Thiem oposita al título de maestro

El austríaco se hizo fuerte en los momentos cumbre del encuentro para acabar derrotando a un Djokovic que peleó hasta el final del partido.

Dominic Thiem. Foto: Getty Images
Dominic Thiem. Foto: Getty Images

Está pletórico sin ninguna duda. Capaz de reinar en cualquier torneo, en cualquier superficie y ante cualquier tenista. El contexto no parece incomodarle a Dominic Thiem, cuyo tenis fluye a las mil maravillas en este 2020. Ni el hecho de medirse al número uno del mundo ni el cansancio acumulado en los últimos partidos donde tuvo un desgaste bastante notable, restaron magia al tenis del pupilo de Nicolás Massu, que ha demostrado una vez más que está en Londres para opositar al título de maestro.

No tuvo reparos en ponerse el mono de trabajo el bueno de Dominic. Parece que el austríaco aprendió la lección de la final del pasado Open de Australia, y decidió plantear un encuentro donde sería él quien llevase la iniciativa en todo momento. No cometió el error de jugar pasivo. Además, como ha sido habitual a lo largo del torneo, el austríaco jugó muy sólido a su saque y muy agresivo al resto, dándole mucho trabajo a Djokovic que al igual que en su partido ante Medvedev se le notaba que no estaba nada cómodo en la pista.

La igualdad es lo único que puede esperarse de un partido entre Dominic Thiem y Novak Djokovic. Es preciso ostentar una enorme capacidad de concentración para imponerse al actual número uno del mundo, que año tras año ha venido demostrando que en indoor sabe manejarse a la perfección. Sin embargo, esto no iba a frenar a Thiem.

El austríaco hizo que el serbio no fuera ni un 60% de lo que es él. Su agresividad al saque condenó a un Djokovic que bastante tuvo con mantener su servicio durante gran parte del primer set. Cuando la primera manga estaba destinada a que se resolviera en el tie-break, ahí apareció Dominic, que conseguía romper el saque de Nole en el undécimo juego y con su saque cerrar el primer set por un trabajado 7-5.

Arranque fulgurante de Thiem que daba un paso hacia adelante para poder llevarse el partido. El segundo parcial siguió por los mismos derroteros, hasta que Djokovic incrementó la intensidad y redujo al máximo los errores. Se convirtió en una auténtica muralla Nole desde el fondo de la pista, que sabía elegir cuándo había que contraatacar. Se desató un duelo a cara de perro que derivó en un tie-break que sería apoteósico. Ambos jugaron a un gran nivel de tenis y el parcial se iba a decantar por pequeños detalles. Thiem llegó a tener cuatro bolas de partido, pero Nole salvó todas y consiguió igualar el encuentro.

Thiem pasó en el tie-break de un 0-4 a un 6-4

Se podía esperar un hundimiento mental de Thiem tras desperdiciar tan mayúscula oportunidad, pero el austríaco continuó jugando a gran nivel. El resto no era un elemento diferencial, ya que ambos tenistas conseguía mantener sus servicios con gran facilidad. Tan solo Thiem en algún momento llegó a salvar alguna que otra bola de break para seguir manteniéndose en el partido. Nuevamente el set se iba a decidir en el tiebreak. En ese terreno fangoso, Thiem aprendió de la lección del segundo set, sabiendo sacar rendimiento a su variado tenis para llevarse la tercera manga y por tanto avanzar a la gran final de la Nitto ATP Finals de Londres 2020. El ruso Daniil Medvedev o el español Rafael Nadal será su próximo rival.

Comentarios recientes