¿Quién es Daria Medvedeva, esposa de Daniil Medvedev?

Analizamos la importancia de Dasha en el rendimiento de Medvedev y descubrimos los entresijos de su historia de amor forjada por el tenis.

Daria Medvedev, quien es mujer Daniil Medvedev. Foto: gettyimages
Daria Medvedev, quien es mujer Daniil Medvedev. Foto: gettyimages

Discreción máxima, perfil bajo y fidelidad máxima a Daniil Medvedev cada vez que está en la cancha. El ruso se dio a conocer al gran público hace dos o tres años y su figura parece inherente a la de su joven esposa, Daria Medvedeva. El equipo del brillante tenista demuestra una habilidad innata para lidiar con los vaivenes emocionales y el complejo carácter de Daniil. Si bien es cierto que su entrenador, Gilles Cervara, ha asumido cierto protagonismo ante los medios y se le ve siempre implicado durante los encuentros de su jugador, la figura de Daria es omnipresente y poderosa en el juego y la personalidad de su esposa. Se conocieron cuando solo tenían 18 años y contrajeron matrimonio en septiembre de 2018, estableciendo una historia de amor a la que Daniil da mucho crédito para su eclosión.

Bien es sabido que Medvedev tuvo una educación muy completa. Sus padres siempre quisieron que estudiara y tuvo la oportunidad de ir a escuelas prestigiosas de Moscú. Llegó a inscribirse en el Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú, donde estudió economía y comercio. Fue en ese ambiente universitario donde incrementó su relación con Daria, oriunda de la capital rusa y con la que se había cruzado en algunos torneos de categorías juveniles. Y es que Dasha fue una buena jugadora de tenis hasta los 17 años, cuando la presión y las lesiones impidieron que diera el salto al profesionalismo. Se decantó por cursar la carrera de Periodismo, que terminó pocos antes de que Daniil le propusiera matrimonio. Ahora ambos viven en Montecarlo.

Medvedev:

Medvedev: "Soy bueno dando discursos por la educación que recibí"

El ruso desvela aspectos desconocidos de su personalidad y hace interesantes confesiones con los que puede entenderse su marcado carisma.

Seguir leyendo

No hay constancia de que haya ejercido su profesión o tenga intención de hacerlo próximamente, siendo una parte fundamental del equipo de trabajo de Medvedev. El tenista ruso ha expresado en más de una ocasión la relevancia de su mujer en su buen hacer sobre las pistas. "Me ha enseñado muchísimo. Yo antes siempre estaba preocupado por agradar a todo el mundo, actuaba pensando siempre en lo que opinarían los demás de mí. Ella me ha ayudado a conocerme a mí mismo y redefinir mis prioridades. Sé que mis prioridades son la familia y el tenis, y gracias a ella me di cuenta de que debía cuidarme mucho más a mí y a las personas que quiero", comenta el ruso en palabras recogidas por thetennistime.com.

"Es un miembro clave en mi equipo de trabajo, sabe cómo darme confianza y desde que nuestra relación se hizo más serie y luego se oficializó con el matrimonio, he sentido que mi rendimiento deportivo mejoró", afirma un Medvedev que considera una gran ventaja el hecho de que su esposa conozca perfectamente el mundo del tenis. "Es fantástico que entienda tan bien este deporte. Sabe lo que debo hacer y es consciente de que antes de un partido debo estar concentrado y no puedo irme de compras o a hacer turismo. No creo que sea sencillo acostumbrarse a mi vida si no entiendes perfectamente este deporte, y ella lo ha hecho, ayudándome a mejorar como persona y tenista", declaró en thefocus.news hace meses.

Su actitud desde la grada durante los partidos de Daniil Medvedev ofrece siempre una sensación única de calma, como si Dasha fuera ese antídoto idóneo para apaciguar los ánimos del ruso y hacer que siempre luzca su mejor versión. Con una sangre fría brutal y un rictus inmutable, Daria Medvedeva parece una compañía difícilmente mejorable para un tenista de élite. "Hay muchas veces que cuando viajamos juntos a torneos, yo me quedo en la habitación y ella visita museos. Pero siempre está conmigo en la pista, es un enorme apoyo. Quisiera compartir con ella el resto de mis días", señala con pasión uno de los mejores tenistas del mundo, que no solo ha encontrado la gloria deportiva, sino también el amor.

Comentarios recientes