¿Quiénes serán las sorpresas de Roland Garros?

Seleccionamos varios jugadores fuera de los cabezas de serie que podrían dar que hablar en esta nueva edición de Roland Garros.

Miomir Kecmanovic. Fuente: Getty
Miomir Kecmanovic. Fuente: Getty

Roland Garros 2020 está ya a la vuelta de la esquina. Se completan las últimas rondas de la fase previa, algunos jugadores se encuentran inmersos en el torneo de Hamburgo y otros ya preparan única y exclusivamente el que será el último Grand Slam de la temporada. Y se dice pronto, claro: todo después de una pandemia que paralizó el circuito durante cinco meses, un Us Open disputado en una burbuja sanitaria y una gira sobre tierra express que apenas ha tenido tres paradas (Kitzbühel, Roma y Hamburgo).

Mientras que de cara al Us Open, más allá del favoritismo de Novak Djokovic la segunda fila de candidatos parecía muy abierta, en Roland Garros solo se atisban tres candidatos claros que puedan soportar la máxima dureza de la tierra durante dos largas semanas: Rafael Nadal, Novak Djokovic y Dominic Thiem. ¿Algún otro jugador capaz de conquistar el título? Parece improbable, pero sí que hay jugadores más allá de los cabezas de serie que son muy capaces de dar algún que otro susto a los establecidos en la élite. Estos son, para nosotros, algunos de esos candidatos:

- Miomir Kecmanovic (21 años, #40 del mundo): El joven talento que desarrolló su tenis en la IMG Academy comenzó la gira de tierra con muy buenas sensaciones, coronándose por primera vez en el circuito en el torneo de Kitzbühel. Miomir hizo gala de muchísima serenidad y compostura en los momentos más difíciles del partido y exhibió con precisión su mayor arma: un juego de fondo muy equilibrado, sin ninguna debilidad que promete no dar ningún punto gratis a los oponentes. Su revés paralelo puede cambiar los intercambios, y su quizás falta de potencia es compensada en esta superficie con bastante inteligencia.

- Ugo Humbert (22 años, #41 del mundo): Quizás el único motivo de preocupación con Humbert pueda ser la cuestión física. Otro de los tenistas que ha inaugurado en 2020 su casillero de títulos (derrotó en la final de Auckland a Benoit Paire), aún no cuenta con ninguna victoria en los Grand Slam más exigentes a nivel físico: 2 derrotas tanto en el Open de Australia como en Roland Garros, sumado al cansancio que pueda mostrar por la exigente semana que está completando en Hamburgo.

Y, sin embargo, es ese estado de forma que le permitió eliminar a Daniil Medvedev lo que le acredita como uno de los jugadores más peligrosos en una teórica primera ronda. El tenista francés mostró su mejor tenis durante el día de ayer, buscando con frecuencia su derecha invertida para dominar los puntos y sacándole todo el rédito del mundo a su servicio, con una variación táctica excelsa. Así pues, ese nivel de tenis y el hecho de jugar en casa (aunque el público solo tendrá su aporte en la Philippe Chatrier) son motivos más que suficientes para darle como una posible sorpresa en este torneo.

- Corentin Moutet (21 años, #71 del mundo): Por muchas razones estoy seguro que nadie querría medirse contra este tipo en una primera ronda. No es el tenista más potente, ni el más alto, pero en la tierra batida nadie como él puede 'embarrar' un partido. Corentin utiliza todas las variantes tácticas como nadie, siendo las dejadas un punto muy fuerte en su arsenal. Con ese golpe es capaz de agotar la paciencia de cualquiera, y en un día inspirado puede utilizarlas a mansalva para hacer dudar a su rival. Es muy improbable que Moutet pueda alcanzar unas semifinales, pero pensar en él como un posible matagigantes no parece tan descabellado.

- Jannik Sinner (19 años, #75 del mundo): Razones más que obvias las que nos llevan a poner a Sinner como uno de esos jugadores que puede marcar la diferencia en Roland Garros. Si alguien tenía dudas de su transición a la tierra batida, el italiano completó un gran partido ante Tsitsipas en Roma y estuvo muy cerca de colarse en los cuartos de final de todo un Masters 1000. Fue más el aspecto mental y sus dudas en los momentos importantes los que le abocaron al abismo ante Dimitrov.

A nivel de juego, sin embargo, resulta casi obligatorio confiar en él. Las nuevas pelotas, más reticentes al spin de muchos tenistas puramente terrícolas, podrían beneficiar al juego más plano de Sinner, que tiene una capacidad innata para que la pelota le corra casi en cualquier condición o superficie. Así pues, un cuadro benévolo podría ser, quién sabe, una buena ayuda para que por fin se destape a nivel Grand Slam.

Y vosotros, ¿con quién os quedáis? ¿Qué otra sorpresa elegiríais?

LA APUESTA del día

Comentarios recientes