Francis Roig: "Tal vez el 'Big3' hubiera parado con 15 grandes sin los otros dos"

Francis Roig hace repaso en una entrevista de sus casi 16 años junto a Rafa Nadal: el 'GOAT', sus inicios, la evolución de su juego.

Francis Roig. Foto: ATP
Francis Roig. Foto: ATP

Francis Roig es ya un clásico del equipo de trabajo de Rafa Nadal. Son casi 16 años junto al número 2 del mundo, viendo su evolución, su palmarés, sus retos y su inconformismo. Allá por 2005 fue abordado por Toni Nadal para acompañar a su sobrino en los torneos en los que no podía acudir a Toni. Hasta hoy, 20 Grand Slams después. Así cuenta Francis experiencias, anécdotas y pasajes junto a Rafa en una entrevista reciente con 'La Vanguardia'.

Roig, que pudo ver los inicios dle mallorquín, reconoce lo que ya se sabe, que siempre fue único desde pequeño. "No ves chicos así. Aquel ritmo, la capacidad de enfocarse, el jugar todos los puntos igual. Rafa tenía todos los ingredientes: era un niño diferente. Consumía etapas en apenas días. Con siete u ocho años ganaba a gente de 17. Era un verdadero prodigio. Era 2005 empecé a entrenarle. Jordi Vilaró y yo entrenábamos a Feliciano López. Y en Australia, Toni Nadal me comentó que tenía hijos y no podía ir siempre con su sobrino a los torneos. Me pidió ayuda y acepté."

Una evolución que tampoco se pensó que fuese para tanto. Ni siquiera el propio Rafa se veía jugando tanto tiempo y logrando tantos títulos. "Cuando Nadal tenía 21 años y ya tenía tres majors, le dije: ¿Cuántos crees que logrará?’. Me respondió: ‘Ojalá ocho o nueve’. Entonces decía que no se veía jugando más allá de los 28 años. Uno no se imagina el desgaste físico y mental que hay año tras año. Semanas muy duras, la obligación de ganar siempre. Pero aún así, cuando las rodillas le dolían continuamente, me decía: "Que me operen, volvería incluso empezando desde el principio."

Hasta el punto de que se ha metido en la mayor lucha posible: ser considerado el mejor jugador de todos los tiempos. "El tema es así, todos lo buscan ser. Pero no lo hablamos. Por ejemplo, nos enteramos de las estadísticas por los medios. No sabíamos que Rafa llevaba cien victorias en París. Pero cuando vas a competir en la final de Roland Garros, no piensas en otra cosa, ni en el número de grandes. ¿Qué haces si Roger o Novak acaban con más Grand Slams? Además uno tira de los otros. Tal vez todos se habrían parado a los quince títulos si no estuvieran los otros dos."

Entre la evolución del juego del balear, consta un servicio cada vez más afilado, seguramente el golpe que más ha mejorado con el paso del tiempo. "Rafa lleva tres años sacándole mucho rendimiento al saque. No era tanto un tema de velocidad, como sí del bote, que no resbalaba. Arreglamos eso y ahora él ve su saque como un arma. Y si lo sientes así, ya estás listo para usarla. Con respecto a su juego debe jugar más como un zurdo, abrir la pista con el revés, ir a la red. Ahora no es tan repetitivo y previsible como hace tiempo."

Comentarios recientes