Federer se ha ganado el derecho de hacer lo que le dé la gana

Ayer, conocimos la noticia de que Roger no acudirá al Open de Australia para evitar la severa cuarentena en Melbourne y al no poder acudir con su familia.

Roger Federer se ha ganado el derecho de hacer lo que le dé la gana. Foto: Getty
Roger Federer se ha ganado el derecho de hacer lo que le dé la gana. Foto: Getty

En el día de ayer conocimos el verdadero motivo que llevó a Roger Federer a no competir en el Open de Australia 2021. Aunque muchos pensaron que no llegaba al no encontrarse al 100% aún tras su última operación de rodilla, lo cierto es que el suizo prefirió no viajar a Melbourne para no tener que pasar los estragos de las duras restricciones impuestas por los organizadores del torneo debido al Covid-19. Así lo confirmó Andre Sa, exjugador y ahora Director de relaciones con los jugadores del primer Grand Slam de la temporada.

“Hablé con él hace un mes y medio y el problema era que Mirka y sus hijos no podrían salir de la habitación, estando dentro 14 días. Mirka no aprobó esa idea”, comentaba Sa, que dejaba caer la otra opción que tenía Federer, la de viajar completamente solo sin su familia. “Roger me dijo que con 39 años y cuatro hijos, no estaba para estar cinco semanas lejos de su familia”, aseguraba Sa. Totalmente lógico y comprensible.

Lo cierto es que cuando me enteré de las medidas impuestas a los tenistas en este próximo Open de Australia 2021, se me pasó por la cabeza si Roger Federer iba a estar dispuesto a pasar por todo eso. Mucho más, teniendo en cuenta que no estaba al 100% y que sus opciones de victoria no iban a ser demasiadas después de más de 12 meses sin competir en el circuito.

Con las palabras de Andre Sa, se confirmó que a estas alturas de la película, el helvético no está para no tener contacto con su familia durante tanto tiempo o como para ponerles en riesgo con la situación actual que vive el mundo. Solo hay que recordar cómo se le veía a Federer en torneos donde viajaba solo, sin su mujer y sus hijos. En ciudades como Cincinnati o Shanghái, en los últimos años, confesó en rueda de prensa varias veces lo mucho que echaba de menos a los suyos en esa semana o diez días que iba a estar sin verlos.

Con 39 años y 20 Grand Slams a las espaldas, Roger Federer se ha ganado el derecho de hacer lo que le dé la gana con su calendario. Él ya tiene fijadas sus prioridades y su familia va por delante de todo. Precisamente, esa familia es la que le ha permitido seguir compitiendo a su edad ya que sin el apoyo de su mujer o sin que sus hijos no disfrutaran al viajar tanto durante bastantes semanas cada temporada, haría ya varios años que hubiera colgado la raqueta.

Dubái, del 13 al 20 de marzo, su posible regreso

A la espera de saber cuándo se producirá el regreso del genio de Basilea (se rumorea que el torneo de Dubái, donde se encuentra actualmente), hay muchos que siguen echándole de menos en la que ya es la mayor ausencia de Roger desde que es profesional ya que cuando vuelva, habrán pasado casi 14 meses desde su último partido oficial.

Comentarios recientes