Carla Suárez: "Pensaba que tenía coronavirus y lo que tenía era cáncer"

La tenista española, ya en la última fase de su tratamiento, ofrece detalles sobre su experiencia tratando el linfoma de Hodgkin y su batalla contra él.

Carla Suárez. Fuente: Getty
Carla Suárez. Fuente: Getty

Imagínense que un día se levantan con un fuerte dolor en el estómago. La sensación de malestar, casi náuseas, rodea su cuerpo y lo atrapa hasta casi ahogarlo. Al vivir en la era del coronavirus, todos los indicios apuntan a que el bicho ya está con nosotros, y lo que ahora toca es tomar todas las precauciones posibles y confiar en que no se cebe demasiado en ti. Al menos eso debió pensar Carla Suárez cuando vivió esta situación, y para tener la completa seguridad de que el coronavirus estaba ahí, tocaba hacerse un test PCR.

Sin embargo, el test salió negativo y lo que Carla se encontró... fue bastante más desagradable. Desgarrador, prácticamente. Linfoma de Hodgkin, tres palabras casi desconocidas que sin embargo se resumen en una sola, la que nadie sobre la faz de la tierra quiere oír: cáncer. Y el momento revelador en el que te topas contra tu futura realidad... da una sensación de vértigo inimaginable. Así describió Carla lo que sintió en una entrevista que nos brinda el diario The Age, palabras que esconden una increíble lección de vida detrás.

"Recuerdo que me hice una prueba PCR para comprobar si tenía el coronavirus. Salió negativo, pero fui al médico porque los dolores estomacales continuaban. Seguía encontrándome mal así que empecé a visitar a varios doctores. Uno de ellos me habló de la posibilidad de un linfoma, pero teníamos que esperar a recibir los resultados para confirmarlo. Me hicieron tests y biopsias por todo mi cuerpo hasta que finalmente llegaron las malas noticias.

La verdad es que no sé lo que pensé. No pregunté nada sobre la enfermedad, sobre por qué la tenía o sobre qué estaba pasando: solamente quería saber qué tenía que hacer para recuperarme". Eso fue hace ya varios meses, justo cuando el tenis volvía de un parón sin precedentes. La noticia golpeó al mundo de la raqueta con una tremenda virulencia, enmarcada dentro del oscuro contexto del año del coronavirus. Sin embargo, la tenista canaria está en las fases finales de su tratamiento y ha acabado ya con las sesiones de quimioterapia, una señal magnífica de cara a lo que se avecina.

"No sabía de qué manera iba a reaccionar mi cuerpo a una situación sin precedentes como esta, así que ha habido días que han sido muy duros desde el punto de vista físico. Mentalmente, sin embargo, creo que lo he manejado todo muy bien. El tenis es un deporte individual y estamos acostumbrados a recuperarnos en soledad", afirma una Carla que desvela como claves para su recuperación el tiempo de juegos en familia. "También he leído muchos libros y he dibujado mandalas, eso es algo que me ha ayudado mucho".

Tokyo en el horizonte

El objetivo principal de Carla ahora, más allá de la vuelta a las pistas, se dirige hacia un lugar muy lejos de donde se encuentra ahora mismo. Es Tokyo, concretamente los Juegos Olímpicos de esta temporada. La canaria no esconde que es ahí donde le gustaría, ahora sí, decir adiós al deporte que se lo ha dado todo. "En mi mente, si todo va bien, espero poder decir adiós de la forma que a mí me gustaría. Es algo que no depende de mí sino de los rankings: para los individuales solo pueden ir cuatro chicas, así que si Garbiñe (Muguruza), Paula (Badosa), Sara (Sorribes) y Aliona (Bolsova) hacen un buen comienzo de temporada, yo me quedaré fuera. Eso sí, espero que si Garbiñe mantiene un buen ranking de dobles pueda jugar con ella".

Comentarios recientes