Nadal se pone a mil

El tenista balear alcanza las 1.000 victorias individuales en el circuito tras inclinar a Feliciano López en su primer compromiso del Rolex Paris Masters 2020.

Rafa Nadal arrancó con victoria en París-Bercy. Fuente: Getty
Rafa Nadal arrancó con victoria en París-Bercy. Fuente: Getty

La victoria número 1.000 de Rafal Nadal no podía ser de otra forma que una que hiciera honor a todas las veces que tuvo que luchar contra la adversidad para finalmente salir vencedor. Hoy debutaba en el Rolex Paris Masters 2020 ante un rival peligroso como Feliciano López, un jugador que en estas condiciones te puede pasar por encima tranquilamente. Estuvo cerca el toledano, ganando el primer set y encendiendo las alarmas, pero la determinación del Nº2 del mundo en el tiebreak del segundo parcial terminó por decantar la balanza (4-6, 7-6, 6-4). Su idilio con la capital francesa sigue vivo tras levantar un nuevo Roland Garros y ahora cuatro partidos le separan de conquistar por primera vez uno de los pocos torneos que se le han resistido en su carrera. Mañana, contra Jordan Thompson, buscará la 1.001 conquista.

Era un partido segunda ronda de Masters 1000, aunque con tintes especiales que adornaban la cita. Por un lado, era un derbi entre españoles, y no entre dos cualquiera. Por un lado estaba el mejor de la historia y, en la otra esquina, el español que mayor porcentaje de victoria tenía contra él. Con un 31% de éxito, Feliciano es el miembro de la Armada que mejor balance guarda cuando se enfrenta al manacorense, de hecho, hoy buscaba su tercer triunfo consecutivo después de los cosechados en Shanghái 2014 y Cincinnati 2015. Solo son datos, estadísticas lejanas, pero con peso en un partido de esta categoría. Suficientes para pensar que la cita no sería tan sencilla pese a estar dentro de la cancha el Nº2 del mundo y el Nº64.

A todo esto, un aliciente extra: la posible victoria individual número 1.000 de Nadal como profesional. Y eso que no es Rafa el típico que se entretiene con los récords, pero algo seguramente le pudo distraer. Eso sí, lo que más le sacó del inicio del encuentro fue el acierto de Feliciano con el primer saque, los servicios directos que fue conectando y el break tempranero que se dejó encajar. En tan solo cinco minutos se confirmó el vaticinio de que estábamos ante un partido trampa, uno donde las condiciones eran más relevantes que cualquier palmarés. Si Nadal no ha conseguido nunca conquistar el título en Bercy era por algo, siempre le ha costado rendir allí y esta vez no sería distinto. Con un 6-4 en 41 minutos, el toledano se ponía por delante y presentaba su candidatura la victoria.

Con sus 39 años, poco le queda que demostrar a Feli dentro del circuito, nada más que disfrutar de este tipo de partidos y subrayar ese talento innato que le ha mantenido dos décadas ininterrumpidas en la élite. Si a esto le sumamos un servicio devastador, su poderío bajo techo en el último Masters 1000 de la temporada le convierten en un rival temible, no importa el jugador que esté al otro lado de la red. Pero lo que mejor hizo esta noche el toledano no fue atacar, que por supuesto lo hizo de maravilla, pero estuvo mejor todavía en la faceta defensiva, pasando mucha pelota con sus golpes cortados e invitando al error a un Nadal que no veía portería. Con el 4-4 en el segundo set, los aficionados del mallorquín se temieron lo peor, una salida prematura del cuadro que cortara el idilio de su jugador con la capital francesa. Allí donde había conquistado su 13º Roland Garros, hoy se le estaba escapando sumar el primer triunfo en Bercy.

Reacción sobre la campana

Pero esto es tenis y, por mucho que veamos una tendencia clara, hasta la última pelota todo puede pasar. Los dos españoles se fueron al tiebreak y allí, donde López parecía más favorito que nunca, pagó caro un par de errores que mandaban el encuentro a un tercer set. Ahora la sensación era que su tren ya había pasado. Por si acaso, se encargaría Rafa de confirmarlo con un break de salida en el parcial definitivo. Ahora sí, el peligro ya había pasado y el balear podía dominar con maestría el marcador. Un triunfo sudado, trabajado, como los de toda la vida en esta superficie. Una piedra de toque para comenzar pero que sentará bien a lo largo de la semana. Y además, una bonita efémeride como es el lazo a las mil victorias profesionales, un escalón donde solo llegaron cinco jugadores mas en la Era Open. Entre leyendas anda el juego.

Calendario ATP/WTA

Calendario ATP 2021

Comentarios recientes