La increíble coartada de una jugadora suspendida cuatro años por dopaje

Ya es poco común que un jugador o jugadora, aunque pueda recurrir ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo, sea sancionado con cuatro años de dopaje, como le ha pasado a la tenista Ashley Kratzer, de 21 años y extop-200, pero lo es aún más la argumentación que la jugadora ha facilitado en un comunicado. La tenista estadounidense se defiende afirmando que en abril 2019, en un viaje a China para jugar un torneo ITF, y al viajar sin entrenador por imposibilidad, requirió los servicios de algún 'hitting partner' con el que pudiera entrenarse, un servicio que solicitó en la recepción de su hotel. Durante su entrenamiento, el hombre en cuestión le dio un bote de crema que, por la conversación mantenida, pareció tratarse de un antibacteriano para las ampollas, solución tópica, no oral, que pareció funcionar y cuyo bote se llevó Ashley a Estados Unidos para seguir tratándose sus pies. Esa sustancia, según la jugadora, que no se interesó por su composición, estando el bote sin ningún tipo de pegatina ni información, habría sido la causa de su positivo por doping en GHRP-6, un péptido liberador de la hormona del crecimiento.

Comentarios recientes