El desconocido accidente que acabó con el 2020 de CoCo Vandeweghe

La estadounidense tenía planeado volver al tenis hace unos meses, pero un rocambolesco accidente doméstico truncó sus planes y cambió su 2020.

Vandeweghe, durante el World Team Tennis 2020.
Vandeweghe, durante el World Team Tennis 2020.

CoCo Vandeweghe dejó su marca en el circuito WTA allá por el 2017. Su presencia era de sobra conocida en los grandes torneos, pero fue aquella temporada en la cual alcanzó cotas inimaginables previamente: semifinalista en dos Grand Slams. Open de Australia y Us Open vieron crecer a esta luchadora tenista, que hacía gala de una derecha poderosísima y una intensidad que hacía mella en sus oponentes. Luego llegó el título en el Us Open, en dobles, junto a Ash Barty: la australiana se convertiría en la número uno del mundo dos años después, mientras que CoCo... desaparecía poco a poco.

Su ranking se diluyó entre problemas físicos, pero el parón postpandemia le había servido para recuperar, sanar las heridas y colocarse en la rampa de salida para volver a pegar fuerte. De hecho, fue ella quien cerró la victoria para su equipo en el Team World Tennis, el torneo por equipos estadounidense que se celebró este verano y en el que participó activamente. Todo parecía más que preparado para que por fin volviese a sentirse profesional... hasta que el accidente más imprevisto e inoportuno ocurrió.

CoCo lo cuenta en el podcast FANtastic Tennis, en unas declaraciones recogidas por Baseline. La historia, desde luego, no tiene desperdicio. "Estaba calentándome un snack caldoso en un cuenco que, resulta, no era apto para microondas. Me explotó en la mano". ¿Qué consecuencias tuvo todo esto?: "Me dañó gravemente dos ligamentos y un nervio en la mano izquierda y me cortó el dedo meñique".

Casi nada. Es por ello por lo que, apenas tres días después de cerrar con éxito su participación en la exhibición en Greenbier, Vandeweghe se encontraba de nuevo en un quirófano. El motivo era totalmente insospechado, y la razón de su inactividad se convirtió en una especie de secreto que no muchas jugadoras conocían. "Lo he mantenido oculto porque fue un accidente anormal, y en el momento en el que ocurrió me encontraba a las mil maravillas".

Después de la operación, claro, lo más duro: un arduo proceso de rehabilitación en el que recuperar la sensibilidad en los dedos de su mano izquierda. "Prácticamente llevo 10 semanas ya de rehabilitación. Simplemente trato de que mi dedo meñique pueda llegar a doblarse, ya que cuando tienes daños graves en los ligamentos, lo más probable es que no puedas doblar el dedo".

¿Y ahora, qué? Los plazos que se marca Coco son relativamente optimistas, pero en ningún momento contemplan un viaje a Australia. Vandeweghe piensa en marzo de 2021 como su fecha de vuelta, ahora sí definitiva, al circuito WTA. Es desde luego un momento ideal, ya que buscará beneficiarse de invitaciones en torneos locales de gran calado, véase Indian Wells o Miami. Mientras tanto, la estadounidense sigue con un camino de vuelta que en ocasiones se ha vuelto una tortura... por los motivos más extraños posibles.

Comentarios recientes