Magdalena Rybarikova, otra amarga retirada en el año de la pandemia

La tenista eslovaca ha comunicado que ha colgado la raqueta de forma definitiva. No podrá despedirse en el lugar que hubiese querido: la pista.

Magdalena Rybarikova celebra en Wimbledon. Fuente: Getty
Magdalena Rybarikova celebra en Wimbledon. Fuente: Getty

El año de la pandemia está poniendo las cosas bastante complicadas a muchísimos tenistas que dan sus últimos coletazos en el circuito. La imposibilidad de planificar a medio o largo plazo, la brutal cantidad de viajes y torneos en un espacio reducido de tiempo y la extrema competitividad de los eventos más pequeños son factores a tener en cuenta para tenistas que ya piensan en la retirada. A lo largo del día de hoy, hemos vivido un nuevo final alejado de las pistas.

Es el de Magdalena Rybarikova, que ya había anunciado a principios de 2020 su intención de dejar el tenis tras los play-offs de la nueva Copa Federación (ahora llamada Billie Jean King Cup). Con el torneo cancelado a causa de la pandemia, la tenista eslovaca ha decidido no prolongar su camino y ha anunciado hoy mismo que no volverá a pisar las canchas. Toma, así pues, un camino parecido al de los hermanos Bryans, cuyo retiro estaba planificado en el Us Open pero quedó completamente trastocado por el hiatus de 5 meses del circuito ATP.

A través de un post de Instagram, Magdalena dejó unas emotivas palabras que ejemplifican su amor por el tenis. Su legado es ya imborrable: fue la primera jugadora de su país en alcanzar las semifinales de Wimbledon, tras un torneo en 2017 para recordar donde dejó por el camino a nombres como Pliskova o Vandeweghe. Ganadora de 4 títulos WTA, dos finales de torneos Premier y con el #17 del mundo como su mejor ranking, Rybarikova dejó sus últimos destellos de magia en el Wimbledon de 2019, en el que sorprendió a Aryna Sabalenka en primera ronda antes de perder contra Coco Gauff.

"Como muchos de vosotros sabéis, llevo sin jugar a nivel competitivo alrededor de un año. Esperaba que las finales de la Fed Cup en Budapest fuesen el último torneo de mi carrera, pero la situación mundial con respecto a la COVID-19 ha cambiado estos planes. Después de analizar pormenorizadamente varios escenarios, he decidido finalizar poner el punto final a mi carrera como tenista profesional. Después de casi 15 años de subidas y bajadas, estoy muy agradecida por todo lo que este deporte me ha dado", rezaba el inicio de su sentimental carta.

"Además de conocer a muchísima gente buena e interesante a lo largo de todo el mundo, he experimentado sensaciones inolvidables. Desde ganar mi primer título cuando aún solo era una niña hasta llegar a las semifinales de Wimbledon 2017. A pesar de que ha habido malos momentos con un montón de lesiones e incertidumbre, no cambiaría ni un segundo de este increíble camino", remarcaba Rybarikova, encumbrando esa actuación en SW19 como una de las mejores de su carrera.

"Quiero agradecer a mi familia por apoyarme siempre; a mis entrenadores, por tratar de sacar lo mejor de mí en la pista siempre y a Kristian Cupak, que siempre se aseguró de que estuviese perfecta físicamente y que ha sido parte de mi equipo durante casi toda mi carrera. Agradecimiento especial también a Yonex, Lotto y demás patrocinadores, sin olvidar a la Federación Eslovaca que me ayudó al principio de este viaje.

Pero, lo más importante: gracias a los aficionados por apoyarme en las buenas y en las no tan buenas, darme ánimo en mis partidos o a través de las redes sociales. Siempre me ayudasteis a dar ese último paso cuando sentía que no podía más. Dejo el tenis con una enorme sonrisa y con muchas ganas de ver qué me depara el próximo capítulo de mi vida. Disfrutad y manteneos sanos". Te echaremos de menos, Magda.

Comentarios recientes