WTA 2020: ¿Quién ha sido mejor entrenador de la temporada?

Buceamos en el vestuario WTA buscando a los siete entrenadores que mayor impulso le han dado a su jugadora esta temporada. ¿Con cuál os quedáis vosotros?

Wim Fissette, entrenador de Naomi Osaka. Fuente: Getty
Wim Fissette, entrenador de Naomi Osaka. Fuente: Getty

Como en cada cierre de temporada, nos encanta hacer balance y buscar a todos esos protagonistas que merecen un reconocimiento tras su gran labor dentro de la pista. Dentro, o fuera de ella, ya que los jugadores no serían los mismos sin el apoyo y la instrucción de sus entrenadores. Hoy nos detenemos en el circuito femenino para buscar, a través de la evolución y el progreso de sus tenistas, quién ha sido el técnico que mejor trabajo hizo con su pupila en este extraño 2020. Proponemos siete candidatos.

DARREN CAHILL

Fue volver el australiano y Simona recuperar la sonrisa. Es cierto que no pudimos ver a la rumana levantando ningún Grand Slam, aunque en Wimbledon no tuvo ni la opción de defender su corona, pero sí recuperó esa regularidad habitual en su raqueta. En seis torneos que disputó: tres títulos, una semifinal, unos cuartos y unos octavos. Falló en Roland Garros, pero una inspirada Swiatek tenía otros planes. Darren Cahill estuvo de nuevo presente en esa grada que tanto le echaba de menos, aunque la de Constanta era sin duda la que más ganas tenía de volver a reencontrarse con él.

WIM FISSETTE

Naomi Osaka ya sabía lo que era ganar Grand Slams antes de la llegada del belga, pero la evolución de la japonesa a sus 22 años pasa por mucho más que por sus golpes. Una larga cuarentena junto a su nuevo coach le sirvió para descubrirse, para entenderse y para bucear en sus objetivos y sus responsabilidades. Fissette y su trabajo mental siempre dan resultados, lo hizo con un montón de jugadoras y lo volvió a hacer con Naomi, llegando a la final de Cincinnati y flamante campeona del US Open ante una Azarenka que estuvo a tres juegos de quitarle la copa. Pero ahí salió ese ingrediente extra de la nipona, la capacidad para darle la vuelta a situaciones imposibles. Sin dudarlo, una de las tenistas del año.

ALEXANDER KENIN

Muchas voces se oponen a que sean los padres quienes se hagan cargo de las carreras de sus hijos, sobre todo en el circuito femenino, donde hemos visto tantos casos en la historia donde la relación no terminó bien. Pero hay ocasiones donde sí se da esa conexión perfecta de respeto, espacio y aprecio. Le pasó a Sofia Kenin durante su joven carrera, hasta que en 2020 encontró también la fórmula para convertirse en una campeona de Grand Slam. La estadounidense fue la mejor jugadora del año en este tipo de torneos, un objetivo que no hubiera logrado sin el apoyo de Alexander, su padre y entrenador.

ANTON DUBROV

Llevaba un tiempo divagando sin una meta muy clara y sin encontrar el estado de forma ideal, pero el potencial de Arena Sabalenka seguía presente, solo faltaba que viniera alguna persona a volver a extraerlo. Ese hombre ha terminado siendo Anton Dubrov, el técnico que ha cogido el vestido de Dmitry Tursunov para recuperar la mejor versión de la bielorrusa. Campeona en Ostrava y campeona en Linz, los dos últimos eventos de un curso que vuelve a situarla en el top10 y ya la coloca como clara candidata a hacer cositas importantes en los Grand Slams en un futuro próximo.

DORIAN DESCLOIX

Y de una bielorrusa que empieza a dar sus primeros pasos, a otra que ya no encuentra ningún tipo de secretos dentro de ese vestuario. Pocos hubieran apostado por un regreso de tanta altura como el que Victoria Azarenka se ha marcado este año, campeona en Cincinnati, finalistas del US Open, cuarto finalista en Roma y finalista en Ostrava. Esto solo en lo que respecta a sus marcadores, lo verdaderamente fascinante ha sido escucharla decir que por primera vez en su vida está disfrutando del tenis. Ella, que estuvo a punto de tirar la toalla debido a problemas externos. Gracias al francés Dorian Descloix por devolvernos a una de las figuras más emblemáticas de la última década.

PIOTR SIERZPUTOWSKI

Es obligatorio habla del entrenador de la última campeona de Roland Garros, la polaca Iga Swiatek. Partiendo desde fuera del top50, esta joven de 19 años no perdió un solo set en quince días en París, confirmando que el circuito WTA se ha convertido en una bendita locura. Ya nos gustó mucho su ejercicio en Melbourne, pero lo que sucedió en la capital francesa fue otro mundo. Piotr ha sido el encargado de llevarla a tocar el cielo, liberándola de presiones antiguas y asumiendo que solo sacando la mejor versión de su pupila podría hacerse este sueño realidad. Lo soñó y lo cumplió.

MICHAEL GESERER

Acabamos con uno de los entrenadores menos populares del tour, aunque en este 2020 bien se merece esta mención. Hablamos del hombre que ha puesto en el mapa a Jennifer Brady después de hacerla campeona en Lexington de su primer título WTA y llevarla a semifinales del US Open. Dos metas inimaginables al principio de curso, dos pruebas de que tras el rostro sobrio de la norteamericana se encontraba un potencial tremendo para formar parte del top30. Ahora ya es una realidad, pero sin la ayuda de Michael Geserer todavía seguiríamos sin tenerla en cuenta. Él más que nadie se merece estar en la lista.

Comentarios recientes