Marta Kostyuk: “Esto es una tortura”

La joven tenista ucrania comentó cuáles son las condiciones en Melbourne para todos aquellos que tendrán que aislarse durante los próximos 14 días.

Marta Kostyuk en Abu Dhabi. Fuente: Getty
Marta Kostyuk en Abu Dhabi. Fuente: Getty

Eran más o menos las 10:00 de la mañana en España, momento donde poco a poco íbamos asimilando lo que había sucedido en el vuelo de Los Ángeles hasta Melbourne, con dos positivos que obligaban a los 79 pasajeros a quedarse dos semanas en aislamiento. Un acontecimiento que podría repetirse en otros vuelos, pronóstico que se confirmaría en apenas unos minutos. Marta Kostyuk, a través de su cuenta de Instagram, confirmaba que de su vuelo con procedencia de Abu Dhabi también había salido un contagiado. O lo que es lo mismo, que otro grupo de más de veinte jugadoras quedarían encerradas en sus habitaciones sin opción a réplica. Y lo más salvaje, sin culpa ninguna.

En ese momento la noticia comienza a correr como la pólvora, siendo Kostyuk el origen de la misma. Casi una hora después la organización del Open de Australia aparecía para verificar el suceso, aunque el mal ya estaba hecho. ¿Es normal que 47 jugadores se queden sin entrenar durante 14 días debido a que tres personas repartidas en dos aviones, hayan dado positivo en COVID-19? En términos de salud seguramente sea lo conveniente, aunque muchos lo vean excesivo. ¿Acaso no podría verse aunque sean las secciones del avión? Lo que seguro que no es justo es que, a tres semanas del comienzo de un Grand Slam, todos los participantes no vayan a llegar con las mismas oportunidades.

Y no, no solamente hablamos de que unos puedan entrenar y otros no, que ya sería suficiente desventaja. En los hoteles encontramos quizá la mayor de las diferencias, estando algunos tenistas atrapados en habitaciones pequeñas, algunas sin ni siquiera ventilación, por no hablar de la ausencia de aparatos para entrenar. Mientras tanto, algunos jugadores top disfrutan en Adelaida de una cuarentena mucho más amable, donde las medidas no son tan restrictivas y cuentan con un mínimo de utensilios en el cuarto para trabajar. Viendo este panorama, la propia Kostyuk es quien ha dado un paso adelante exponiendo su punto de vista sobre esta tremenda desigualdad.

Una carta que representa a todos los afectados

No podemos hacer nada, ahora mismo las autoridades no nos van a dejar salir. Sería justo que los otros jugadores también estuvieran en las mismas condiciones que nosotros, pero esta es una iniciativa que debe salir de ellos. Estoy segura de que habrá más tests positivos en otros vuelos, entonces veremos lo que pasa. En mi caso, todavía no he recibido los resultados del test, y muchas otras chicas que viajaban conmigo están igual que yo.

Nosotras también necesitamos unas condiciones confortables para afrontar este aislamiento tan estricto. Por ejemplo, el WIFI de la habitación no es muy bueno, algunas chicas ni siquiera tienen conexión. Estar sola es una tortura y ni siquiera podemos ver a nuestros entrenadores. Además, también necesitamos aparatos para ejercitarnos y entrenar, al menos una bicicleta. No pedí nada de esto antes de viajar aquí porque nunca pensé que tendría que estar encerrada en mi habitación durante dos semanas.

Una vez termine el confinamiento deberíamos tener preferencia para entrenar, un derecho preferente para utilizar las pistas con el objetivo de tener la preparación necesaria antes del torneo. Pero es obvio que en un período tan escaso es imposible conseguir la preparación adecuada. La organización tendría que ubicar nuestros partidos lo más tarde posible en el orden de juego, aunque entiendo que será realmente difícil que se puedan cumplir todos estos deseos”.

Comentarios recientes