El torneo de Miami se celebrará con público y una brutal reducción de dinero

Los organizadores planean albergar el torneo según lo previsto, permitiendo hasta un 20% de aforo, pero repartirán una menor cantidad de dinero.

Hard Rock Stadium. Fuente: Getty
Hard Rock Stadium. Fuente: Getty

Terminó la primera cita marcada en rojo en el calendario y los circuitos ATP y WTA empiezan a moverse en direcciones diferentes. Vuelven las semanas con varias citas, con diferentes giras ubicadas en lugares lejanos geográficamente. Vuelven los domingos llenos de finales, las diferentes superficies y se abre toda una encrucijada en cuanto a la dirección que toman los próximos meses. Se habla de vacunas, cuarentenas, público, y mientras todo esto pasa, la próxima gran cita ya se engalana. Miami prepara la edición de 2021... con bastantes novedades y sorpresas.

Según revela TennisMajors, la primera gran noticia hace referencia al prize money que entrega el torneo. La pandemia del coronavirus, que ha pegado especialmente fuerte en un país tan extenso como Estados Unidos, sigue afectando en gran medida a la capacidad monetaria de los torneos. Ni los grandes transatlánticos se salvan, y más tras recordar las pérdidas millonarias que enfrenta el Open de Australia tras cubrir los gastos de aviones, hoteles y, en general, todo lo necesario para mantener una estricta cuarentena en Melbourne.

En Miami no habrá cuarentena, pero sí se creará una burbuja: los jugadores solo podrán salir del hotel para ir hacia las pistas del torneo. Ya está. Si se descubre que los tenistas han roto esta regla, se enfrentarán a multas económicas y una posible descalificación del torneo. Este es el futuro que espera a la gran mayoría de torneos: las cuarentenas no parecen una opción viable, ni por logística ni por tiempo, pero los torneos harán todo lo necesario para evitar la propagación del virus.

Volvamos, eso sí, a hablar de dinero. Decíamos que el torneo de Miami acatará una reducción en cuanto a los premios que entregarán absolutamente histórica. El año 2019 (última vez que se celebró el torneo, suspendido el año pasado por la pandemia), el torneo estadounidense puso en juego una bolsa total de $16,7 millones. ¿Este año? La cifra será de $6,68 millones, muy alejada de los baremos que manejaría el torneo bajo una normalidad. Si Federer y Barty se embolsaron como ganadores más de un millón de dólares por cabeza, el vencedor esta temporada se llevará a casa en torno a $300,000, una reducción de más de dos tercios de lo ganado anteriormente.

Eso sí, la noticia positiva se dará en la asistencia de público. Los organizadores planean albergar el torneo estadounidense con presencia de espectadores en las gradas. Eso sí, la capacidad no superará el 20% del aforo total del recinto; además, hay que recordar que esta temporada no se utilizará el Hard Rock Stadium, que se utilizó para construir la Pista Central durante la edición pasada.

Los tests, parecidos a los torneos de 2020

Por último, la información filtrada también hace referencia a los requisitos en materia de testeo que jugadores y entrenadores afrontarán para viajar a Florida. Antes poder embarcarse en un vuelo hacia los Estados Unidos, será necesario que todos presenten un test de COVID-19 negativo; una vez hayan aterrizado, se les realizará un test nada más llegar y deberán esperar en la habitación de sus hoteles hasta que reciban un resultado negativo. Desde entonces, los jugadores recibirán un test cada cuatro días.

Estas parecen ser las medidas estándar de los torneos ATP, en constante diálogo con las autoridades de salud permanentes. Miami volverá a abrir la veda de los Masters 1000, una categoría que de momento sufre la baja de Indian Wells y que quiere volver a experimentar la sensación del mejor tenis. De momento, eso sí, será con menos público y con menos dinero.

Comentarios recientes