Lorenzo Sonego, el tenista que explica el esplendor de Italia

Lorenzo Sonego y su técnico, Gipo Arbino, cuentan como un proyecto en concreto permitió a Lorenzo gozar de oportunidades para ser profesional.

Lorenzo Sonego. Foto: Getty
Lorenzo Sonego. Foto: Getty

Es número 33 del mundo y es el tenista italiano que menos ruido ha hecho hasta el momento. Sin embargo, es su caso el que ejemplifica que Italia viene para quedarse como potencia mundial. Con siete tenistas dentro del top-100, la 'azzurra' se a instalado en la élite, no sólo por los grandes talentos generados, sino también por la estructura que ha ido asentando para ofrecer oportunidades a jugadores como el turinés Lorenzo Sonego.

En una entrevista con 'Ubitennis', el propio Sonego y su entrenador, explican de qué forma pudo el turinés tener oportunidades sin ser un talento precoz ni un tenista predestinado a serlo. El proyecto en concreto que lo posibilitó, llevado a cabo por la Fundación 'I Tenis', tiene como objetivo apoyar y ayudar concretamente a aquellos jóvenes talentos que no tienen grandes éxitos a nivel juvenil pero sí la determinación para intentar llegar al profesionalismo. Caso de lo que pasó con Sonego, como cuenta su técnico, Gipo Arbino: “Creo mucho en este proyecto porque Lorenzo no estaba predestinado. Fue un niño que se presentó aquí para probar a jugar. Por su parte, tenía la ventaja de que jugando al fútbol tenía una gran habilidad técnica, por lo que obviamente estaba dotado. Por tanto, estoy convencido de que el desarrollo de los jóvenes da más posibilidades de sacar a estos jugadores”.

“Es muy importante contar con ayuda económica para poder progresar y tener las experiencias que realmente necesitas", apunta Sonego. "Porque aunque pierdas en la primera ronda, cada derrota todavía te enseña algo. Para mí cada partido es una lección. Siempre le digo esto a Gipo: o gano o aprendo, porque de cada derrota he aprendido las cosas más importantes del tenis. No importa la edad a la que llegues o lo que pase en el camino. Es fundamental aplicar y dar todo lo que tienes, tanto dentro como fuera de la cancha, porque son las pequeñas cosas las que marcan la diferencia cada vez que das un paso adelante y juegas a un nivel superior. Un consejo que me gustaría darles hoy a estos chicos es que a pesar de su edad, hay que creer siempre en ello, seguir trabajando y perseguir el sueño, pero con absoluta serenidad y pasión”.

Sonego, que se ha metido por derecho propio entre los mejores, espera mucho de esta temporada, después de haber trabajado con mucho tiempo para progresar en pretemporada, como cuenta el propio Arbino: “Trabajamos para perfeccionar sus puntos fuertes y mejorar algunas situaciones. Lorenzo ha mejorado aún más su servicio, tanto mejorando el porcentaje de primeros como elevando la velocidad en particular del segundo, que ahora va en torno a los 150-160 km/h. También estoy muy satisfecho con su revés: mejoró no solo en el intercambio, sino también en la devolución”.

Todo esto puede traducirse en más victorias... y un sueño: “Las Finales ATP son el torneo más importante del mundo junto a los Grand Slams. En cuanto me enteré de que Turín acogería cinco ediciones, pensé que algún día me gustaría poder clasificarme. Es un sueño que me gustaría conseguir, porque jugar en casa sería una emoción fantástica. Una vez vine a Londres como espectador y estoy seguro de que a Turín le irá igual de bien”.

Comentarios recientes