“Monfils puede ganar un Grand Slam”

Lo dice Günter Bresnik, el nuevo técnico del francés en este 2021. El austríaco, que decidió no hacer cuarentena, verá toda la gira australiana por televisión.

Günter Bresnik presenciando un partido. Fuente: Getty
Günter Bresnik presenciando un partido. Fuente: Getty

Quizá en los últimos tiempos Gael Monfils dejó de ser uno de los grandes candidatos a ser protagonista en los torneos de Grand Slam, aunque para muchos nunca lo llegó a ser. Pues bien, en este 2021 el francés aparece de la mano de un entrenador de talla mundial como Günter Bresnik, alguien que aterriza para darle una candidatura mayor a sus 34 años de edad. No será fácil, aunque todo el mundo espera cosas de esta nueva dupla explosiva dentro del circuito ATP. En una entrevista para Heute, el técnico austriaco habló sobre esta sorprendente colaboración y cuáles son los objetivos que se marcan juntos.

Por si todavía hubiera alguien sin ubicar el nombre de Günter Bresnik, os recordamos que este hombre fue el gran descubridor de Dominic Thiem, el que le llevó a la élite y con el que trabajó hasta la primavera de 2019, donde separaron sus camino. Desde entonces, el veterano entrenador se ha mantenido un tanto al margen del circuito, hasta que tocaron a su puerta. “Primero me llamó su manager en noviembre, y luego me llamó Gael directamente. No esperaba algo así, la verdad, aunque nunca espero llamada”, reconoce con humildad sobre la génesis de su nuevo trabajo.

Dicho y hecho. Austriaco y francés se pusieron de acuerdo para hacer la pretemporada en Tenerife, uno de los lugares habituales de preparación en el mes de diciembre para muchos tenistas profesionales “Queríamos probar todo dentro de la pista de entrenamientos”, subraya un Günter que acabó encantado con su nuevo pupilo. “Desde el punto de vista humano es un tipo muy agradable, nunca te aburrirás con él. En términos deportivos, Gael es el mejor atleta de todo el circuito, pero todavía hay algunos interrogantes sobre si encajaremos juntos. Tiene 34 años, ¿estará a tiempo de ajustarse a nuestro planteamiento?”, se pregunta.

Puede ganar un título de Grand Slam, estoy seguro”, confiesa el austriaco sin miedo. "Es un súper atleta y está dotado de muchísimo talento. Tiene magia en sus golpes, cada año en Youtube siempre protagoniza unos cuantos vídeos. En la pista sus éxitos quizá han sido modestos para el potencial que tiene, pero hizo semifinales en Roland Garros y en el Open de Australia. Es un tipo diferente, no es un David Ferrer que pelea y muerde continuamente, también disfruta siendo creativo. No se le puede restringir incondicionalmente, de lo contrario será contraproducente”, resume con maestría.

De momento, vengan o no vengan éxitos en este mes de febrero. Bresnik tendrá que verlo todo desde casa, ya que decidió no viajar a Australia. “No quise hacer la cuarentena, así que estos días hablamos mucho por teléfono”, sentencia el técnico. “Gael es un privilegiado, es muy rápido de cabeza. Si lo ves jugando a videojuegos te sorprenderías. Él ve las cosas antes que el resto, como Nick Kyrgios. Tiene menos problemas con el ritmo de los golpes del oponente. Algunos quizá lo vean como un animador, un payaso, pero solo trabajando mucho se llega a ser Nº6 del mundo. Es un gran trabajado; su padre, que fue futbolista profesional en Francia, lo crió estrictamente”, valora tras su primera experiencia con el galo.

Ahora ya solo falta por ver qué versión de Monfils nos encontramos en la cancha y si será tan buena como la que vimos en 2016. “Un buen entrenador le da a su jugador lo que necesita, no lo que quiere. En el caso de Gael, esto significa más eficiencia, mucha más constancia y minimizar drásticamente las tonterías. El tenis es un deporte de juego, el elemento sorpresa es importante, pero también hay que ejecutar. Ahora le veo serio, muy centrado, sé que puede hacerlo”, concluye.

Guerra fría con Dominic Thiem

Sobre su actual relación con Thiem, el entrenador quiso entrar al trapo para recordar los 466.612€ que su ex jugador todavía le debe. Ambos terminaron de mala manera debido a unos acuerdos de patrocinio que Günter a día de hoy sigue exigiendo, ya que en su momento también era su manager. “Es solo dinero, pero me sentí bien cuando el juez dijo en la audiencia que esto lo deberíamos aclarar en una conversación. Actualmente no tengo ningún tipo de relación con Dominic, pero un comportamiento así no le conviene. Sé que es un fanático de la justicia, pero los contratos que firmamos deben mantenerse, así son las cosas”.

Comentarios recientes