Carlos Alcaraz, motivos para ilusionarse

El español de 17 años se convierte en el segundo tenista más joven de la historia en ganar tres títulos del ATP Challenger Tour. Analizamos su juego y mentalidad.

Carlos Alcaraz hace historia en ATP Challenger Tour. Foto: gettyimages
Carlos Alcaraz hace historia en ATP Challenger Tour. Foto: gettyimages

Fue hace poco más de dos años cuando escuché por primera vez su nombre. Carlos Alcaraz. Con la mesura necesaria en estos casos y un cierto escepticismo natural cuando se habla de jóvenes promesas, me propuse analizar a ese jugador que por aquel entonces tenía 15 años y lo que vi me asombró. Tuve enseguida la sensación de que algo grande se podía fraguar y mucho más sabiendo que apostaba por enrolarse en la Academia JC Equelite y seria asesorado por un ex jugador de una inteligencia y equilibrio emocional infinita, como Juan Carlos Ferrero. Dos años después, el murciano está superando todas las expectativas posibles y ya es uno de los más destacados el ATP Challenger Tour.

Campeón de tres títulos (Trieste, Barcelona y Alicante) y finalista en Cordenons, este joven encadena semanas de enorme exigencia física y mental con una naturalidad impropia de su edad. Lo más notable de él es que lo que más impresiona no es su nivel de juego, sino una gestión de las emociones en pista simplemente brillante, así como su clarividencia táctica en la selección de tiros. No se desespera un ápice cuando vienen mal dadas, demuestra una tenacidad infinita en la batalla y su rendimiento sube en cada momento cumbre. Prueba de ello es que acumule un balance de 13-2 a su favor en tiebreaks jugados esta temporada, algo digno de una estrella e impropio de un jugador de su edad.

No son muchos los que a su edad fueron protagonistas en el ATP Challenger Tour. El nivel de este circuito no para de crecer, pero Carlos devora rivales sin parar. El pasado año ya tuvo escaramuzas prometedoras en Murcia y Sevilla, pero pocos podían imaginar que a estas alturas de 2020 presentara un balance de 19 victorias y 3 derrotas. Nada mejor que buscar en los libros de historia para poner en contexto sus éxitos y lo que nos encontramos provoca escalofríos. Alcaraz se ha convertido en el segundo jugador más joven en ganar tres títulos ATP Challenger con menos de 18 años y comparte plantel con nombres ilustres como los siguientes:

  • Richard Gasquet: 16 años y 10 meses con títulos en Montabaun 2002, Sarajevo y Nápoles 2003, ganando también en Reggio y Grenoble.
  • Carlos Alcaraz: 17 años y 5 meses con títulos en Trieste, Barcelona y Alicante en 2020.
  • Félix Auger-Aliassime: 17 años, 10 meses y 9 días con títulos en Lyon y Sevilla (en 2017) y Lyon 2018.
  • Juan Martín Del Potro: 17 años, 10 meses y 13 días con títulos en Montevideo 2005, Aguascalientes y Segovia 2006.
  • Novak Djokovic: 17 años y 11 meses con títulos en Aaachen y Budapest (en 2004) y San Remo 2005.

¿Cómo se puede definir el juego de Carlos Alcaraz y en qué aspectos tiene margen de mejora?

Posiblemente lo más ilusionante de este chico sea que se aprecian evidentes señales de que puede progresar mucho. Para empezar, su edad deja abierta la posibilidad de que pueda crecer algún centímetro más de los 185cm de estaturas que presenta ahora. Eso le permitiría tener un margen algo mayor para progresar en el servicio, su gran asignatura pendiente para poder rendir con mayores garantías en pista dura. Su derecha es asombrosa; tiene capacidad para imprimir mucho efecto, acelera bien la pelota merced a un poderío físico superior a la media en su edad y que a buen seguro seguirá incrementando, y ostenta la capacidad natural para hacer variaciones sobresalientes con la dejada.

Es un jugador muy equilibrado de fondo de pista, con buenas piernas y capacidad para defenderse con eficacia, pero su manera de entender el juego es dictar él sentencia en los puntos, meterse dentro de pista y mandar con sus amplios recursos técnicos. Se desempeña muy bien en la red, algo cada vez menos habitual en jugadores jóvenes, y con su revés no pierde iniciativa y es capaz de cambiar al paralelo con más facilidad de la esperable.

Resulta preciso ser cautos, pero las sensaciones no pueden ser mejores. En un país acostumbrado a la gloria tenística desde hace lustros, encontrarse con un joven que goza de estas condiciones supone un regalo infinito para dar continuidad al interés generalizado que se ha despertado con este deporte. La prolongación del ATP Challenger Tour hasta el mes de diciembre y la recurrencia de torneos sobre tierra batida puede otorgar la posibilidad a Carlos Alcaraz de acercarse mucho al top-100, un objetivo que parecía inasumible tan a corto plazo, pero que su excelso rendimiento convierte en factible en estos momentos. La siguiente cita será en Marbella, en la semana del 26 de octubre al 1 de noviembre.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes