“El objetivo es ir luchando cada semana, nos espera un año largo”

Aprovechando que Nicolás Jarry regresa a la competición la próxima semana, hoy entrevistamos a su entrenador, Dante Bottini. “Toca empezar desde abajo, desde cero”.

Dante Bottini junto a Nico Jarry. Fuente: Twitter @NicoJarry
Dante Bottini junto a Nico Jarry. Fuente: Twitter @NicoJarry

Este pasado lunes fue un día muy especial para Nicolás Jarry, el día donde se cumplían por fin sus once meses de sanción por su caso de dopaje. El chileno, que disputa un torneo desde el mes de enero en Adelaida, volverá a la competición la próxima semana en el Challenger de Lima, donde ha recibido una wildcard para el cuadro principal. Una grata noticia que le afecta tanto a él como a su entrenador. Dante Bottini (Buenos Aires, 1979) es el hombre que arrancó en su banquillo esta temporada 2020 y será quien siga ahí en este segundo inicio. Días antes de viajar a Perú, el técnico argentino atiende a Punto de Break para detallar cómo pasó el año y qué espera de su pupilo a largo plazo.

¿Cómo ha sido tu 2020?

Bastante distinto a cualquier otro año, la verdad. Después de lo que le pasó a Nico aproveché para volver a casa con mi familia, mientras que él se fue a Chile. No sabíamos qué iba a pasar con la situación, estuvimos un tiempo separados, hasta que en marzo me vine a Estados Unidos y empezamos a trabajar juntos.

¿Has seguido el circuito?

Poco, la verdad. Como mi jugador estaba fuera, no lo seguí demasiado.

Por extraer algo positivo, os ha tocado quedaros a un lado justo en la temporada donde menos se ha jugado.

Pero el caso de Nico es distinto, ahora le toca empezar de cero, no regresa en el top100, que es donde estaba. Pero bueno, en ese sentido sí se vuelve todo un poco más relajado, hubiera sido más duro estar fuera y ver cómo todos tus compañeros y rivales siguen jugando, porque uno lo que quiere es estar ahí.

¿Cómo está Nico?

Le veo muy bien, anímicamente está muy bien. Jugando también está mejor, pero le falta competir y eso le llevará un tiempo, seguramente.

Llama la atención que, pese a demostrar que no hizo nada ilegal, la ITF mantuviera la sanción por once meses. ¿Crees que existe la justicia en el circuito?

A mí que me tocó vivirlo desde la primera fila y yo pongo la mano en el fuego por Nico. Durante todo este tiempo he podido conocerle, tanto a él como a su familia, y sé que ni se le pasaría por la cabeza. Aquello fue una injusticia tremenda, un despropósito, se demostró que el laboratorio tuvo mucha parte de culpa. Fueron bastante severos con él, tendrían que ser algo más flexibles, estudiar al detalle cada caso. Si quedó reflejado que todo se hizo bien, que no tuvo ninguna ventaja competitiva, no sé si vale la pena esta sanción. Además, hay que recordar que él venía de perder 12 partidos consecutivos.

Ese momento donde él te lo comunica, ¿cuál es tu reacción?

Me cayó como un jarro de agua fría, muy duro. Cuando me lo comunica, ni él era consciente de todo lo que podía pasar, pero yo ya empecé a imaginar lo que podría sucederle, sabía que mínimo eran seis meses. Él estaba tranquilo porque siempre hizo todo bien, nunca hizo trampa en nada, pero tenía la ilusión de que podría evitar la sanción. Vivimos unas semanas con una incertidumbre muy grande.

¿Le creíste en aquel momento?

Le creí desde el primer momento, de verdad. Llevábamos un mes y medio trabajando juntos, ya sabía cómo es Nico. Es un chico muy profesional que pregunta siempre por todo, que intentar hacerlo todo al 100%, así que jamás tuve ninguna duda. Te digo más, no lo pienso de ningún jugador, es que es imposible hacer trampas y librarte, en este deporte tienes controles cada semana.

Una vez se aclara la sanción, ¿cuál es vuestro plan?

Los dos primeros meses él estuvo muy enfocado con todo el tema de papeles, abogados, viajes y demás asuntos, su cabeza estaba en otro lado. Yo de vez en cuando hablaba con él y con su padre para ponerme al día y apoyarle en lo que necesitara. Una vez que decidimos volver, quedamos en Bradenton y empezamos de cero.

Y durante todo este tiempo, ¿no pensaste en entrenar a otro jugador?

La verdad es que no, aunque sí me llegaron ofertas. La cosa es que con Nico estaba todo muy en el aire, no se sabía nada, nunca nos dijeron de manera clara cuál sería la sanción. De hecho, al principio le dijeron que le iban a congelar los puntos y finalmente no fue así, se los quitaron todos. En todo momento quise respetar el vínculo que tenía con él, al menos durante este año. Lo hablamos y le dije que continuaba a su lado.

Después de tanto tiempo sin parar, tampoco viene mal un breve descanso.

Obvio, imagínate después de diez años viajando con Kei (Nishikori) sin parar. Lo aproveché para estar un tiempo en Argentina, con los míos, pero también para estar por casa y viajar un poco por Estados Unidos. Luego ya vino el coronavirus y me tocó estar encerrado como al resto de personas.

Antes de todo aquello, solamente os dio tiempo a competir en la ATP Cup y en Adelaida. ¿Qué viste?

No se puede sacar ninguna conclusión de aquello. De hecho, fue llegar a la ATP Cup y lo primero que hicimos fue enterarnos de todo el asunto de la sanción, así que no pudo jugar al 100%. Fueron los primeros torneos, no puedo extraer nada, tendría que verle competir más veces.

¿Y qué tipo de persona te encontraste?

Me encontré un Nico muy joven, le falta mucha experiencia en el circuito y creérselo un poco más. Hará falta mucho trabajo, pero sin competir es todo más difícil, si no compites no sabes exactamente dónde estás y qué te falta.

¿Por dónde pasa su evolución?

Me encantaría que fuera un jugador agresivo y que todo empezara en su saque. Él tiene que empezar de esa manera en la que empiezan los Raonic, Karlovic o Isner, jugadores de ese tamaño. El mismo Zverev, por ejemplo, sacar y dominar ya con la primera pelota. Es fundamental que empiece dictando en el punto, Nico es un jugador muy alto, muy grande, a este perfil de jugador no les gusta defender, ahí no son tan buenos como otros, así que tiene que ser agresivo.

Todo el circuito quiere tener el saque de Isner, ¿tan importante es?

A mí si me haces la pregunta te digo lo mismo, quiero el saque de Isner (risas). Es desde donde se empieza el partido, con un saque así ya tienes medio partido ganado, si consigues hacerlo como lo hace él.

Nishikori no tenía el saque de Isner y no os fue nada mal.

Totalmente, pero con la altura de Isner también se le hace muy difícil moverse. Imagínate tener el saque de Isner y luego jugar de fondo como Kei, ¡sería imbatible! Cualquier jugador de 1’70 al que le preguntes te dirán eso, ellos ya tienen un movimiento muy bueno, lo que les hace falta es un gran saque.

¿Cómo has visto a Kei esta temporada?

Lo vi bien, estuvimos compartiendo un par de entrenamientos en Bradenton, en la Academia. Le vi de buen humor, luego es verdad que no pudo jugar mucho porque estuvo medio lesionado y después se volvió a Japón. No es que nos llamemos a diario, pero sí mantenemos el contacto, pasamos siempre un buen rato cuando nos vemos.

De entrenar a Nishikori a entrenar a Jarry, un cambio radical.

Es algo bueno, lo tomo como un desafío. Es evidente que Nico tendrá que trabajar en otras cosas, poner el foco en otro tipo de tácticas, pero después hay ciertos entrenamientos que siguen siendo los mismos, independientemente del jugador. No van a salir iguales, pero son necesarios para mejorar ciertas partes de su juego.

La semana que volvéis a la competición, en Lima. ¿Fue muy duro llegar hasta aquí?

Preguntamos a varios torneos Challenger y Futures, algunos nos dijeron que no y otros nos dejaron la puerta abierta. La situación es difícil porque Nico ahora mismo necesita wildcards, incluso para jugar en la Qualy, pero finalmente será en Lima donde empecemos. Toca empezar desde abajo, desde donde quieran ayudarle.

¿Qué es lo que más te preocupa en este nuevo comienzo?

La parte mental, quizá. Nico necesita tener paciencia; de tenis sabemos que es muy bueno, creo totalmente en su juego. En cuanto al rodaje, es algo que se irá dando, pero poco a poco, tengo claro que no va a llegar y empezar a ganar como si nada, aunque ojalá que sea así. Hay que tener la cabeza abierta y ser conscientes de que pueden llegar resultados que no son buenos, por eso es vital la paciencia. Eso es lo que más me preocupa, así que voy a estar ahí para ayudarlo y que entienda que es todo un proceso, nos espera un año largo por delante.

¿Os ponéis algún objetivo de ranking para 2021?

No se puede, ahora mismo no se sabe nada, mucho menos después de haber estado fuera un año entero. Yo no le pongo ningún objetivo numérico, solo le pongo el objetivo de ir luchándola semana tras semana, haciéndolo lo mejor posible, luego que el tiempo y el trabajo nos sitúen a final de año. Estoy seguro que Nico irá muy motivado a cualquier torneo que vaya. Vamos, después de un año sin jugar, yo iría motivado a jugar un amistoso.

Nicolás Massú dijo en su momento que tanto Garín como Jarry tienen potencial para tocar el top10. ¿Compartes esta opinión?

Sí, por supuesto. Hay muchos jugadores que trabajando duro tienen potencial para llegar alto, lo más importante es creérselo. Uno nunca sabe hasta dónde puede llegar. Yo cuando empecé con Kei, él tenía 20 años y estaba 98º del mundo. Se sabía que jugaba muy bien, que era talentoso, pero nunca piensas que llegará a ser Nº4 ni un top10 asentado durante cinco o seis temporadas. No cuesta nada pensarlo, hay que soñarlo y acompañarlo de mucho trabajo.

Haces mucho hincapié en la importancia que tiene creer en uno mismo. ¿Viste jugadores que no rompieron su techo por falta de fe?

Muchísimos. Hay otras veces donde se ven jugadores que no son tan prometedores, pero se lo creen y llegan donde nunca imaginaste. Jugadores muy concentrados, con una confianza extrema, que siguen siempre buscando esa meta. Son gente con mentalidad muy ganadora.

Esta semana se está jugando el Masters con presencia argentina. ¿Qué te parece la temporada de Schwartzman?

Lo sigo mucho, sí. Aprovecho para felicitarle a él y a todo su equipo por el gran trabajo que han hecho durante todos estos años. A él y a Horacio Zeballos, que también está en dobles con Marcel.

¿Ves a Diego con opciones de llegar lejos?

Tienen un montón de posibilidades. Le tengo mucha fe al Peque, porque no son condiciones tan rápidas como parecen, no pica tan alto la pelota. Tiene que ir partido a partido, cada juego es importante, pero disfrutando de toda la experiencia y exprimiéndolo al máximo.

Comentarios recientes