El Open de Australia 2021 podría comenzar en febrero

Las últimas informaciones indican que los jugadores tendrían permitido entrenar durante las dos semanas de cuarentena obligatoria.

La Rod Laver Arena, en 2020. Fuente: Getty
La Rod Laver Arena, en 2020. Fuente: Getty

La especulación envuelve al Open de Australia 2021 como si de una burbuja se tratase. Las noticias que han ido llegando en los últimos días desde Australia contrastan sobremanera con la recta final de año en el circuito ATP, donde con varios torneos por semana hemos vivido una sensación de 'nueva normalidad' que no se sentía desde hacía muchos meses. Con el circuito volviendo a latir y los jugadores dejándose la piel sobre la cancha (eso sí, sin público en muchos eventos), un calendario normal de cara a la próxima temporada parecía una realidad más que ilusión.

Pero vivimos en mitad de una pandemia mundial, y no todos los países tienen las mismas políticas frente al virus. Australia, por ejemplo, impuso una cuarentena de en torno a tres meses para frenar los contagios y "limpiar" el país de cualquier rastro de la enfermedad, estrategia similar a la ejercida por Nueva Zelanda, su país vecino. ¿Cómo afecta esto al tenis? El Open de Australia, claro, daría cobijo a miles de entrenadores y tenistas venidos de todas las partes del mundo. Entrarían en un país que ha prohibido los vuelos internacionales durante meses y meses.

Al principio, la sensación era de seguridad. Al menos eso repetió por activa y por pasiva Craig Tiley, el director de Tennis Australia, que reafirmaba la disputa del evento. Nunca la puso en duda. Conforme llega el momento de planear los últimos detalles a nivel organizativo, sin embargo, la historia es una muy distinta.

En primer lugar, las medidas del Gobierno australiano, que impedían a los jugadores llegar a Melbourne antes de enero. Los planes para organizar varios torneos preparatorios, aunque fuesen en el mismo estado de Victoria, se iban al garete. En caso de querer mantener las mismas fechas, tocaba hacer una obra de ingeniería para que los tenistas cumplan con la cuarentena y estén en óptimas condiciones de competir en el primer Grand Slam del año. Más tarde, llegó la noticia de la cancelación del torneo junior, al igual que ocurriese con el Us Open 2019. Las últimas noticias, eso sí... invitan al optimismo.

Brett Phillips, el speaker en pista del Open de Australia y la ATP Cup, además del conductor del programa de radio First Serve, anunció en Twitter una última actualización de la situación que vive el Major australiano. Las últimas informaciones confirman que la disputa del Open de Australia 2021 sigue en pie, aunque se están debatiendo las fechas de inicio. Dos opciones sobre la mesa: un inicio el 25 de enero (que ya de por sí es más tarde de lo habitual) y algo inédito: el pistoletazo de salida podría darse ya entrados en febrero, concretamente el día 1.

¿Por qué de este retraso en las fechas habituales? La cuarentena de los tenistas debe durar 14 días, y sería un choque ciertamente violento ponerlos a competir al máximo nivel el día después de finalizar un confinamiento. Eso sí: parece ser que los jugadores podrían entrenar durante este periodo, lo que sería un completo alivio para muchos. Que esta medida pudiese llevarse a cabo constituye una magnífica noticia: es la principal petición de muchos de los mejores jugadores del mundo para que el torneo sea realmente viable.

Los entrenamientos estarían supervisados en todo momento por la Polícia de Victoria. Los jugadores solo tendrían permitido hacer dos cosas: entrenar y pasar el resto del tiempo en sus habitaciones de hotel, esperando a cumplir con el aislamiento necesario para no portar el virus. Lo bueno, eso sí, es que están más cerca de volver a competir por la mayor gloria que hace unos días. Solo el tiempo dirá si nuestras esperanzas se cumplen.

Comentarios recientes