Novak Djokovic, el dominador de la última década

Finaliza el 2020, y con él una década de tenis en la que el actual número uno del mundo firma unos impresionantes números. Desgranamos su dominio.

Novak Djokovic. Fuente: Getty
Novak Djokovic. Fuente: Getty

Somos grandes afortunados de vivir en la época de los que probablemente se retiren como los tres mejores jugadores de la historia de este deporte. Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic forman parte del más selecto olimpo tenístico, una sucesión de monstruos que han vivido sus momentos de tiranía más absoluta de forma prácticamente continuada en el tiempo. Con el 2020 llegando a su conclusión, es momento de echar la vista atrás y ver quién ha sido el mejor tenista de la última década.

No hay mejor forma de hacerlo que a través de las estadísticas. Los números no lo dicen todo, pero, por qué no, hacen más fácil la compleja tarea de destacar a un tenista por encima del resto. Con varios años plagados de jugadores que pasarán a la historia no es nada fácil hacerlo, pero los datos que nos deja Enrico Maria Riva, que actualmente trabaja en la ATP, trazan un claro relato. A lo largo de los últimos diez años, si tuviésemos que señalar al tenista más regular, constante y ganador... ese sería Novak Djokovic.

Y es que el tenista serbio lidera la gran mayoría de los registros estadísticos más relevantes, algunos de ellos con una distancia sorprendente con respecto al resto. A nivel ATP, nadie hace gala de un mejor balance de victorias que él: nada más y nada menos que un 87,64% de triunfos desde 2011, superando en 4 puntos a, cómo no, los otros dos miembros del Big-3 (Nadal aparece segundo con un 83,86%, seguido de un Roger Federer que luce un nada desdeñable 83,56%).

No solo en los torneos del circuito profesional masculino ha sido Novak capaz de establecer su dominio. Precisamente ha sido en las plazas más importantes en las que ha brillado por encima de todos. En esta última década, el serbio ha firmado un impresionante 90,56% de efectividad en Grand Slams, un porcentaje de victorias que le coloca por delante de Nadal (de nuevo segundo con un 88%), Federer (84,15%) y un Murray que aparece siguiéndole muy de cerca (83,13%).

Estas dos estadísticas generales dibujan un pastel donde el serbio se ha llevado los trozos más golosos. Pero no solo eso: también estuvo ahí cuando más costó trabajárselo. Como hemos mostrado en anteriores comparativas, Djokovic se muestra brillante al enfrentarse a los mejores: tiene el mejor porcentaje de victorias frente a los top-10 y ante los números uno del mundo (en los momentos de esta década en la que no ocupó la cima).

No solo el serbio lidera esos dos baremos: lo hace mediante una distancia con respecto a su perseguidor bastante sorprendente. El jugador de Belgrado ha firmado un 78,22% de victorias frente a los top-10... superando en más de 14 puntos a su inmediato perseguidor, Rafael Nadal (64,15%). A la hora de medirse a los números uno, quizás esta sea la estadística más marciana de todas: Novak es el único jugador del circuito en tener un balance de victorias positivo, con un 78,57% de victorias. ¿Por detrás de él? De nuevo aparece Nadal... con un 40% de victorias, es decir, casi la mitad del porcentaje ganador del serbio. Casi nada. Por cierto, la sorpresa positiva es ver a Juan Martín del Potro en tercer lugar de este registro, con un 38,89% de triunfos.

También ha sido Nole el mejor del mundo en los momentos de presión. Eso sí, el margen se estrecha de forma considerable: en cuanto a los tie-breaks ganados, luce un porcentaje del 65,38%. Muy cerca de él se coloca Andy Murray, segundo en esta tabla con un 64,62% de triunfos, seguido de Roger Federer con un 64,29%.

Es ahora cuando ustedes deben cuestionarse lo siguiente: ¿hay alguna clasificación en la que Djokovic no salga ganando? La respuesta es sí. Nadie puede ser perfecto, y más cuando convives con leyendas vivas de este deporte. A pesar de tener varios años de bajón considerable, Rafael Nadal sigue liderando la estadística de victorias sobre tierra batida, con un 90,98% al que nadie se acerca (de hecho, Djokovic es el único otro tenista del circuito capaz de superar la barrera del 80%, con un 84,62% de triunfos).

Mientras los numerosos títulos en Wimbledon a lo largo de la última década le aseguran ser el más ganador en hierba, hay una clasificación en la que Novak no puede con Roger Federer. Es en los partidos bajo techo, el hábitat natural del suizo... también, cómo no, en la era de dominio de su némesis. Por apenas un 1%, pero Federer ha sido el tenista más exitoso en indoor de la última década con un 83,50%, en una tabla en la que los grandes esfuerzos de Juan Martín del Potro en torneos como los de Basilea le colocan como tercero con un 79,26%.

Después de perder el primer set, en Masters 1000... hay muchas más listas en las que Novak Djokovic sale ganando. A pesar de contar con una competencia feroz, en especial en su primer periplo por la cima del mundo, el número uno del mundo se ha mantenido impasible ante los cambios y ha conseguido forjar una década de dominio absoluto. O al menos, claro, así lo dictan los números. Del 2011 al 2020, el tenis ha sido suyo. En la mano de los jóvenes y sus competidores está arrebatarle ese privilegio durante la próxima década.

Comentarios recientes