Los cambios de Roland Garros en 2020

Analizamos todas las modificaciones que el torneo parisino sufrirá en una edición totalmente especial. Así cambiará Roland Garros 2020

Roland Garros 2020. Fuente: Getty
Roland Garros 2020. Fuente: Getty

La pandemia del coronavirus ha obligado al mundo del tenis a hacer un esfuerzo sobrehumano para tratar de sacar adelante algo parecido a una temporada 2020. En medio de todo este panorama y tras la disputa del Us Open aparece Roland Garros, el buque de una temporada de tierra mermada y limitada a dos semanas previas de acción. Este año, sin embargo, los cambios ya iban a estar muy presentes en el torneo parisino aún si el torneo se hubiese desarrollado de manera normal.

No eran cambios como la ausencia de público en todas las pistas excepto la Philippe Chatrier, eso seguro que no, pero estas modificaciones sí que podían afectar en cierto modo el desarrollo del torneo. Algunos elementos que a veces no son noticia al ojo del espectador sí que son bastante noticiables para los tenistas, véase las condiciones meteorológicas, la pelota, el calendario... y en prácticamente todos estos ámbitos existen ligeras modificaciones en el tercer Grand Slam del año. Ya sea por la pandemia o por los cambios predeterminados, estas son las principales modificaciones:

- El cambio de pelota: de Babolat a Wilson: muchos han denominado este cambio como un cambio 'Anti-Nadal'. Tras casi una década de colaboración, Roland Garros decidió terminar su contrato con Babolat, marca que es además francesa, para pasar a ser patrocinado por Wilson, que proveerá las bolas de esta edición. ¿Y qué tiene de diferente esto? Las informaciones que llegan desde el torneo parisino apuntan a que la bola Wilson favorece a jugadores con un juego algo más plano, con una bola que pasa algo más rasa por la red.

Y es que la bola Babolat era una pelota mucho más viva, que 'picaba' mucho más al entrar en contacto con la superficie. Dentro de las clasificaciones de pelotas por parte de la ITF, Babolat quedaba encuadrada en el Tipo 1, considerada como categoría rápida, mientras que la pelota Wilson que se utilizará este año entra dentro de la Categoría 2, de velocidad media, que abunda en el circuito. Así pues, a pesar de ser un cambio mínimo este aspecto debería beneficiar a jugadores más pegadores o que juegan con una pelota algo más plana, mientras que perjudicará a jugadores como Rafael Nadal o Dominic Thiem.

- Posibles partidos bajo techo: Tras muchos años de intensa pelea, Roland Garros hizo una inversión brutal para conseguir poner el techo en la Pista Philippe Chatrier. Se acabaron los parones por lluvia en una semifinal o una final: lo más probable es que veamos varios duelos bajo las luces y en condiciones indoor. Esta es una experiencia completamente distinta y significará jugar con una bola mucho más lenta y menos viva, un tenis algo más ralentizado del que varios jugadores se beneficiarán. Teniendo en cuenta las lluvias que suelen azotar a París en estos meses, lo más probable es que el techo se utilice con frecuencia.

- Utilización de la luz artificial: Hoy se ha confirmado que no será hasta 2021 cuando se disputen verdaderas sesiones nocturnas, pero las circunstancias actuales prácticamente aseguran que muchos partidos deberán completarse bajo luces artificiales, instaladas hasta en ocho pistas. Ya lo vimos y analizamos en Roma: cuando la pista se pone pesada al caer la noche, las condiciones cambian radicalmente. Al jugarse en septiembre, el sol caerá en París muchísimo antes, quitando hasta 3 horas de luz solar. Es posible que en torno a las 7PM veamos condiciones casi nocturnas en la Philippe Chatrier... y ojo al impacto que podría tener esto.

- Temperaturas más frías en septiembre: El retraso de la edición de 2020 no solo afectará en lo que a la luz solar respecta. Estamos en otoño y las condiciones meteorológicas así lo reclamarán: hasta 4 o 5 grados menos de media marcarán los termómetros este año. Pero ojo, no solo las temperaturas importan: hay en torno a 4 kilómetros por hora de media más en los vientos que azoten a la capital francesa. Ver días pesados, con bajas temperaturas y con cierta amenaza de lluvia podría ser una durante las próximas dos semanas.

¿Creéis que estos cambios tendrán impacto en el evento o acabarán siendo meras anécdotas de cara a su desarrollo? ¡Os leemos!

LA APUESTA del día

Comentarios recientes