Análisis de la final de la Nitto ATP Finals 2020: Medvedev vs Thiem

Medvedev y Thiem protagonizarán un duelo por ver quien sale de Londres con el título bajo el brazo. En Punto de Break analizamos dicho encuentro.

Daniil Medvedev y Dominic Thiem. Foto: Getty Images
Daniil Medvedev y Dominic Thiem. Foto: Getty Images

No hay dudas en afirmar que Daniil Medvedev y Dominic Thiem están un peldaño por encima de los demás en estos momentos de la temporada. Así lo atestiguan los resultados de los últimos meses, y su consistencia a la hora de alcanzar esta final. Una final que ambos esperaban viendo el nivel mostrado a lo largo de esta semana en todos sus partidos. Esta tarde-noche a partir de las 19.00 horas, se presenciará una nueva entrega de una de las rivalidades que podría extenderse en los próximos años, ya que ambos están llamados a liderar el futuro del tenis mundial cuando los integrantes del big three decidan colgar sus raquetas. Dos estilos de juego y de actuar sobre la pista contrapuestos, que se encuentran a tan solo un paso de convertirse en maestro. ¿Quién lo conseguirá?

Medvedev no sabe lo que es perder en esta edición:

Está muy complicado hacer historia en el tenis actual viendo el nivel del big three en las grandes citas, y aunque algunos parecen estar llamados a ello, no están pudiendo encontrar las victorias que materialicen su tenis en resultados espectaculares en Grand Slams o en torneos de esta envergadura. Aún se recuerda la tentativa más seria de Medvedev, en el US Open del año pasado, cuando se quedó a las puertas de poder ganar su primer torneo major ante Rafael Nadal.

No se vino abajo el tenista ruso, que parece en este último tramo de la temporada haberse relamido de sus heridas, y estar preparado para una nueva batalla. Su ambición no tiene límites, y el mantener a su entrenador Gilles Cervara cuando peor estaban las cosas ha sido clave, ya que ha demostrado una vez más que no hay que tocar lo que anteriormente funcionó. Este tándem parece haber encontrado algo que le ha conferido aire fresco al tenis de Daniil. Tan letal como siempre al servicio, hace gala de una movilidad inaudita para un jugador de sus dimensiones.

Su victoria en semifinales ante Rafael Nadal, no hacía más que anticipar el tornado de buen juego que está desatando el ruso sobre el O2 Arena de Londres. Especialmente representativo fue cuando el partido se le complicó en el segundo set y encontró la manera de revertir la situación. Tuvo la capacidad mental de no bajar el ritmo y sentirse desfallecido, lo cual habla muy bien de su proceso de maduración. Antes había derrotado con facilidad a Alexander Zverev, Novak Djokovic y Diego Schwartzman en la llamada Round Robin, jugando a un grandísimo nivel y sin dejarse ningún solo set. El único de los ocho jugadores que han participado en el torneo.

Thiem quiere acabar de la mejor manera posible una temporada de ensueño

Es el jugador de moda dentro del circuito. Dominic Thiem sigue trabajando y probando nuevas cosas en su juego. La llegada de Nicolás Massú a su equipo hace unas temporadas ha supuesto una bocanada de aire fresco para el austriaco, que ha logrado encontrar la manera de ser aún más competitivo que en sus inicios como tenista profesional de la mano de Gunter Bresnik.

Un jugador como Thiem se mueve por objetivos; si en 2020 el principal parecía ser ganar su primer Grand Slam y lo consiguió, ahora ya no hay marcha atrás. Dominic quiere marcar una historia y pelear por los títulos más importantes, y le siga elevando a la categoría de jugador que pueda liderar una era, la era del tenis sin el big three. Para ello se ha afanado en trabajar duro, jugar mucho más dentro de la pista, activar sus piernas y contemporizar sus esfuerzos.

La ambición y el deseo de ampliar su palmarés han sido el motor con que Thiem ha rediseñado su tenis, inspirando tanta admiración como temor a sus rivales, que asisten desorientados ante el despliegue de talento incólume del jugador austríaco que posiblemente para muchos haya sido el mejor tenista de esta temporada.

Su superioridad en la Nitto ATP Finals de Londres 2020 ha sido manifiesta, incluso insultante. Siendo superior en la pista a todos sus rivales como si fueran niños, tan solo Rublev pudo derrotarle, aunque ambos tenistas ya no se jugaban nada y Dominic quería ahorrar energías para su encuentro de semifinales ante Djokovic. El encuentro ante el serbio fue de los mejores partidos del año, con ambos peleando de tú a tú y batallando por ver quien conseguía la primera plaza para la gran final de hoy domingo.

Claves del partido

Thiem parte como favorito ante cualquier sacador nato. Es uno de los mejores restadores del mundo, su constancia de fondo de pista es inaudito y ostenta una habilidad innata para el contraataque. Argumentos poco halagüeños para el bueno de Medvedev. Si Dominic juega bien, habría de imponerse al jugador ruso, aunque la última versión de Daniil está mejorada, por lo que este partido se erige en una gran prueba para ambos.

Se han enfrentado en cuatro ocasiones, con tres victorias para Dominic y una para Medvedev. La igualdad reinó en el último partido que midió a ambos, concretamente en el US Open de este año. En todo caso, queda claro que Medvedev no es un jugador cómodo para el austriaco, lo cual no hace más que reafirmar las previsiones de que será un gran partido.

Comentarios recientes