Nadal: "No tengo miedo al día de mi retirada, pero ahora mismo no me lo planteo"

El manacorí habló en profundidad sobre diversos temas acerca de su carrera profesional, incluidos una posible retirada y su legado después del tenis.

Nadal, con el trofeo de Roland Garros. Fuente: Getty
Nadal, con el trofeo de Roland Garros. Fuente: Getty

Rafael Nadal disfruta en Manacor de los últimos días de reposo y entrenamiento antes de embarcarse en una nueva aventura. Su próximo torneo será el Masters 1000 de París Bercy, una de las plazas donde nunca ha podido campeonar, uno de los poquísimos huecos en una sala de trofeos enorme. Mientras tanto, son tiempos de reflexión para Rafa, que ha igualado a Roger Federer por primera vez en el número de Grand Slams y le ha dado en París el toque maestro a una temporada deslabazada.

Mientras tanto, este momento de la temporada le permite pensar de forma profunda en diversos aspectos acerca de su carrera, ya sea a corto, medio o largo plazo. De ellos habló en una entrevista con El Periódico, un espacio de reflexión en el que Nadal abordó temas como el de su retirada. "No soy capaz de adivinar el día de mi retirada, todavía no. Quizás sea en un año, pero no puedo programar el futuro. A día de hoy lo veo casi imposible, pero uno debe estar preparado para todo lo que puede pasar", afirmó Rafa, tranquilizando así cualquier pensamiento pesimista.

Eso sí: el día que llegue, lo aceptará sin mayores problemas. "No tengo miedo a ese día, así que no me lo planteo aún. Yo lo sentiré y sabré cuál es el momento de retirarme. Lo sabré cuando no sienta esa pasión que me mueve cada mañana, esos objetivos que me pongo para mejorar de forma continua... cuando eso ocurra, será el momento de pensar en dejarlo". La mezcla de un declive físico con la falta de motivación mental serán probablemente las causas más probables, pero, ¿y si los resultados no son los deseados?

"Ganar es una parte vital del deporte y es parte de su esencia. Para mí, el problema no sería dejar de ganar, sino dejar de ser competitivo. Si tengo la sensación de que aún puedo vencer y disfruto haciéndolo, el ganar o perder seguirá formando parte del deporte. Eso sí, ganar es una energía positiva que te ayuda a seguir, de eso no hay dudas". También hizo Rafa mención a la parte que no se ve del tenista, la de las rutinas y el entreno día sí día también. Y, de momento, Nadal está encantado con seguirlas.

"No me cuesta nada levantarme y entrenar cada día mientras me mantenga bien físicamente, que lo estoy. Ahora disfruto mucho más de mis entrenamientos que hace diez años. Antes me exigía el máximo en cada entreno, y si iba mal me disgustaba y me preocupaba. Está claro que sigo queriendo mantener esa intensidad y sigo queriendo jugar bien, pero vivo con más tranquilidad ese proceso. He aprendido a vivir los días malos a nivel tenístico de forma mucho más calmada. Sé cuándo tengo que estar al 100% y sé que ahí no voy a fallar".

Y cuando llegue finalmente el momento de colgar la raqueta, ¿qué? ¿A qué nivel quiere dejar Rafael Nadal Parera su legado? El 13 veces campeón de Roland Garros siempre ha dejado claro cómo quiere ser recordado. "Tengo muy claro que es más importante el tema personal que profesional. Ante todo, me gustaría que se me recordase como una buena persona, buena gente, más que como un gran campeón. Las victorias acaban siendo momentos de euforia y de felicidad, pero todo ese éxito acaba siendo pasajero. Lo importante es que la opinión que la gente tenga sobre ti sea buena".

La tranquilidad y la serenidad con la que Nadal afronta este tramo de su carrera se traducen en una calma gélida en su lado más personal. "Yo siempre trato de llevarme bien con todos, para qué negarlo. ¿Por qué? No me gusta discutir, no me gustan las polémicas. Nunca me peleo con mi pareja, por ejemplo, odio la confrontación. No comparto la idea de que los problemas deban arreglarse de frente, pero sí me gusta intercambiar pareceres. Si tengo un problema al que se le puede dar la vuelta por otro lado y así evitar discusiones, se la doy. La vida ya te da problemas como para convertir los problemillas en problemas gordos".

Comentarios recientes