El Open de Australia, fuera de Australia

Varios australianos presentes en la fase previa del primer Grand Slam del año comentan lo raro que será arrancar su andadura en un país distinto.

Melbourne Park. Fuente: Getty
Melbourne Park. Fuente: Getty

Es rara la sensación de estar a 2 de enero y todavía no tener tenis en directo. Ni exhibiciones, ni fases previas, ni nada. Todavía tendremos que esperar hasta el lunes 4 para que se hagan los primeros sorteos de los cuadros y empezar así a matar el gusanillo del tenis. Pero más raro todavía será seguir la Qualy del Open de Australia… ¡lejos de Australia! Un evento que se celebrará en dos ciudades (los hombres en Doha, las mujeres en Dubai) a partir del próximo día 10 hasta el día 13. Un recorrido inédito al que muchos jugadores se tendrán que adaptar, sobre todo los tenistas locales.

Y es que el mes de enero, al menos en el circuito masculino, era sinónimo de unas largas ‘vacaciones’ en Australia. Ya fuera para jugar en Perth, en Adelaida o en cualquier otra ciudad cercana a Melbourne, donde se terminará celebrando el fin de fiesta. Este año la fase previa se alejará unos cuantos kilómetros, aunque sabemos que la organización del evento luchó hasta el último momento para que la Qualy se jugara en Sydney o Brisbane. Finalmente, el aumento de casos por COVID-19 en Nueva Gales del Sur obligó a cerrar muchas fronteras y el gobierno decidió protegerse de cara al verano. Tocaba un cambio de planes, tocaba poner rumbo a Oriente Medio.

“La verdad es que estamos ante una situación única, donde tendremos que viajar al extranjero para competir”, confiesa Wally Masur en un reportaje elaborado por The Age. “Ha sido un año inusual para todos los jugadores, así que aquellos que logren adaptarse más rápido serán los que obtengan mejores resultados”, resume el actual director de rendimiento de Tenis Australia. En total, un total de 1.100 personas viajarán en avión hasta Doha y Dubai tras someterse a una cuarentena obligatoria de dos semanas. Puede que lean esto y todavía les siga pareciendo una locura, pero cada paso está sostenido en la precaución y la idea de evitar cualquier tipo de riesgo.

¿Y qué les parece esto a los jugadores? “Esto es un Grand Slam, no es un torneo cualquiera. Jugar este tipo de torneos no se dan muy a menudo, así que estoy muy agradecida de tener la oportunidad de disputarlo”, celebra Storm Sanders, otra de las tenistas que competirá en esa fase previa. “En ningún momento tuve ninguna duda de que si conseguía la invitación para ir a Dubái, allí estaría. No lo pensé dos veces. Sé que Tenis Australia está haciendo un gran esfuerzo para organizarlo todo, incluso la cuarentena, para que todos podamos entrenar y usar el gimnasio durante la misma”, valora la australiana, quien tendrá que luchar lejos de casa si quiere obtener el premio de instalarse en el cuadro final.

Después de mucha lucha, los jugadores tendrán la opción de entrenar durante cinco horas al día durante su cuarentena, todo gracias a un acuerdo firmado por Tenis Australia hace unas semanas. El tenis demuestra de esta manera que estás más que preparado para sobrevivir en pandemia. “Sé que van a ser muy estrictos, no vamos allí para socializar con nadie, simplemente vamos para realizar cada entrenamiento, practicar en la pista y luego regresar a tu habitación en el hotel”, apoya de nuevo Sanders. “Todos los torneos que jugamos el año pasado fueron en una burbuja, donde solo te permitían salir de la habitación para ir a cenar. Aquí será lo mismo, es una orden expresa del gobierno, así que no se nos permitirá salir del cuarto”, concluye.

Enre la previa y el cuadro final, una nuev cuarentena

Otro que peleará por colarse en el main draw será Jason Kubler, aunque es el primero que entiende de los problemas que les puede generar disputar la Qualy en un lugar y el cuadro final en otro. “Estoy un poco preocupado porque no sé cuál será la situación final. Por ejemplo, poniéndome en el caso de perder en la fase previa, tendría que regresar y hacer una cuarentena de dos semanas en la que no puedo salir de la habitación. Volver a Melbourne sin importar lo que suceda en Doha. Tengo la esperanza de que este sea el comienzo de un año mucho mejor que el anterior, un mejor año para todos y también para mí. Ojalá que podamos jugar con total normalidad”, declara el australiano.

Comentarios recientes