El último paso del deporte profesional: cuidar los pensamientos

Daria Abramowicz, psicóloga deportiva, acompaña desde hace año y medio a Iga Swiatek. Así es su trabajo y su importancia en el deporte actual.

Daria Abramowicz
Daria Abramowicz

Desde hace ya muchos años, una de las grandes diferencias en el mundo del deporte de élite es que importa tanto lo que pasa fuera cuando termina el partido en cuestión que lo que ocurrió dentro. Ya no sólo la gestión del estado de ánimo tras un resultado, positivo o negativo, sino también esa otra parte mucho más individual que tiene que ver con la vida del deportista. Además de cuidar los músculos o la dieta, se cuidan los pensamientos y las emociones, capaces de multiplicar el rendimiento o de hacerte odiar el deporte que practicas.

En el mundo del tenis es cada vez más frecuente que en los equipos de trabajo, además de entrenador, preparador físico y fisioterapeuta, se añada otro terapeuta más, un terapeuta mental. Para una generación de deportistas que empieza a ver la psicología con mucho menos estigmas, el psicólogo o 'coach' mental ocupa un lugar cada vez más importante, como así es en la carrera de Iga Swiatek.

Exregatista profesional, Daria Abramowicz ya se empieza a hacer un nombre ayudando a Swiatek a enfocar la vida y la competición como lo hace. Fruto de su trabajo es un lenguaje y una manera de entender las derrotas o las victorias por parte de la polaca. Daria, entrevistada por WTA y New York Times, cuenta cómo es su trabajo, qué impacto puede tener en el desempeño del deportista y cómo es trabajar con Swiatek.

Mucho de ese trabajo parte de lo que Abramowicz nombra "el ancla humana", o como profundizar en las relaciones de Swiatek con familiares y amigos, las personas que pueden proporcionar estabilidad emocional. "Hablamos mucho sobre pasiones positivas y destructivas. El perfeccionismo no es tan útil, así que tratamos de crear pasión, determinación y valentía positivas. Aceptas tu potencial en busca de la excelencia. Buscas tu mejor nivel, pero al final del día eres humano y tienes otros aspectos en tu vida, y eso no significa que cuando pierdes tu partido eres menos digno como ser humano".

“Es imposible convertirse en un campeón cuando no tienes una alegría fundamental y tus necesidades están satisfechas como ser humano. Tratamos de prepararnos para el éxito". A través de su trabajo con Abramowicz, Swiatek ha pasado de ser una jugadora motivada únicamente por los resultados a alguien que puede "ser feliz incluso cuando no ganas.

Así describe Daria Abramowicz el lugar del entrenamiento mental en la vida del deportista. "Creo que la psicología en el deporte es más que solo psicología del deporte, especialmente en nuestro mundo moderno. Porque lo que más valoro en términos de mi experiencia es que conecto todas esas áreas en las que tengo experiencia. Siento y creo que tengo una comprensión compleja de los deportes. Y para adentrarse en ello hay dos caminos. Uno es cuando un atleta, equipo o entrenador se te acerca y te dice que tienen un problema. Eso es lo principal. Tenemos un problema. Entonces tratamos de diagnosticar el desafío. Como psicólogo, me gusta decir "desafío" y no "problema" porque es importante para nosotros ser conscientes de nuestras palabras. El otro camino es cuando alguien quiere ser más consciente, ser mejor. Entonces, un camino va de un nivel negativo a cero, y el otro es de cero a ser cada vez mejor."

No esconde Daria que se empieza a ver una relación mas fluida de las nuevas generaciones con la psicología. "Esta generación joven se siente más cómoda hablando sobre salud mental, hablando de esos desafíos al acercarse a fisiólogos o psicólogos. Con Iga realmente aprecio que sea tan consciente a esta edad más joven. Cuando empezamos a trabajar juntas hace un año y medio, ella siempre decía que era obvio trabajar con psicólogos. Para que una persona tan joven lo diga así... Lo aprecio mucho. Y lo respeto mucho también."

El estrés en tres niveles diferentes

"Identificamos el estrés en tres niveles: pensamientos, emociones y respuesta corporal. Identificamos el estrés cuando algo va mal con nuestro cuerpo. Entonces, a veces son los latidos de nuestro corazón, a veces es un dolor de estómago. Es difícil intentar calmarlo, manejarlo. Al principio casi siempre hay un pensamiento. Algo se nos viene a la cabeza. Se siente como si ese pensamiento estuviera echando un ancla en nuestro cerebro, nuestra mente, y luego comenzamos a identificarlo y agregarle algo de emoción. A veces, el pensamiento podría ser, por ejemplo, tengo que ganar esto, o me sentí tan bien durante los entrenamientos o la pretemporada que tengo que rendir bien. Esta palabra "tengo que" o como dije antes, "debe" es una palabra muy pesada. Trae una expectativa después. Entonces tenemos emociones y esta es a menudo una de las principales razones para que llegue el tropiezo."

Calendario ATP/WTA

Calendario ATP 2021

Comentarios recientes