Djokovic avanza a semifinales tras un duelo lleno de altibajos

El serbio derrotó a Koepfer pasando más dificultades de las previstas, en un duelo que destacó por su irregularidad y donde Nole no terminó de estar cómodo.

Novak Djokovic en su duelo de cuartos. Fuente: Getty
Novak Djokovic en su duelo de cuartos. Fuente: Getty

Novak Djokovic derrotó a Dominik Koepfer (6-3, 4-6, 6-3) para avanzar a las semifinales del Masters 1000 de Roma 2020. No fue una actuación ni mucho menos brillante por parte del serbio, que domó sus energías y se centró en el tercer set definitivo tras un duelo lleno de altibajos.

Salía Djokovic a la Centrale con el turbo puesto, sabiéndose superior a su rival y demostrándolo sobre la pista. Así, consiguió un break tempranero que puso a su oponente a remolque. El break se convirtió en un doblebreak: parecía que el partido iba a finalizar por la vía rápida.

No porque, ni mucho menos, Djokovic estuviese mostrando un tenis galáctico. Se juntaban muchísimas cosas: Dominik estaba muy lento de piernas, llegando un punto después a impactar sus golpes y dejando muchas pelotas en la red. No en vano, el tenista alemán llevaba acumulados hasta seis encuentros en las pistas del Foro Itálico: tres en la fase previa (ante tenistas como Kukushkin o Simon, nada más y nada menos) y otros tres en el cuadro principal.

Especialmente fallaba por el lado del revés, casi siempre con problemas en la colocación. Sin embargo, ese mal juego e irregularidad en sus golpes pareció contagiar también a Djokovic, que empezó a acumular errores no forzados del mismo modo. Koepfer avistó que el número uno del mundo tampoco estaba mostrando su mejor nivel y eso le liberó en cierto modo, empezando a jugarse mucho más sus golpes y llegando a hacer dos breaks sobre el saque del serbio.

A la hora de colocar por primera vez la igualada en el primer set, sin embargo, Koepfer volvió a temblar y Nole volvió a mostrar su versión más sólida. En un primer set de idas y venidas y muchísimos altibajos, el serbio acabó por marcar territorio y cerró el parcial por 6-3.

El segundo set parecía seguir los mismos derroteros: un inicio muy titubeante del alemán, del que Djokovic se aprovecha para conseguir un break tempranero y así dictar él la marcha del duelo. Volvió a pasar, como en el primer set, que Dominik subió el nivel, se agarró a la pista y el serbio volvió a mostrar su irregularidad de esta semana al conceder el break. Más errático de la cuenta en los intercambios, Djokovic golpeó la raqueta contra el suelo en señal de desaprobación. Frustrado por no mostrar un buen nivel de tenis, también fue incapaz de aprovechar las múltiples bolas de break que tuvo con 4-4 en el marcador. Koepfer resistió, sorteó la tormenta y se mantuvo firme para aprovechar un juego horrible de Djokovic al saque. Casi sin esperarlo, teníamos tercer set en la Pista Central.

El lenguaje corporal de Novak era en todo momento muy negativo. Si Koepfer era quien parecía haber comenzado sin energías el partido, Djokovic parecía erosionarse mentalmente conforme el tiempo corría. Inusualmente, el serbio era absolutamente incapaz de convertir bolas de break, mientras que el alemán hacía gala de un inmaculado 100% en esa faceta (4/4).

Eso sí, el tercer parcial fue una historia completamente diferente. No porque Djokovic subiese el nivel de forma espectacular: simplemente acortó los puntos con precisión y, esta vez sí, aprovechó un break tempranero para tomar el control del duelo. Koepfer siguió esforzándose, corriendo a por todas las bolas, pero esta vez Novak se mantuvo muy centrado con su saque, variando el juego muy bien con las dejadas (de las pocas partes de su juego que funcionaron bien hoy) y no dejando entrever ningún síntoma de frustración por el estado de su tenis o la dificultad del partido.

Acabaron ambos con estadísticas muy similares: 24 winners para los dos, 38 errores no forzados para Nole por los 40 de Dominik. El serbio puede ver el vaso medio vacío o medio lleno: por un lado, sigue acumulando minutos bajo la arcilla, acomodándose en la transición y sumando victorias. Eso sí, si quiere estar remotamente cerca de Nadal o Thiem en Roland Garros, deberá subir considerablemente el nivel mostrado durante el día de hoy. Mientras tanto, Casper Ruud espera en semifinales.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes