Un buen Basilashvili se impone a un agarrotado Federer

Un gran Nikoloz Basilashvili derrota a un Federer parado físicamente, remontando un set y siendo muy superior desde el fondo de la pista.

Nikoloz Basilashvili. Foto: Getty
Nikoloz Basilashvili. Foto: Getty

Nikoloz Basilashvili derrotó a Roger Federer en Doha en tres mangas, después de remontar un primer parcial adverso. A pesar de no contar con apenas victorias en más de un año, su potencia desarboló a un Federer sin respuestas físicas mediado el segundo set. El georgiano venció por 3-6 6-1 7-5, siendo muy superior desde el fondo de la pista.

El partido comenzó con esas prisas que en Federer siempre son buenas. La pista, que está rapídisima, no iba a encontrar tregua entre un jugador muy potente como Basilashvili y un tipo como Federer, que intenta acelerar con su mano todo cuando sea posible, tanto de revés como de derecha. Sin demasiados titubeos, el suizo rompió el saque de su rival en el cuarto juego y ya se enfiló hacia la primera victoria parcial.

Cabe decir que Basilashvili, que rompe la pelota en cuanto tiene la mínima oportunidad, llevó al helvético a cometer varios errores sobre su revés liftado, sin demasiado tiempo para prepararlo de lo rápido que le venía la pelota, peor la variedad de sus recursos y su buena activación al resto le dieron la tranquilidad de ir por delante en el mercador. Lo que vendría después ya fue muchísimo más disputado.

A partir de ese momento, el georgiano subió su nivel, activó su versión más potente, con buen porcentaje de acierto, y se hizo dueño del fondo de la pista. Federer se quedó más parado, a merced de lo que planteara el rival, y comenzó a perder casi todos los puntos que no dependían del saque o un segundo tiro. Nikoloz comenzó a pegarle durísimo con su revés cruzado, recibiendo bolas cortas del suizo y abriendo con mucha facilidad, hasta el punto de anotarse el parcial por 6-1.

Las sensaciones habian girado 180º y Federer debía buscar soluciones. Su rival había puesto a centrifugar el encuentro y a ganarse el derecho a que todo dependiera de sus golpes. Roger se apoyó en su saque y su cortado para escapar momentaneamente de la potencia de Nikoloz, a pesar de su evidente fatiga y su falta de chispa en las piernas. Fue con 3-3 cuando el suizo zafó de la situación más comprometida, a punto de ceder su saque.

Con 4-3, Roger se calmó algo más pero Basilashvili no dudó en los siguientes juegos, y eso que Roger llegó a tener bola de partido con 5-4, salvada por Nikoloz. Fue algo pasajero, porque las sensaciones físicas de Roger eran realmente pobres, agarrotado físicamente. Fue en el siguiente juego donde Basilashvili recogió frutos, cargó con su revés la defensa liviana de Federer y se ganó un sitio en semifinales. Roger se despide así de Doha.

Comentarios recientes