volver a casa les hace elevar sus prestaciones en un torneo que podría evidenciar una situación drástica.

- Alcaraz, a por su primera victoria en Masters 1000; Musetti, con cuadro favorable: Son los dos jugadores que encarnan la 'Generación Z', una que ni siquiera daba sus primeros pasos cuando la ATP anunciaba la #NextGen. Sus duelos prometen ser clásicos y ambos han ofrecido destellos de lo que pueden llegar a ser a lo largo de este 2021. Debido a la amplitud del cuadro (la mayor de todos los torneos Masters 1000) y el éxodo de jugadores, Alcaraz y Musetti inician una nueva carrera desde una posición de privilegio, sin necesidad de pasar por el peaje de la fase previa.

Lorenzo, de hecho, tiene un cuadro benévolo para ofrecer el mismo espectáculo que dio en Acapulco. Las condiciones históricas de la pista, no demasiada rápida, le vienen de perlas a sus golpes desde el fondo de la pista. Con tiempo para pensar, liftar, cambiar el ritmo y ejecutar, una posible ruta formada por Mmoh en primera ronda, Paire en segunda (con todos los demonios que lleva acumulados) y un cabeza de serie como Garin en tercera resulta tentadora. No lo tendrá tan fácil para avanzar Alcaraz (asoma Zverev en segunda ronda), pero su partido para abrir fuego, ante el finés Emil Ruusuvuori, sí puede ser un compromiso asumible para conseguir su primera victoria en un Masters 1000.

- Murray vuelve a los grandes escenarios: Casi medio año ha tardado el británico en volver a disputar un gran torneo. Necesitó tiempo para pulsar el botón de 'reset', y cuando parecía que sus piernas estaban frescas para volver a los cinco sets, fue el coronavirus quien lo tumbó y lo dejó en casa. Tras embarcarse en una travesía por Challengers y torneos 250 y 500, el británico parece estar subiendo su nivel de tenis de manera muy gradual.

Su última derrota en Rotterdam ante Andrey Rublev exhibió al Murray que todos esperamos: agresivo, cabreado consigo mismo, con ese fuego competitivo que afirma haber recobrado. La cadera de metal le lastrará de aquí al final de su carrera, pero el escocés sigue confiando en sus posibilidades. En Miami abrirá fuego ante Lloyd Harris, el mismo que tumbó a Thiem, Shapovalov y Nishikori. ¿En segunda ronda? Un posible duelo ante Roberto Bautista. Desafíos a la altura de lo que el británico quiere enfrentar.

Comentarios recientes