Murray: "No tengo nada que demostrar a nadie"

El británico explicó sus últimos problemas físicos y reveló bajo qué situación se plantearía dejar definitivamente el tenis.

Andy Murray en Colonia. Fuente: Getty
Andy Murray en Colonia. Fuente: Getty

Andy Murray no atraviesa su mejor momento. Resulta casi paradójico afirmar esto cuando el escocés es alguien que se ha tirado años sin competir, pero la vuelta al ritmo competitivo tras el parón por la pandemia le está costando más de lo que el público podía preveer. Tras un Roland Garros en el que dejó unas sensaciones horribles en su duelo de primera ronda ante Stan Wawrinka, la vuelta a las pistas duras no le deparó mucha más fortuna.

Su derrota clara ante Fernando Verdasco escondía unos problemas físicos que le han hecho bajarse de la segunda edición del torneo de Colonia, que comenzaba justamente hoy. El tenista escocés explicó en sus redes sociales a qué se debía esta decisión y qué es exactamente lo que le ocurre: "Tuve que retirarme del evento en Colonia esta semana. He estado tratándome de una tendinitis en mi psoas izquierdo, que me ha molestado ocasionalmente desde el Us Open", afirmó Andy.

Es en esa gira americana en la que volvió al tenis, y parece que esto podría explicar sus alarmantes problemas de movilidad lateral que ha mostrado en sus últimos encuentros. "He tratado de lidiar con ello en entrenamientos y partidos, pero por desgracia tras mi último encuentro las molestias se han hecho más agudas. Estoy triste porque no haya funcionado, pero tras jugar algunos puntos en los últimos días me di cuenta que no sería suficiente. Espero poder veros el año que viene".

Este mensaje de optimismo de cara a 2021 podría contrastar con sus declaraciones en su última entrevista. Murray pasó por Süddeutsche Zeitung y se sinceró en exclusiva sobre su futuro. Es totalmente cierto que las sensaciones que ha dejado en la pista no invitan al optimismo, y muchos podrían pensar que la carrera del escocés está prácticamente en las últimas. Así pues, sus palabras cobran especial relevancia y dejan totalmente a las claras cómo se siente el británico:

"A día de hoy, ya no tengo nada que demostrar a nadie. Voy a jugar todo el tiempo que pueda". Situado ahora el #115 en la clasificación mundial, ¿qué haría detenerse al británico?: "Si dentro de un año todavía estoy el #100 del mundo, lo más posible es que no siga jugando. Espero tener un ranking mucho más alto, ganar partidos de forma regular y medirme contra los más grandes de nuestro deporte. Si soy capaz de hacer eso, jugaré todo el tiempo que pueda.

Sin embargo, si me encuentro en dificultades, apenas gano y únicamente sigo jugando por el hecho de que amo al tenis, lo más probable es que eso no sea suficiente. Si dejase de confiar en que puedo ganar un torneo como el de Colonia, esa sí que sería una razón definitiva que me haría dejar de jugar al tenis".

Presencia asegurada en Grand Slams

Mientras tanto, es bastante probable que aún veamos a Murray pasar por Grand Slams. Ningún torneo de esta entidad querría perder a un jugador de su calibre, y las invitaciones poco a poco caerán para asegurar su presencia en los torneos más importantes del mundo. ¿Será suficiente? Parece que solo una gran mejora en sus actuaciones el próximo año podría mantener a Andy en la élite del tenis durante mucho más tiempo. Precisamente él, el tiempo, será quien de y quite razones.

Comentarios recientes