Kazajistán pide su lugar en el circuito

Esta semana se celebra por primera vez un torneo ATP en el país kazajo. ¿Tiene potencial para mantener su plaza en 2021? Hoy nos vamos de viaje hasta Nur-Sultan.

La ciudad de Nur-Sultan. Fuente: ATP
La ciudad de Nur-Sultan. Fuente: ATP

Quien más, quien menos, alguna vez se ha servido del tenis para sacar un aprobado en Geografía. Todo un clásico de los aficionados a este deporte, conocer la ubicación de múltiples ciudades del mundo únicamente porque albergan un torneo profesional. Pero no todos los países han tenido la fortuna de encontrar su lugar en el tour, algunos como Kazajistán han tenido que esperar hasta 2021 para ser protagonistas. La pandemia obligó a diseñar un calendario express en el mes de octubre y en la capital de Astana no se lo pensaron. Allí se está disputando esta semana el ATP 250 de Nur-Sultan, así que allí nos vamos para conocer un poco más de su cultura.

Sin ser esto Callejeros Viajeros, antes de arrancar hay una serie de datos imprescindibles para conocer exactamente dónde estamos. Kazajistán, país transcontinental con la mayor parte de su territorio en Asia central y una menor en Europa oriental. Se trata del noveno país más grande del mundo, con más de 18 millones de habitantes, además de ser uno de los seis Estados túrquicos independientes. Su capital es Nur-Sultan y allí se habla tanto ruso, como kazajo. En su momento fue un país miembro de la Unión Soviética, hasta que consiguiera la independencia en 1991.

Hasta aquí la clase de historia, hablemos de tenis. Para ello, cabe mencionar el papel de Kassym-Jomart Tokayeu, presidente de Kazajistán y uno de los hombres que han hecho posible que ahora mismo exista un torneo profesional en Astana. De hecho, él es la única persona que puede ir cuando le plazca a ver los partidos, ya que el evento se está desarrollando sin público. Los jugadores guardan confinamiento en el Hotel Resort Ritz Carlton, propiedad de Bulat Utemuratou, el presidente de la Federación de Tenis. Allí pueden disfrutar de la gastronomía clásica del país, como las manzanas (dicen que allí está su origen) o la carne de caballo (la carne de más calidad y la más sana). Atractivos que se ofrecen a diario para compensar el turismo por la ciudad que todos hubieran deseado.

Y es una pena, porque da gusto ver Astana, al menos en fotografías. Una ciudad bañada por el río Ishim que parte el territorio de Nur-Sultan en dos: una parte con arquitectura clásica de la era soviética y otra parte cargada de monumentos modernos, futuristas y demás edificios llamativos que reflejan el poder adquisitivo de la ciudad. Si además juntamos que sus hogares confluyen más de 130 grupos étnicos, la oportunidad es única. Pero si apuntamos a la actividad deportiva, modalidades como el hockey hielo, el fútbol, el boxeo o el levantamiento de pesas destacan por encima del tenis, un nicho todavía por explotar.

Alexander Bublik (#49), Mikhail Kukushkin (#91) y Dmitry Popko (#172) son actualmente los únicos jugadores kazajos presentes en el top300 del ranking individual. Un balance pobre, por calidad y por cantidad. Pero en los despachos ya se están poniendo las pilas para ir a más, plantando modelos más asequibles para la práctica del tenis, aumentando el número de pistas en las 17 ciudades principales del territorio, incluso dejando que los niños y niñas más talentosos del país tengan vía libre para entrenar sin necesidad de pagar por el alquiler de pistas. De momento y, a la espera de los resultados que puedan llegar en los próximos años, Kazajistán ya sabe lo que es pisar los cuartos de final de la Copa Davis en cinco ocasiones, siendo ahora mismo el 12º país en la clasificación de la ITF. Por no hablar de la supremacía que desprenden cada vez que juegan en casa, habiendo ganado doce de las últimas trece eliminatorias que disputaron como locales.

Este año, en su primer cuadro ATP, el cuadro presentó cuatro jugadores de Kazajistán en la línea de salida, aunque solamente Kukushkin pudo debutar con victoria. No importa, actualmente lo más complicado es encontrar una semana libre en el calendario profesional y esta vez, aunque fuera producto de una pandemia, este país logró un objetivo histórico y en tiempo récord: en seis semanas tenían todo montado. ¿Qué pasará en 2021, cuando todo vuelva a la (nueva) normalidad? Esa es la pregunta, ya que Nur-Sultan solamente tiene licencia para desarrollar el evento durante un año. Veremos si el circuito les premia con un contrato de mayor duración, ya su intención es continuar, pero ubicando el toneo a finales de septiembre. De momento, el feedback de los jugadores es bastante bueno, confirmando que el lema del país de tratar a los de fuera como si fueran de casa se está cumpliendo.

Calendario ATP/WTA

Calendario ATP 2021

Comentarios recientes