Bernabé Zapata: “La ilusión que tenía jamás me la podrán devolver”

El tenista valenciano rompe su silencio en Punto de Break tras ser apartado de Roland Garros por un falso positivo. “Mentalmente estoy roto, ha sido una injusticia”.

Bernabé Zapata en la Philippe Chatrier. Fuente: PDB
Bernabé Zapata en la Philippe Chatrier. Fuente: PDB

Después de tantos años de trabajo, de levantar su primer título Challenger en Cordenons y de instalarse en el mejor ranking de su carrera (#144), Bernabé Zapata por fin iba a recoger los frutos a todo su esfuerzo. Llegaba Roland Garros 2020 y su nombre estaría presente en la fase previa por méritos propios. Con la ilusión de un niño puso rumbo a París junto a su entrenador, Carlos Navarro, para disfrutar de una experiencia inolvidable. El domingo 20 se haría el sorteo del cuadro, pero un doble positivo por COVID-19 la noche de antes les dejaba fuera. Bernabé y Carlos, que habían dado negativo nada más aterrizar en Francia, no entendían nada, pero su aventura allí se había terminado. De algún modo la experiencia estaba siendo inolvidable, aunque por motivos que ellos jamás hubieran imaginado.

Desde entonces, una semana de silencio, reflexión, amargura y desconexión. Han sido días muy duros para Bernabé Zapata, más todavía cuando, al volver a casa, una segunda prueba revelaba que tanto él como su entrenador eran negativos en COVID-19. Un segundo test que dos días antes, en París, no les permitieron hacer. Después de marcar cada paso, entrenar un día entero en las instalaciones y respetar cada medida de seguridad, al valenciano le tocaba ver el torneo por televisión en vez de estar en la pista, donde merecía. Las horas han ido poco a poco sanando la herida, ahora es momento de que el propio jugador rompa su silencio y el lugar que ha escogido para hacerlo no podía ser otro que Punto de Break.

Formemos el contexto antes de que arranque la película. Bernabé y Carlos llegan a París el jueves 17 y lo primero que les hacen es un test de COVID-19, el cual superan sin problemas. El sábado 19 por la mañana se hacen un segundo test, justo antes de irse a entrenar. Ya por la tarde, después de uno de los días más emocionantes de sus carreras, ambos regresan al hotel, donde les espera la peor de las noticias.

“Eran las 21:30 de la noche cuando, de repente, aparece en nuestra habitación Pascal María acompañado de un médico y nos comunican que tanto yo como mi entrenador hemos dado positivo. Hacía 35 horas que los dos habíamos dado negativo, ninguno teníamos síntomas, ¿cómo es posible? No tenía sentido. Automáticamente le pedí que nos hicieran otra PCR, en ATP te dejan hacer mínimo tres por norma, pero me dicen que imposible, que estamos fuera. Que estamos eliminados”, explica el valenciano en exclusiva.

El protocolo dice que si das positivo una vez estás fuera, pero es de traca. La norma no está bien diseñada, si das positivo en cualquier parte del mundo te hacen otro test, incluso en tu casa. No puede ser que en ATP te hagan tres tests, como le ha pasado a Benoit Paire esta semana en Hamburgo, y que en Roland Garros con un positivo te vayas a la calle. Es verdad que son ellos los que han hecho el protocolo, pero tiene margen de error”, analiza el español, quien se vio apartado de la competición sin derecho a réplica.

¿Y cómo reacciona una persona cuando recibe una noticia así? “Lo primero que hago es preguntarle si puedo volver a mi casa para hacer allí la cuarentena, así que el mismo domingo me volví a España con una cara tan larga que no te la puedes ni imaginar. El lunes a primera hora nos hicimos los dos una PCR en Valencia y los dos dimos negativo. Todos los de nuestro círculo también dieron negativo. Es una cosa increíble, ahí nos dimos cuenta que nos habíamos quedado fuera por el protocolo”, recapitula Bernabé, actual número 144 del ranking.

La sensación de Bernabé en ese instante fue todavía más desgarradora, prácticamente irreparable. “Pasé dos días con muchísima angustia. Tal y como habíamos llegado, después de firmar grandes resultados, la decepción de no jugar el torneo es terrible. Además de eso, súmale la preocupación por haber dado positivo. Estuve en casa encerrado hasta que me dieron el resultado, pero mentalmente fueron días muy duros, estaba totalmente roto y desmotivado, no entendía por qué había pasado esto. Fue un cúmulo de sensaciones horribles, hubo dos días no pude dormir por estar pendiente del resultado”, señala el de 23 años.

Una vez solucionada la cuestión médica, ahora tocaba solucionar el conflicto deportivo. “En cuanto me dan el negativo, lo que hago es preparar un carta para Guy Forget, el director del torneo. Le explico la situación de cómo hemos llegado y le cuento que es imposible que nos hayamos contagiado allí. Incluso investigamos acerca de los laboratorios donde nos habíamos hecho los tests y encontramos un artículo donde uno de los doctores de este laboratorio decía que los tests no son 100% fiables. En la carta le añadimos el enlace a ese texto. La intención era contarle todo lo que había sucedido, además de pedirle una indemnización que nos cubriera la primera ronda de la Qualy, lo mínimo. Con todos estos datos, para mí es injusto que no haya jugado Roland Garros este año, pero como me sacaron de la lista el mismo domingo y no aparezco en el cuadro, eso me quitó el derecho a cobrar”, subraya.

¿Cuánto cobra un jugador por disputar la fase previa de Roland Garros? 10.000€. ¿Cuál es el precio de verte apartado por la puerta de atrás del torneo con el que llevas soñando toda la vida? “Eso es imposible de devolver. Aunque me devuelvan el dinero de primera ronda, la ilusión que yo tenía en ese momento, sobre todo después de estar todo el sábado entrenando en el club, es sin duda lo que mas daño me ha hecho. Yo estaba en el torneo, había dado negativo, estábamos entrenando y preparándolo todo allí, en sus pistas… esa sensación nadie me la puede devolver. Para la gente de mi nivel es muy importante llegar a jugar los torneos de Grand Slams, ya no solo por el factor económico, también por el profesional. Me han dejado tan roto que estos días no quería ni seguir los resultados”, declara con tristeza.

Si algo positivo se puede rescatar de este desenlace es todo el cariño que le han brindado a Bernabé sus compañeros de profesión a través de redes sociales y mensajes personales. “Todos mis compañeros, sobre todo los tenistas españoles, me han apoyado muchísimo, incluso jugadores de otros países com Bagnis o Musetti. De verdad que esto me ha servido de muchísima ayuda estos días, se han volcado conmigo para que no me sintiera solo en esa situación”, agradece el jugador.

Ahora ya solo falta conocer cómo termina esta historia, es decir, conocer la respuesta de la Federación Francesa del Tenis a la carta de Zapata y a una segunda carta que la RFET ha enviado hasta París exigiendo el mejor final posible para el español. “Espero que la respuesta sea positiva, que el torneo intente estudiar nuestro caso, el de Dzumhur o el de Verdasco y que se pueda solucionar de alguna manera, que no se quede como está ahora. Nos han dejado fuera, desilusionados e incluso el propio torneo ha transmitido una imagen con muchas dudas de lo que ha pasado allí. Ojalá tomen una decisión favorable para nosotros porque esto, sintiéndolo mucho, ha sido una injusticia”.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes