Medvedev atrapa a Djokovic en su tela de araña

El ruso no dejó ni un resquicio y mostró su mejor versión para ahogar a un Djokovic bastante inconsistente desde el fondo. Daniil asegura así el liderato de su grupo.

Daniil Medvedev. Fuente: Getty
Daniil Medvedev. Fuente: Getty

Con las espadas en todo lo alto. Así se presentaba el segundo partido de la jornada en este miércoles de Nitto ATP Finals 2020. Los dos vencedores en su primer partido llegaban al O2 Arena con la sensación de que estaríamos a punto de presenciar uno de los mejores partidos del torneo. Eso sí, el resultado, en fondo y forma, sorprendería a más de uno. Daniil Medvedev superó sin dificultades el desafío de Novak Djokovic, superándole en solo dos sets (6-3, 6-3) tras uno de los mejores partidos de su carrera.

Máxima igualdad en los primeros compases de duelo. Todo hacía presagiar un partido largo, ya que tanto Novak como Daniil empezaban a repetir los patrones de anteriores duelos. Eran dos ajedrecistas que empezaban a carburar en los primeros compases, tomando temperatura y midiendo golpes milimétricos que hiciesen cambiar de ritmo a su oponente. Ninguno de los dos parecía tomar una gran ventaja con su servicio, llegando al deuce en varias ocasiones al inicio del primer set. Hasta llegar al 3-3, claro.

Ahí, un juego maratónico de 11 minutos le dio a Medvedev un break que acabaría por ser absolutamente decisivo para el devenir del duelo. Fue un golpe mental a la resistencia de Djokovic: hoy el ruso estaba a su mejor nivel y no iba a darle ni un resquicio desde el fondo. Nole empezó a desesperarse, incapaz de superar la muralla de un Daniil que, parapetado en el fondo de pista, repelía los acercamientos del serbio con precisión y llegaba a algunas de sus dejadas con la velocidad de un gamo.

Otro break sellaría el 6-3 del primer set, inclinando la dinámica positiva a favor del campeón de París-Bercy. Su estrategia en los juegos al resto distaba mucho de lo que ofrecía al servicio: al igual que hizo en Cincinnati el año pasado, Medvedev confió en jugarse al máximo los segundos saques. Tras firmar malos porcentajes al inicio, se metió en la cabeza de Djokovic y siguió confiando en sus instintos, lo que le dio resultado.

En anteriores partidos, como en la ATP Cup, Novak había sido capaz de salir de ese agujero. Encontrar soluciones ante la adversidad, al fin y al cabo, forma parte del ADN del actual número uno del mundo. Nada de eso estuvo ahí durante la noche de hoy, sin embargo. El serbio empezaba a desesperarse, incapaz de encontrar vías por las que firmar golpes ganadores. Su juego de piernas se derrumbaba y físicamente mostraba signos de estar a años luz de Daniil, que con una cifra pírrica de errores no forzados abriría el segundo set con un nuevo break.

El serbio cortó la sangría, pero la brecha de 3-6 y 1-3 parecía demasiado profunda. El nivel del ruso al saque no bajó, y su victoria no estuvo en peligro en ningún momento, sobre todo porque cuando tuvo que cerrar el duelo, no mostró ni una fisura. Cuatro primeros saques de cinco en juego y un último game a la altura de su actuación: sólido, impasible, sin miedo.

Una última jornada por todo lo alto

Uno de los mejores partidos de su carrera, sin dudas. 79% de puntos ganados con el primer saque, 56% con el segundo y tan solo una bola de break concedida. Una exhibición que deja como consecuencia colateral la eliminación de Diego Schwartzman del torneo londinense y que habilita un todo por el todo en la última jornada: Novak Djokovic vs Alexander Zverev. El serbio necesitará ser más consistente el próximo día tras cometer la inusual cifra de 28 errores no forzados hoy, un dato que muestra hasta qué punto llegó a desesperarse por el tenis de Daniil. Queda, eso sí, una jornada. Promete muchísimo, qué duda cabe.

Comentarios recientes