"Djokovic necesita sentirse querido y es algo torpe, pero también una persona fascinante"

Lo dice Henri Leconte, el carismático extenista francés que ve en Djokovic un afán por diferenciarse de Roger y Rafa, desvelando virtudes y defectos del serbio.

Henri Leconte habla de Novak Djokovic. Foto: gettyimages
Henri Leconte habla de Novak Djokovic. Foto: gettyimages

Despierta todo tipo de sensaciones en la gente y eso es sinónimo de su fuerte personalidad y carisma. Novak Djokovic ha tenido un año complicado en lo que a percepción popular se refiere y su figura es muy controvertida. Amantes acérrimos defienden a ultranza todo lo que haga y banalizan sus errores, mientras que mucha gente parece estar esperando con ganas cualquier nimiedad para cargar contra el serbio. Lo que es evidente es que a Novak no se le puede juzgar desde una perspectiva maniqueísta y es preciso asumir que tiene luces y sombras, mostrando ambas con firmeza.

Así lo expresa un Henri Leconte cuyas declaraciones recogidas por TennisActu merecen ser valoradas y ser objeto de reflexión. Y es que el francés, que llegó a ser número 5 del mundo, lleva tiempo erigiéndose en un tertuliano habitual en materia tenística y muestra gran disposición a hablar claro, sin importar a quien pueda ofender. Sincero, generoso torpe, buscando de manera infantil un cariño y reconocimiento mundial, celoso de Federer y Nadal, honesto, juzgado de manera sumarísima por sus errores. Son algunas de las sensaciones con que el galo habla de Djokovic, en una mezcolanza de aseveraciones que muestra la normalidad en cualquier ser humano: virtudes y defectos.

Henri Leconte considera audaz y valiente a Djokovic, pero critica su manera de decir las cosas

"Novak es una persona que necesita ser querida. Nunca ha gozado del mismo nivel de popularidad que Roger y Rafa, y siempre ha transmitido la sensación de estar buscando la manera de llegar a ser igual de valorado y amado que sus rivales. Lo quiere hacer con su propia personalidad, siendo diferente. No piensa igual que ellos ni tiene la misma perspectiva de la vida", asegura un Leconte que cree que el problema de Djokovic es una falta de habilidad para expresarse y generar una imagen pública. "Es un poco torpe, pero todos tenemos derecho a ello. Claro que comete errores, el tema es que no entiendo que los pague tan caro, que sea juzgado tanto por ellos".

Esa afirmación parece muy extendida entre unna multitud de aficionados que, sin tener por qué ser claros seguidores del serbio, no entienden la tendencia a criticar de manera tan feroz cada traspiés de Novak. "Es audaz, es valiente, se atreve a decir cosas que otros no dirían, pero puede mejorar mucho la manera en que las dice", comenta Henri Leconte antes de terminar su radiografía emocional de Novak Djokovic. "Me parece una persona fascinante, con una increíble generosidad viendo lo que hace por los niños en Serbia y los valores que tiene", declaró el galo.

Comentarios recientes