"Todo es posible": Schiavone y la sombra de un cáncer ya superado

La italiana detalla cómo superó un cáncer que nadie conocía un año después de su última sesión de quimioterapia. Un viaje de locura que contará en un libro.

Francesca Schiavone en su última aparición al público. Fuente: Getty
Francesca Schiavone en su última aparición al público. Fuente: Getty

Francesca Schiavone forma parte de un selecto grupo de jugadores y personas. No, no hago referencia al club de los ganadores de Grand Slam, si bien ella tiene un lugar preferente ahí gracias a su heroico Roland Garros en 2010. Superar a varios oponentes en el camino para triunfar en París fue un logro que palidece si nos atenemos a los últimos acontecimientos en su vida. Sí, como otros y otras tenistas, la italiana ha superado un cáncer. Esa es su mayor hazaña, aunque tras pasar una enfermedad así, su sombra es larga y planea durante bastante tiempo.

Dentro de apenas un mes se cumplirá un año desde la última sesión de radioterapia. También un año desde que anunciase al mundo el por qué de su inactividad, el por qué nadie conocía qué estaba haciendo. Por estas fechas la italiana desvelaba que había sufrido cáncer, un cáncer detectado a tiempo que la mantuvo alerta en los hospitales durante más de un año. Un camino duro para el que parecía haberse preparado tras años y años manteniéndose como una de las mayores gladiadoras del circuito.

Ahora Francesca está preparada para contarlo todo. "Ya hace un año de la última quimio. El miedo siempre está ahí, pero lo afronto como lo hacía en el tenis", confesaba a la Gazzetta. Sus pensamientos más profundos, sin embargo, se mostrarán ahora en una autobiografía titulada 'Mi resurgimiento', una forma de poner por escrito los sentimientos que se guardó durante tanto tiempo al mundo. Es también una manera de cerrar un capítulo de su vida que ha dejado una marca imborrable en ella.

"Escribir esta biografía fue una decisión muy difícil, pero al final me di cuenta de que necesitaba dejar algo sobre mi experiencia. Me senté con todas las personas a las que quiero y juntos decidimos escribir esto", exponía Francesca. Su lucha hacia la recuperación se vio impulsada por una frase que para ella es un estilo de vida: "El motto que me ha acompañado siempre es 'Todo es posible'. Cada uno de nosotros tiene sueños que pueden ser alcanzados mediante la disciplina, el trabajo y la rigurosidad. Todo eso hace que cambies tu perspectiva frente a la adversidad.

Pasarán cosas que no puedes controlar y quedarás a disposición de ellas, pero siempre he recordado esta manera de vivir incluso en los momentos más complicados". Esos momentos más complicados llegaron antes en la pista de tenis. En ella, Francesca vivió los momentos de mayor felicidad y también todos los sinsabores de una dilatada carrera profesional. Cómo afrontarlos le ayudó luego a batir el cáncer.

"Recuerdo ese miedo paralizante en la final de Roland Garros que gané. Era un tipo miedo que no conocía. No quería ir a ningún lado, no quería salir a jugar. Pero si eres capaz de afrontar el miedo y de tener coraje, obtendrás como recompensa la oportunidad de disfrutar de los mejores momentos de tu vida". Su faceta tenística quedó apartada durante muchísimo tiempo. La raqueta fue sustituida por el hospital y por otro tipo de máquina, esa que te lleva por un viaje muy delicado: las sesiones de quimioterapia. La última fue el 5 de noviembre de 2019, un día que nunca olvidará.

"Recuerdo aquel día como un día muy especial. Estaba dividida: por un lado sentía el alivio de no tener que pensar en eso durante un tiempo, y por otro tenía miedo. El miedo de que pudiese volver en cualquier momento, en peor forma. Ese miedo siempre está ahí". Es un miedo que, además, te hace poner en perspectiva tu experiencia vital. Te hace apreciar todo lo que tienes mucho más.

"Después de estar a punto de perderlo todo, le das mucho más valor a las cosas. Cualquier rayo de luz, un paseo... ahí entiendes de la importancia de la gente que está alrededor tuya, de tu familia". Afortunadamente, ahora Francesca está estable, trata de dar carpetazo a ese episodio de su vida y alberga esperanza en volver al tenis... como entrenadora. ¿Un deseo?: "Si pudiese elegir una jugadora a la que entrenaría, sería Simona Halep. Tiene un potencial inmenso".

LA APUESTA del día

Comentarios recientes