Serena: "En el tenis me he sentido mal pagada e infravalorada"

Serena Williams vuelve a reivindicar una posición de igualdad, sintiéndose infravalorada y mal pagada por el mundo del tenis.

Serena Williams. Foto: Getty
Serena Williams. Foto: Getty

Serena Williams no pierde oportunidad, cuando la tiene, para hablar de cómo se siente en multitud de situaciones diferentes. La exnúmero 1 del mundo, ausente de Roland Garros por una lesión en el tendón de aquiles, siempre ha mantenido una posición muy clara sobre su condición de mujer, su raza y su color de piel. En una entrevista con Vogue, la norteamericana se muestra muy directa cuando resume cómo se ha sentido en el deporte que practica, y alza de nuevo una voz que en los últimos tiempos se ha visto más escuchada que nunca, gracias en buena parte a la tecnología y las redes sociales.

"Ahora, nosotros, los negros, tenemos voz, y la tecnología ha sido una gran ayuda", argumenta la menor de las Williams, siempre muy firme en sus reclamaciones. "Vemos cosas que han estado sin mostrarse durante años: las cosas por las que nosotros, como personas, tenemos que pasar. Esto ha estado sucediendo durante años. La gente simplemente no podía sacar sus teléfonos y grabarlo, es la diferencia".

“A fines de mayo, mucha gente blanca me escribía diciendo: 'Lamento todo lo que has tenido que pasar'. Creo que por un minuto empezaron no a entender, porque no creo que puedan entenderlo, pero empezaron a ver. Y yo estaba como: 'bueno, ¿no has visto nada de esto antes?' He estado hablando de esto toda mi carrera. Siempre ha ocurrido esto".

Serena enlaza su vida con su profesión, y afirma que nunca se sintió realmente valorada en el tenis, por ser mujer y ser negra.

“Siempre me he sentido mal pagada e infravalorada. Pero nunca he sido una persona que haya dicho, 'quiero tener un color diferente' o 'quiero que mi tono de piel sea más claro'. Me gusta ser quién soy, me gusta cómo me veo y me encanta representar a las mujeres hermosas y negras que hay. Para mi es perfecto. No lo querría de otra manera".

"El tenis es una pequeña cosa en todo este asunto. En esta sociedad, a las mujeres no se les enseña ni se espera que sean un futuro líder o futuro CEO de una empresa. La narrativa tiene que cambiar. Y tal vez no mejore a tiempo para mí, pero alguien en mi posición puede mostrarles que tenemos una voz, porque Dios sabe que uso la mía. Me encanta defender a la gente y apoyar a las mujeres. Ser la voz que millones de personas no tienen".

Comentarios recientes