Murray: "Los jóvenes aún no están cerca del Big-3"

El británico reflexionó sobre las situación de los aspirantes al trono de los mejores del mundo, dejando muy clara su opinión al respecto.

Andy Murray. Fuente: Getty
Andy Murray. Fuente: Getty

Andy Murray suele hablar muy claro en cada aparición pública. En lo personal, las noticias parecen ser buenas para el gran campeón escocés, que volvió al circuito con una final en el Challenger de Biella y, lo más importante, sin sufrir ninguna molestia física derivada del calvario de lesiones sufrido en los últimos años. El británico habló con los medios de cara al torneo de Montpellier, su próxima parada dentro de la gira europea de pista dura bajo techo, e indagó en temas muy interesantes en unas declaraciones transcritas por Yahoo Sports.

Uno de ellos hace referencia al cruce de declaraciones entre Daniil Medvedev y Novak Djokovic acerca de en qué lugar se encuentran ahora mismo los grandes outsiders al reinado, año tras año, del Big-3. ¿Pueden, de manera realista, superarles en los mejores escenarios? ¿Se ha reducido la brecha entre los diferentes grupos generacionales? Tras la gran victoria de Novak en la última final del Open de Australia, Murray tiene cristalina su respuesta.

"Pensaba que la final sería más ajustada, pero también tenía claro lo bien que podía jugar Novak en Australia cuando encuentra su tenis y se encuentra muy motivado. Vi que antes de la final Medvedev dijo algo así como que Novak tenía muchísima presión sobre sus hombros. Sí, es cierto, pero estos tíos han estado en la cima de este deporte, han convivido con la presión durante toda su carrera y saben perfectamente cómo jugar a su mejor nivel cuando realmente importa. Para mí, los chicos más jóvenes han demostrado no estar cerca del Big-3. Está claro que en el Us Open Dominic hizo lo que tenía que hacer para ganarlo, pero si Novak no hubiese mandado esa pelota a la garganta de la juez de línea, habría pasado lo mismo que en Australia".

Precisamente hacia Australia se dirigió el grueso de la atención tenística durante las últimas dos semanas, con las andanzas de Muzza en Italia en un segundo plano. La pregunta, claro, es que si el propio Murray también ha disfrutado de la victoria de Novak en Melbourne. "No vi nada de lo que pasó, yo quería haber estado allí. Si te soy sincero, lo pasé mal. Dejé de seguir a todos los jugadores en redes sociales porque simplemente no quería ver nada". Una respuesta honesta y sincera, aunque su vuelta a la competición en Biella acabó siendo una alternativa bastante positiva.

"Estuvo bastante bien poder jugar cinco partidos. Las condiciones fueron complicadas, pero en lo que a nivel de tenis respecta, me sentí bien. En torno a los cuartos de final me sentía un poco cansado, pero a partir de semifinales me empecé a encontrar mejor. Cuando empezó la final, eso sí, me sentí muy cargado de piernas, no pude lidiar bien con eso. Aún así, es algo entendible. Hacía más de cinco meses que no jugaba tantos partidos seguidos y venía de dos semanas en los que no podía hacer nada por haber tenido el virus.

Físicamente no sentí dolor, estuve bien, mi cadera estuvo bien. Entreno con muchos jugadores top y sé lo que puedo hacer contra ellos. Si me destrozasen cada vez que entreno con ellos, no seguiría jugando, pero sé el nivel en el que estoy. Si puedo mantenerme en forma durante un cierto periodo de tiempo y consigo una buena carga de entrenos y partidos, no veo por qué no puedo competir contra los mejores. Aún siento que puedo competir por los grandes torneos. Ojalá pudiese haberlo mostrado en Australia, estaba preparado para hacerlo, no tengo dudas".

Los viajes, un problema delicado

Por otro lado, ahora Murray se enfrenta a otro desafío logístico tras haber contraído el virus. A pesar de no presentar ningún síntoma y estar recuperado, el británico aún puede dar positivo por algunas pequeñas trazas que se han quedado en su cuerpo, algo parecido a la polémica que tuvo lugar con Tennys Sandgren cuando el estadounidense viajó a Australia. Esto pone en peligro su presencia en Rotterdam, ya que los viajes a otros países dependen de los gobiernos, no de la ATP (que sí le permite inscribirse en cada torneo). "Es un desafío y es un tema delicado, pero esta es la situación en la que nos encontramos ahora mismo. Si el circuito quiere continuar debemos aceptarlo. Ojalá que cuando tengamos la vacuna disponible esto nos permita que los desplazamientos sean algo más fáciles".

Comentarios recientes