¿Por qué se rinden los jugadores?

El entrenador francés Patrick Mouratoglou cuenta la teoría que podría estar detrás de que un deportista profesional se deje perder.

¿A qué puede deberse el 'tanking' de Kyrgios?
¿A qué puede deberse el 'tanking' de Kyrgios?

¿Por qué se dejan perder algunos jugadores o jugadoras profesionales de tenis? Una pregunta tan sumamente compleja que en un momento de su carrera como entrenador, el técnico Patrick Mouratoglou se hizo una vez cuando entrenaba a la promesa francesa Irena Pavlovic. El galo, no sólo se la hizo, sino que elaboró una teoría muy interesante.

'Cuadernos de entrenador' es una magnífica serie de Netflix, de cinco capítulos, donde entrenadores de diversos ámbitos del deporte -José Mourinho, Jill Ellis, Doc Rivers, Dawn Staley y el propio Mouratoglou- comparten sus reflexiones, experiencias y creencias asentadas con el paso del tiempo. En ella, el entrenador de Serena Williams trata de explicar qué pasa cuando un profesional se rinde.

"Irena era una jugadora fantástica, pero había perdido mucha confianza al perder tantos partidos", cuenta Patrick cuando recuerda el caso de Irena Pavlovic, una de las grandes promesas del tenis francés hace ahora casi 20 años. Y Patrick vio que tenía una actitud muy poco recomendable e incompatible con el deporte de élite.

"Cuando los partidos no iban bien... se rendía. No lo intentaba, perdía casi a propósito, desentendiéndose del partido. Más que rendirse, perdía a propósito. Le decía al mundo: 'Ni lo intento'. Y lo que quería decirle es que trabajo muy duro para que se convierta en mejor jugadora... y ni siquiera lo intenta. Es inaceptable. Y me pregunto a mí mismo: ¿Por qué estos jugadores se dejan ganar? Es una buena pregunta".

Mouratoglou detecta una inseguridad en jugadores de un talento natural enorme, que choca con las dudas de no poderlo ponerlo en práctica e incluso... que pueda descubrirse que dentro de ellos el talento no es tan grande como se presupone inicialmente. Un miedo real a que lo que de verdad florezca es incapacidad.

"Desde fuera parece surrealista. Estos chicos se esfuerzan cada día para jugar mejor y cuando llega el partido, se dejan perder. No tiene sentido, pero intento entenderlo. Y llego a la conclusión de que la mayoría de los jugadores que se dejan ganar... tienen mucho talento, mucho toque y facilidad. La mayoría tienen dudas en sí mismos, no saben si pueden ganar, tienen dudas. Pero hay una cosa de la que sí están seguros: tienen talento. Y eso es muy bueno. Y les gusta oírlo."

"Y hay una cosa que no quieren perder: ese talento. ¿Y qué pasa cuando tú, que tienes mucho talento, juegas contra alguien que tiene mucho menos? A lo mejor no quieres correr ese riesgo. Prefieres rendirte y siempre puedes decir: 'me dejé ganar, no me esforcé'. Y eso es lo que hacen. Es el miedo a perder lo único que cuenta para ti: tu talento".

Dándole vueltas a la cabeza, Mouratoglou, mucho antes de capitanear la carrera de Marcos Baghdatis o Serena Williams, invierte la culpabilidad y pasa a ser el culpable de las derrotas, un camino que, en el caso de Pavlovic, tuvo un efecto inmediato: vio que el compromiso de su técnico era total, y no podía decepcionarlo.

"Así que me hice otra pregunta, ¿qué puedo hacer para que deje de hacer eso? Entonces, en el siguiente partido, me senté con Irena y le dije 'qué ha pasado'. Y me dijo: 'Estaba preparada pero me derretí, lo hice fatal. No he dado pie con bola'. Y ahí le dije: 'Es todo culpa mía, lo siento'. Se sorprendió y me dijo: 'creí que me matarías'. No podía creer lo que estaba escuchando. Le mostré cariño y no le eché la culpa. Cuando se lo dije vio que estaba 100% con ella y comenzó a sentir que no me podía decepcionar. Nunca más se dejó ganar. Nunca."

LA APUESTA del día

Comentarios recientes