Mil veces Rafael Nadal

El tenista mallorquín se une al exclusivo 'Club de los Mil'. Solo Jimmy Connors, Roger Federer e Ivan Lendl suman más victorias que él en el circuito masculino

Rafa Nadal celebra sus 1000 victorias. Fuente: Getty
Rafa Nadal celebra sus 1000 victorias. Fuente: Getty

La pandemia lo retrasó, pero finalmente el 2020 lo vio llegar. Rafael Nadal ha vuelto a pegarle otro mordisco a la historia del tenis, en esta ocasión en forma de registro estadístico. Ha llegado a un número mágico que solo cuatro nombres en toda la historia del circuito masculino en la Era Open pudieron alcanzar. Las 1000 victorias, una frontera lejana pero ya conquistada por un jugador que todavía tiene hambre y gasolina en el depósito para conseguir muchísimas más.

"Siempre he mantenido la ilusión por seguir adelante". Mallorca, 2002. Un joven de 15 años puso el primer escalón de su leyenda. Su primera victoria de todas estas 1000 se dio ante el paraguayo Ramón Delgado, en un torneo de Mallorca ya extinto que por aquel entonces viviría su última edición. Un año después, el pequeño Rafael conseguiría su primera victoria en la Catedral del Tenis, Wimbledon. Decía que era el torneo que más quería ganar, el deseado.

Pero el tiempo pasaría y el mallorquín evolucionaría hacia ser el mayor animal competitivo que la tierra batida jamás ha conocido. En 2005, la gloria de los Grand Slams por primera vez. La arena de París, conquistada. Puerta, derrotado. Su primera victoria en una final de un Major. En ocasiones, las lesiones harían acto de presencia. A veces de forma más continuada que otras, dando a lugar a hiatos que para sus aficionados se hicieron eternos. Pero Rafa nunca dejó de ganar.

Por eso Nadal se instaló en el top-10 y lleva ya 789 semanas ahí, de forma consecutiva. Como ese hogar en el que siempre estás, aunque sea en alma, aunque tu cuerpo se encuentre en otro lugar. Nadal lo conquistó todo, le arrebató el trono del mundo a su antagonista de origen suizo y supo mantenerse en la cima a base de victorias. Victorias, victorias y más victorias.

La 200º llegó ante el infatigable Juan Martín del Potro. La 500º, ante Ivan Dodig. La 900º, ante Richard Gasquet. Mientras tanto, triunfos y lágrimas. Bajar al barro en su propio jardín de París para años más tarde resurgir. Dar varias vueltas de tuerca a su tenis, construyendo a través del saque. Moyá y las modificaciones perfectas para ser más eficiente. Éxitos en plazas donde pensábamos que no habría éxitos. Llegar a los 20 Grand Slams de Roger Federer, la última hazaña de la leyenda. Hasta hoy.

El camino ha sido muy largo, mucho más que el de los jugadores a los que hoy iguala. Ninguno llegó a su victoria 1000 con tanto kilometraje en el cuerpo: Rafa es el más veterano en conseguirlo, a la edad de 34 años y 5 meses. Roger Federer lo hizo a los 33; Lendl y Connors, a los 32. 18 años después de su primer triunfo, sin embargo, todos sabemos que Nadal nunca fue alguien especializado en hacer las cosas de manera sencilla. Siempre lo hizo a través de la senda del esfuerzo, la fuerza de voluntad, la perseverancia más inoxidable.

Y tuvo que ser en París de todos los lugares, la ciudad que más veces le ha sonreído a lo largo de su carrera deportiva. Y con tantas metas en el horizonte que uno se queda sin palabras: por lo pronto, un título le haría borrar de un plumazo uno de los dos torneos de Masters 1000 que nunca conquistó, además de igualar en esta categoría a Novak Djokovic. Y en ese gran esquema de las cosas al que Nadal no suele mirar pero que sigue siendo una de las motivaciones de su carrera deportiva, Ivan Lendl está a 'solo' 68 victorias. Federer y Connors, a más de 200 triunfos, quedan más lejos.

Pero si algo ha demostrado este chico es que los récords siempre pueden alcanzarse. De una forma u otra, incluso cuando parece imposible. Y hoy es su día, porque el juez de silla dijo 'Juego, set y partido Rafael Nadal' por milésima vez. Mil veces Rafa. Casi nada.

Comentarios recientes