Medvedev se gradúa como maestro en Londres

El tenista ruso logró cerrar una semana de ensueño con el título, al derrotar al austríaco Dominic Thiem en tres duros sets.

Daniil Medvedev. Foto: Getty Images
Daniil Medvedev. Foto: Getty Images

Suele decirse que cuanto más se sufre por alcanzar un objetivo más satisfactorio es el momento en que se alcanza. Mucho tiempo llevaba Daniil Medvedev esperando poder ganar este título, y más aún cuando el año pasado no pudo sumar ninguna victoria. Una estrella en ciernes que ya con 24 años quiere convertirse en una realidad, mostrando una ambición descomunal.

La constancia de Medvedev ha tenido premio en el terreno más adverso en un principio para él, poniéndose de manifiesto que los únicos límites que tiene el ruso son los que puede ponerse él a sí mismo. Jugadores superiores a Daniil en ranking se están viendo sometidos al tenis incisivo del número cuatro del mundo, y la víctima en la gran final de hoy ha sido el austriaco Dominic Thiem, testigo de excepción de una lección de madurez del jugador entrenado por Gilles Cervara que venció por 4-6, 7-6 (2) y 6-4 en dos horas y 42 minutos de juego.

Excelso el nivel mostrado por el jugador moscovita durante todo el evento, alcanzado el punto álgido en las semifinales ayer ante Rafael Nadal. El actual número cuatro del mundo adquiere una experiencia y una fortaleza mental, que le hacen ser un jugador letal para todo contendiente y más aún en este 2020, donde no ha sido del todo bueno para él pero que finalmente ha podido cerrar con los títulos de París-Bercy y Londres.

Se esperaba una final disputada, teniendo en cuenta el gran momento de forma en que llegaba Dominic Thiem. Para muchos catalogado como el sucesor de Rafael Nadal en tierra batida, el austriaco ha demostrado en este 2020 destacar en cualquier superficie. Final del Open de Australia, título en el US Open y final de la Nitto ATP Finals, hace que esta temporada haya sido única para él. Dio batalla el ruso, comenzando apabullante el encuentro, sin dar ninguna opción al resto al austriaco, y quedándose muy cerca de romper el saque Thiem. Parecía desorientado en pista el actual número tres del mundo, que no se esperaba el vendaval de tenis del moscovita nada más comenzar el partido, pero aún así pudo sacar adelante sus saques aunque con alguna dificultad.

Sin embargo, lejos de desesperarse y perder la concentración, el austriaco supo leer el partido a la perfección, percatándose del notable desgaste físico acumulado durante la semana por parte de un Medvedev que comenzó a cometer errores no forzados. Además, Thiem se mostró mucho más intenso de piernas, y ayudándose de su servicio consiguió impedir cualquier conato de rebeldía por parte del ruso. La igualdad se rompió en el quinto juego del primer set, cuando Dominic conseguía romper el saque de Medvedev y conseguía abrir brecha en el marcador, distancia que se mantendría sin problemas y que le serviría para cerrar la primera manga por un resultado de 6-4.

Una vez más Medvedev resurgió de sus cenizas

Se podía prever la reacción de Medvedev y más aún tras lo vivido ayer ante Nadal, y es que al ruso nunca hay que darle por muerto. A pesar de ello, Daniil asistía impávido a una exhibición de potencia y fortaleza mental del austriaco, que se asemejó al dragón que despierta tras un largo letargo. Dominic sacó el carácter de los campeones para sacar adelante las bolas de rotura que tuvo en contra y seguir la igualada en el marcador. Todo se iba a decidir en el tie-break y ahí Medvedev fue superior. El moscovita encontró la serenidad en medio del caos para dar un golpe encima de la mesa y poner su sello en esta final. Daniil se llevaba la segunda manga y enviaba la final a un set definitivo.

Después de que Medvedev hiciera valer sus galones en el tiebreak del segundo set, se destapó el tarro de las esencias del tenis de ambos. Mucho más dinámicos al resto, Daniil con la dinámica positiva de haber igualado el partido, conseguía romper el saque de Thiem en el ecuador del tercer set. Dicha distancia se iba a mantener sin ningún tipo de incidencia y el ruso conseguía proclamarse campeón en Londres. Fantástico final de temporada del tenista ruso que en 2021 intentará dar un paso más hacia adelante peleando por los Grand Slams.

Comentarios recientes