Veronika Kudermetova y una inusual inspiración

La tenista rusa, finalista en el primer torneo de la temporada, habló sobre sus sensaciones en este inicio de año y puso nombre a su ídolo. ¿Quién será?

Veronika Kudermetova celebra en Abu Dhabi. Fuente: Getty
Veronika Kudermetova celebra en Abu Dhabi. Fuente: Getty

Muchas veces hemos escuchado a los tenistas hablar sobre sus ídolos. En ocasiones, estas personas son quienes les han transmitido el amor por el tenis, a quienes han crecido imitando, a quienes soñaron enfrentarse o simplemente conocer. Se ha hecho rutina ver cómo las jóvenes generaciones han crecido idolizando a Federer, Nadal o Djokovic. Sin embargo, nuestra protagonista del día de hoy tiene una fuente de inspiración... ligeramente distinta.

No es porque no ame el deporte que practica, no. De hecho, Veronika Kudermetova también señala a su compatriota Maria Sharapova como uno de los motivos por los cuales creció con una raqueta en la mano, la mujer a quien aspiraba a igualar en las canchas. Sin embargo, tal y como confesó a Tennis.com, su ejemplo de vida, su ídolo fuera de las canchas no tiene nada que ver con el tenis.

"Si me dices que tengo que elegir a una persona del mundo del tenis, me quedaría con Maria Sharapova. Sin embargo, si pienso en alguien dentro de mi vida en general, si pienso en un modelo a seguir, mi inspiración es Khabib Nurmagomedov". Sí, han oído bien: una de las mayores celebridades del deporte, el campeón de peso ligero en UFC y una de las mayores leyendas de la historia de las artes marciales. Khabib tiene en su poder el mayor invicto en MMA, con nada más y nada menos que 29 victorias seguidas. No está mal como ídolo.

La ascendencia (ambos son rusos) probablemente tenga algo que ver, si bien la actual número #46 del mundo está lejos de tener el éxito de su ejemplo de vida. Eso sí, a sus 23 años Kudermetova tendrá la oportunidad de estrenar su palmarés de títulos mañana, en un torneo de Abu Dhabi en el que se está destapando como uno de los nombres a seguir de cara a 2021. Tras dejar en la cuneta a Kontaveit, Svitolina (en un partido de infarto) o Marta Kostyuk, la jugadora rusa quiere mucho más y afrontará con confianza su último desafío: Aryna Sabalenka en la final.

"Cuando llegué aquí (a Abu Dhabi), para ser sincera, no me sentí especialmente bien ni desde el lado del revés ni desde el lado de la derecha. Entonces disputé mi partido de primera ronda ante Anett Kontaveit, cabeza de serie y una gran jugadora. En mi mente intenté sentirme lista, sobre todo a nivel mental. Me dije a mí misma: 'Ok, Veronika, tienes que pelear este partido, luchar y pegar cada bola que haya en la pista. A veces tendrás que mantenerte en el intercambio, pero intenta hacerlo todo'. Cuando gané mis dos primeros partidos, empecé a sentirme mejor. El tercero fue aún mejor, y ahora sí que me he aclimatado a las condiciones aquí: estoy jugando bien y en sintonía con el ritmo de los intercambios. Tengo mucha confianza en mí misma".

Cambio de tercio en los banquillos

Kudermetova es una de las grandes joyas de una generación de la WTA que viene apretando los dientes desde hace varias temporadas. Con la esperanza de que 2021 sea su temporada de eclosión (ya derrotó a tenistas como Pliskova en el 2020 postpandemia, dando muestras de su calidad y proyección), la de tener a Khabib como ídolo no es su única particularidad: Veronika es entrenada por su marido, Sergei Demekhine, un extenista profesional que ya entrenó previamente a Vera Zvonareva.

"A veces puede ser complicado escuchar a alguien como Sergei. Es mi esposo, así que es raro escucharle porque es como si fuese de mi familia. Poder añadir un nuevo entrenador o una nueva voz te ayuda en ese sentido; ahora puedo escuchar mejor y centrarme en pelear pelear por cosas importantes", explicaba Veronika, que ha añadido a su equipo de trabajo a Vlado Platenik por las razones recién mencionadas.

Mañana, Kudermetova afrontará el partido más importante de su carrera contra una Sabalenka en racha. Veremos si la discípula de Khabib Nurmagomedov podrá trasladar al cuadrilátero la feroz competitividad de su ídolo. Aquí estaremos para verlo.

Comentarios recientes