La WTA y el tenis en tiempos del coronavirus: ¿es realmente posible?

Varias tenistas del circuito se sinceran acerca de una temporada atípica y opinan sobre los principales problemas para seguir un calendario completo.

Victoria Azarenka en Roland Garros. Fuente: Getty
Victoria Azarenka en Roland Garros. Fuente: Getty

La pandemia del coronavirus ha trastocado el mundo entero. Para la gran mayoría de mortales, 2020 será un año de pesadilla, para olvidar. Es también el caso del tenis, que ha visto como algunos de los eventos más importantes de su calendario decían adiós debido a un bicho que ha puesto en jaque mate a todo el mundo. Otros torneos, sin embargo, han conseguido reubicarse en un calendario exprés que ha permitido que el tenis se levante y el circuito siga adelante, pero que a su vez ha dejado exhaustas a muchísimas jugadoras.

Mientras la ATP aún tiene varias paradas marcadas en su hoja de ruta, la WTA ha dicho prácticamente adiós a un año despedazado, atípico y con un final descafeinado debido a la imposibilidad de albergar torneos en Asia. Los grandes contratos del circuito femenino con países como China han creado una situación en la que solo un torneo, el WTA de Linz, queda por disputarse a finales de octubre. Sin embargo, para muchas jugadoras este parón ya era necesario. No solo eso: temen que seguir un calendario bajo las condiciones impuestas este año sea prácticamente imposible.

La odisea de viajar, las restricciones entre países, la imposibilidad de tener vida social durante varias semanas al estar prácticamente confinada en tu habitación.. el coronavirus ha puesto a prueba a muchísimas de las mejores jugadoras del circuito, que se han sincerado para The National News. "A pesar de que no hemos jugado muchísimos torneos tras la reanudación, creo que este descanso es más que necesario. Viajar, a día de hoy, es una pesadilla. Cuentas además con el estrés de no dar positivo cada torneo, tienes miedo de pillar el virus. Es muy estresante: necesitaba descansar", admite Maria Sakkari, la #22 del mundo.

Y eso que a la griega le ha ido relativamente bien en su vuelta a la competición: otras jugadoras han visto cómo su estado de forma caía de forma súbita, incapaces de remontar el vuelo en las pequeñas giras que se han armado por el circuito. Es el caso, por ejemplo, de toda una número uno como Karolina Pliskova. "No sabía cómo reaccionaría tras estar cinco meses sin jugar. Hasta la cabeza desconecta completamente. Nunca pude encontrar el ritmo, ni la hora de jugar partidos ni al viajar. Pienso que nada funcionó".

Otras acumularon resultados más exitosos: es el caso de Aryna Sabalenka, que cerrará su 2020 con el penúltimo trofeo del calendario, el WTA de Ostrava. ¿A qué precio? Al de jugar sin espectadores que te estén animando en las gradas, algo que realmente le duele. "Para mí lo más duro ha sido jugar sin público, me encanta la energía de la gente cuando nos ve. Sentir el apoyo de la gente es vital para mí y para mis emociones", afirmaba la ultima campeona.

Un llamado de responsabilidad

Entre tanto, hay otras jugadoras que deciden aceptar la situación, hacer acopio de fuerzas y adaptarse lo más pronto posible. Es el caso de Victoria Azarenka, que llegó a la final del Us Open y que apela directamente a sus compañeras en un llamado por la responsabilidad. "Creo que ahora mismo lo más importante es mantenerte fresca mentalmente. Creo que a nivel físico no es todo tan diferente a lo que teníamos antes, pero mentalmente las jugadoras están cobrando un peaje mucho más duro.

Es algo que tenemos que aceptar. Creo que todos tenemos que aprender de lo que está pasando y aceptarlo. Si hay algo que saco en claro es que en un momento tan complicado somos afortunados por poder realizar nuestro trabajo, eso debería resaltarse. Confío en que haya una mayor responsabilidad por parte de las jugadores para que se minimice el riesgo de contagios y maximicemos la posibilidad de albergar un mayor número de torneos. Creo que eso es trabajo de todos, también mío: tenemos que estar más atentos a lo que hacemos".

Comentarios recientes