Kvitova: “En Doha me siento como en casa”

La checa confirmó su buen feeling con el torneo catarí, donde levantó su segundo título en tres finales disputadas. “Garbiñe es una campeona, nos tenemos mucho respeto”. 

Petra Kvitova vuela alto en Doha. Fuente: Getty
Petra Kvitova vuela alto en Doha. Fuente: Getty

Quizá el marcador final no haga toda la justicia posible con lo que se vio sobre la pista, pero no cabe ninguna duda sobre qué jugadora fue la mejor en la final del WTA 500 de Doha 2021. Esa fue Petra Kvitova, tenista irregular por momentos, pero capaz de llegar a una última ronda y arrasar con su mejor nivel. Es lo que tienen las mejores, que no importa cómo lleguen, importa que siempre están ahí. Lo intentó Garbiñe Muguruza, pero no vio portería en ningún momento del encuentro. Tras capturar su primer título del año, la checa hizo balance de toda la jornada.

“No pude levantar el título en 2020 pero, aún así, creo que fue una buena temporada para mí, al menos en términos generales”, resolvió la de Bilovec acerca de un último calendario donde apenas tuvo protagonismo. Claro, que en Doha no importó la dinámica, allí volvió a quedarse a un paso del éxito. “Me alegro mucho de haber podido estar presente en esta edición, de haber vuelto otra vez a Doha, cada título aquí sienta genial”, reiteró la veterana jugadora, quien de nuevo volvió a inclinar a Garbiñe en la final, como ya hiciera en 2018.

La cuestión es que Kvitova lleva ya tiempo funcionando en Doha, habiendo llegado a la final en sus tres últimas participaciones. En 2018 ganó el título, en 2019 no lo pudo disputar, en 2020 hizo final y en 2021 ha vuelto a salir por la puerta grande. “Siento que aquí he hecho grandes torneos, últimamente siempre obtuve grandes resultados, este torneo me ha ayudado mucho en mi carrera, seguro. Ha sido una gran semana, otra vez, la verdad es que aquí me siento como en casa. Me encanta la pista, me encanta todo de aquí, la gente además siempre es muy amable conmigo”, subraya con cariño.

Sobre el partido, Petra comparte que hubo dos momentos clave en la narrativa del mismo, dos momentos donde demostró estar un poco mejor preparada mentalmente que su rival. “El comienzo del partido fue muy apretado, especialmente en los tres primeros juegos, donde pudo pasar cualquier cosa. Hubo varios altibajos por parte de las dos, pero una vez que empecé a encontrar mi servicio fui sintiéndome cada vez mejor. Por supuesto, a partir de ese momento todo fue a mejor para mí, empecé a sentirme más relajada”, detalla la actual número 10 mundial.

“Luego al comienzo del segundo set ya no me sentí igual, fue extraño”, prosigue. “Perdí mi servicio en el primer juego, además de una forma bastante rápida, pero veía que todavía estaba a tiempo de subirme a ese tren. Enseguida logré el contrabreak y eso acabó siendo clave. Luego volví a encontrar el ritmo que quería y a poner muchas pelotas en juego, le puse mucha presión en cada juego”, afirma la mujer que ya cuenta con 28 títulos WTA en sus vitrinas.

Piropos para Garbiñe

No se quiso olvidar Kvitova de su oponente, de Garbiñe Muguruza, pese a que la dejó en apenas tres juegos en una final que dominó en todo momento. “Garbiñe es una gran campeona, hablamos de una jugadora que ha ganado dos Grand Slams y que ha sido Nº1 del mundo, definitivamente merece todo el respeto. Pese a no haber podido ganar todavía este título, incluso si no lo ganara nunca, ella seguirá siendo una gran jugadora y una gran campeona. Nos hemos enfrentado varias veces, nos conocemos desde hace mucho tiempo de coincidir en la gira, así que estamos acostumbradas a jugar entre nosotras. Estoy muy contenta de cómo es nuestra relación y cómo nos demostramos respeto, me alegro por haber estado con ella en otra gran final”, concluyó.

Comentarios recientes