Zverev deja a Schwartzman contra las cuerdas

Sascha cumple su palabra de no volver a fallar y suma su primera victoria en las ATP Finals 2020. El argentino, con dos derrotas en dos partidos, necesita un milagro.

Primera victoria de la semana para Zverev. Fuente: Getty
Primera victoria de la semana para Zverev. Fuente: Getty

Cuarto día de competición en las Nitto ATP Finals de 2020 y ya nos van llegando los primeros eliminados. Si ayer era Andrey Rublev el que se quedaba sin opciones de superar la fase de grupos, hoy ha sido Diego Schwartzman el que prácticamente ha dicho adiós al torneo, aunque todavía mantiene sus opciones. El argentino salió derrotado hace unos minutos frente a un Alexander Zverev (6-3, 4-6, 6-3) al que le subió la tensión en el segundo set, viéndose obligado a ganar en tres. Buen partido del alemán que todavía sigue sin brillar, aunque hoy le bastó para sumar su primer triunfo de la semana. El viernes se jugará su pase a semifinales ante Novak Djokovic.

Dos hombres derrotados se enfrentaban a media tarde del miércoles con un único objetivo: no volver a fallar. Un segundo tropiezo significaría un golpe mucho mayor que el de hace dos días, significaría la eliminación del torneo, el último torneo del curso. Era evidente que ninguno llegaba con las mejores sensaciones tras ser arrollados por Djokovic y Medvedev, pero las condiciones seguían ahí y esas le sonreían más a Zverev. Quizá por eso fue doblemente curioso ver cómo el argentino daba un paso adelante logrando el primer break del partido. Dos juegos más tarde, Alexander ya le había dado la vuelta a la tortilla. Era exactamente el mismo guión que había tenido con Novak, una pista que presagiaba que este miércoles tampoco sería un duelo sencillo.

Lo cierto es que es muy difícil ganar en estas circunstancias si no tienes un servicio que, como mínimo, te ponga las cosas fáciles en tus juegos. Ya no hablamos de meter muchos aces, eso sería pedir el cielo, pero al menos no estar en el alambre cada vez que seas tú quien inicia los puntos. Schwartzman no puedo encontrar soluciones a esa debilidad durante los 39 minutos que duró la primera manga, con un Zverev que fue de menos a más para firmar el 6-3 que le dejaba como el gran favorito al triunfo.

¿Qué decía el H2H en estos momentos? Nada bueno para el Peque, con dos antecedentes severos bajo techo estando el germano al otro lado de la red. París-Bercy 2018 (6-4, 6-2) y la final del ATP 250 de Colonia 2 de hace unas semanas (6-2, 6-1). Solamente un milagro podría cambiar el destino del argentino, hoy en manos de un rival que parecía más calmado, enfocando todo su potencial y cumpliendo en un lugar del que ya salió por la puerta grande hace un par de temporadas. Porque aunque se reúnan los ochos mejores tenistas del mundo, todos sabemos que no todos tienen la misma candidatura de cara al título.

Sin embargo, en este deporte no siempre se cumplen las predicciones. Todo el mundo pensé que el break de Alexander en el segundo asalto era la firma definitiva, ya nadie esperaba al bonaerense. Error. Diego no solo recuperó la desventaja, sino que llevó el partido a ese momento tenso y de mucha responsabilidad que pudiera sacar las dudas del teutón. Y así pasó, pese a ser altamente superior en sus juegos al servicio, a Zverev le tembló el pulso cuando le tocó sacar para empatar a cinco. Había tenido múltiples oportunidades para tener la victoria sellada a esas alturas, pero se encontró con un hombre que hoy no quería tirar la toalla de ninguna de las maneras. Fue casi un acto de coraje el de Schwartzman, que tuvo el premio de ganar su primer set y mandar la batalla a la tercera fase.

Último set, despierta el alemán

El subidón le duro al argentino un par de juegos, lo que necesitó el alemán para reponerse y empezar.a liderar un tercer set que acabaría siendo el más desigual de los tres: 6-2. Rápido, fugaz, casi indoloro. La candidatura de Alexander seguirá viva, de momento, gracias a esta reacción de última hora. Ahora tendrá que esperar a ver lo que pasa esta noche entre Djokovic y Medvedev, aunque ya sabe que si quiere estar en semifinales deberá ganar sí o sí al serbio el próximo viernes. Al mismo jugador al que derrotó en la final de 2018, exacto. Por su parte, Diego necesita que esta noche gane Novak Djokovic y el viernes ser él quien supere a Daniil Medvedev. A todo esto, con un ojo en lo que haga Zverev. Suena casi imposible, pero todavía hay esperanza.

Comentarios recientes