Djokovic suda de lo lindo para deshacerse de Krajinovic

El tenista serbio debutó en el ATP 500 de Viena 2020 con una sufrida victoria ante su compatriota Filip Krajinovic, al cual derrotó en dos ajustados sets.

Novak Djokovic. Foto: Getty Images
Novak Djokovic. Foto: Getty Images

Otra victoria más de Novak Djokovic. Hoy en comparación a la gran mayoría de las cosechadas en este 2020, el triunfo logrado podría catalogarse más como necesario que por brillante, de los que no se recordarán a finales de año pero que suman y mucho. En torneos de este calibre donde a las primeras de cambio te puedes cruzar con un hueso duro de roer, no solo se ganan en finales ante los mejores jugadores del circuito, sino también resolviendo sin problemas los compromisos de la siempre incómoda primera ronda. Djokovic no se lleva sorpresas, sabe gestionar las energías como nadie y no se obceca por no jugar del todo bien en determinados momentos del choque. El objetivo no es otro que el de no acumular cansancios y superar este tipo de partidos con lo justo y necesario.

Se percibe quizás algún signo de estrés en el juego de un Novak que está a las puertas de poder certificar el acabar el año como número uno del mundo. Está a tan solo una victoria. El torneo de Viena puede pasar de ser un anhelo a una obsesión, si el serbio no consigue ganar su quinto título de la temporada. Hoy no tuvo un partido nada sencillo, y es que su compatriota Filip Krajinovic tuvo una digna actuación, pero poco pudo hacer cuando Djokovic dijo basta y elevó su nivel tenístico (7-6 (6) y 6-3).

Episodios de tensión, algunos de relajación y finalmente... victoria. Esta fue la secuencia de lo conseguido por Novak Djokovic en el día de hoy en su encuentro ante Krajinovic, que en todo momento peleó de tú a tú ante su gran amigo. Filip era consciente desde antes de comenzar el partido, de que el resultado final no solo dependía de él, sino de que Nole no tuviera tampoco su día. No le perdió la cara al partido en ningún momento e incluso llegó a tener bola de set en la primera manga en el tiebreak, pero los errores ante este tipo de tenistas lo acabas pagando, y Krajinovic lo pagó.

Djokovic es un fenómeno, sabe cuando tiene que bajar de intensidad y cuando subirla, activarse de piernas y agarrarse como un titán a la pista. Tomó ventaja rápidamente en el marcador el número uno, pero bajó la intensidad en un visto y no visto, algo que aprovechó su rival no solo para devolverle la rotura, sino para ponerse con break arriba y poner en serios aprietos al de Belgrado, que si no cambiaba la dinámica se podía meter en serios problemas. Se concienció de que tenía que cambiar de estrategia y eso fue lo que hizo. Pasó de jugar sólido desde el fondo de la pista y sumarse un poco más a la red y mostrar una faceta un poco más ofensiva. Rompió el servicio de Krajinovic y el encuentro se iba a decidir en el desempate. Ahí vimos momentos espectaculares, de gran nivel, de los mejores sets que se han visto este año. Novak sudó de lo lindo para superar a su rival, al cual derrotó por un parcial de 8-6.

El segundo parcial fue en el que se vio a un Djokovic mucho más serio y seguro de sí mismo. Apenas dio oportunidades a su rival de poder romperle el servicio, todo esto basado en un juego quizás más práctico y por momentos de gran brillantez. Un break al comienzo del primer set fue suficiente para abrir brecha y adjudicarse la manga y por tanto el partido, logrando de esta manera el pase a la segunda ronda del torneo austríaco. Ahora espera el croata Borna Coric, con el que cuenta con un bagaje favorable de 3-0.

Comentarios recientes