Michael Venus y una dolorosa decisión

El neozelandés tendrá que decidir si jugar las ATP Finals o volver a casa la próxima semana con su familia. Una vez más, los efectos colaterales del COVID-19.

Michael Venus. Fuente: Getty
Michael Venus. Fuente: Getty

Michael Venus disputará a las 14:00 de esta tarde junto a su compañero John Peres los cuartos de final del Masters 1000 de París-Bercy en la modalidad de dobles. Enfrente, la pareja de última hora formada por Félix Auger-Aliassime y Hubert Hurkacz. Un partido abierto, para disfrutar, aunque el neozelandés hace días que tiene en mente otros asuntos. Según cuenta el portal Stuff, Venus podría no disputar las próximas Nitto ATP Finals pese a estar ya clasificado matemáticamente junto a Peers. ¿No le dejan? No exactamente, lo mejor será explicarlo con detalle en los próximos párrafos.

Cómo no, el coronavirus tiene buena parte de culpa en esta historia, así que vamos por partes. Los planes de Michael Venus tras el Rolex Paris Masters eran volver a casa con su familia, de hecho, ya tenía un billete comprado. Pero todo ha cambiado esta semana, tras hacerse oficial su clasificación a las ATP Finals de Londres (15-22 Noviembre) debido a unas derrotas de otras parejas que le han permitido acceder al último evento del año junto a John Peres. Aquí viene el problema, y es que si decide quedarse a jugar en Londres, luego no podrá volver a Nueva Zelanda hasta el 20 de diciembre, ya que la normativa de ambos países así lo indican en estos momentos.

No parece un castigo muy severo, pero claro, habría que contar que Michael lleva sin ver a su familia desde principios de agosto, cuando regresó el circuito en Estados Unidos. Cuando hablamos de su familia, hablamos de su esposa Sally, actualmente embarazada, y su hija de dos años, Lila. Quedarse a disputar las ATP Finals significaría un mes más a distancia, cuatro semanas de cuarentena en Gran Bretaña donde, por cierto, ni siquiera podría entrenar en pista, ya que allí han decidido cerrarlo todo. ¿Y qué pasa si acaba en París y se vuelve a casa?

Aquí se abre la segunda parte del melón. El hecho de utilizar el billete que tiene para la semana que viene y volver a Nueva Zelanda significaría, de entrada, perderse las ATP Finals, un torneo soñado por el que llevaba luchando desde principios de curso. Pero no solo eso, su ausencia en el 02 Arena pondría en riesgo incluso su presencia en los Juegos Olímpicos de Tokyo, ya que su ranking descendería considerablemente y en Japón solamente acceden de manera directa las diez mejores parejas. La única solución pasa por pedir un vuelo especial nada más terminar el certamen británico, una iniciativa que ya se ha puesto en marcha.

“Estamos tratando de encontrar cualquier vía que sea posible, hemos solicitado los lugares de emergencia, así que ahora mismo estamos esperando para escuchar una respuesta. Si hay suerte podremos terminar la temporada jugando en Londres”, reconoce Venus, de 33 años y profesional desde el año 2009.

Christophe Lambert, director de Tenis Nueva Zelanda, es la otra pieza dentro del tablero, el hombre que está intentando mover los hilos a miles de kilómetros para que Venus pueda tener un final de temporada justo. “El problema es que muchos neozelandeses quieren regresar al mismo tiempo y es difícil cambiar su vuelo”, reconocer directivo. “Michael tiene un billete para la próxima semana y eso es bueno, significa que estaba haciendo bien las cosas, está siguiendo las reglas. Ahora lo que estamos tratando es retrasar ese vuelo una semana más y mantener el bono. Ojalá tengamos buenas noticias, de momento lo que queremos es que Michael se centre en el Masters de París mientras tratamos de encontrarle una solución”.

El objetivo está claro, aunque Lambert es el primero que sabe cómo funcionan este tipo de trámites, más si cabe en circunstancias tan delicadas como la que estamos viviendo. “El gobierno no va a cambiar las reglas por un jugador de tenis, eso lo sabemos. Necesitamos tomarnos en serio esta pandemia y no podemos hacer las cosas favorables solo para una persona debido a quién es, eso el público no lo aceptaría, pero hay algunas soluciones posibles y una de las cosas buenas es que Michael tiene su billete. Tal vez alguien cancele su viaje y él se lo pueda cambiar”, confiesa Lambert.

Mientras tanto, Venus sigue la rutina de su día a día, intentando alejarse de todo este rompecabezas e intentando disfrutar de los logros que está teniendo, como clasificarse por cuarto año consecutivo al torneo de maestros. “Es un gran éxito, dada la calidad de los jugadores que estarán en el evento. He tenido la suerte de tener grandes socios a lo largo de estos cuatro años que me han ayudado mucho, estoy realmente emocionado de que hayamos podido terminar el año en lo más alto y jugar así de bien. Con suerte, todavía podemos ganar algunos partidos más aquí en París”, resuelve el de Auckland. En unos días sabremos si decide jugar Londres o decide volver a casa.

Comentarios recientes