Un título para retomar el camino

Georgina García Pérez levantó este domingo en Portugal su primer título individual desde enero de 2018. “Quiero seguir compitiendo y mejorar como jugadora”.

Georgina García Pérez, campeona en Portugal. Fuente: Racquet
Georgina García Pérez, campeona en Portugal. Fuente: Racquet

Muchos pensaron que el duelo entre Alexander Zverev y Dominic Thiem del US Open 2020 fue la final más espectacular de este domingo. Dos jugadores top10, una remontada épica después de perder los dos primeros sets y una duración de 4h2min son ingredientes importantes para defender esta postura. Sin embargo, esa misma tarde, en el ITF $25,000+H de Figueira Da Foz, Georgina García Pérez levantaba el título ante Beatriz Haddad Maia (6-7, 7-5, 6-4) después de salvar tres bolas de partido y parando el reloj en 4h6min. Una conquista de la española que llega 32 meses después de la última, en enero de 2018. Inmersa en una temporada extraña donde apenas ha podido jugar singles, la tenista catalana atiende a Punto de Break para celebrar este paso al frente que bien podría significar un impulso definitivo para volver a luchar por el top200.

- Sensaciones previas al torneo

“Llegué con muchas ganas, estaba muy positiva. En mi caso, me vino muy bien parar, ahora estoy mucho más tranquila, en paz conmigo misma. Después de Palermo cogí fuerza y estuve tres días en Alemania entrenando a conciencia. Estando allí aproveché para jugar un torneo y lo gané, eso me motivó mucho. Es un año difícil, hasta ahora no había jugando singles después de quedarme fuera de muchos torneos por muy pocas posiciones. Luego me fui a Praga y gané tres partidos, así que la próxima parada era Portugal, donde ya había ganado algún torneo. Tenía muchas ganas de evolucionar, de competir, de mejorar mi ranking”.

- El punto de inflexión en el torneo

“El partido con Bassols en cuartos de final creo que fue la clave. Estuve un poco dramática en el primer set, luego en el segundo hice más mi juego, y el tercero tuvo un poco de las dos. Lo que hice luego fue repasar ese partido en vídeo, analizar mi actitud en pista, eso me ayudó a corregir cosas y aprender. La conclusión que saqué era que tenía que hacer más mi juego, sin adaptarme a las otras jugadoras. Con Tauson en semifinales ya fui más agresiva, ese es mi juego, el día que no pueda ganar por ese camino ya pensaré en otras soluciones. De momento quiero reforzar mi propia identidad como jugadora. También he sabido sufrir y aguantar la presión, algo que llevo dentro desde siempre, así que estoy muy feliz”.

- Maratón de más de cuatro horas salvando bolas de partido

“Alguna vez había salido de algún partido así, incluso partidos más dramáticos. Ahora mismo me duele todo, llevo muchos torneos encima desde aquellos días en Alemania, pocos días de descanso, ha sido duro. Pero creo que cuando vas acumulando tanto tiempo en pista, activas como un piloto automático donde ya ni siente, ni padeces”.

- Una final peculiar

“La final ha tenido de todo, hasta algún rifirrafe con el árbitro. En el tercer set, de repente empezaron a cantar al lado de la pista unas canciones portuguesas, estaba puesta la feria y hemos jugado con música (risas). Hacía muchísimo viento, se llegaron a caer las lonas de la pista de al lado. Tuvimos que ir parando de vez en cuando porque no paraban de pasar gaviotas por allí. En fin, tuvo de todo el partido”.

- Impulso para volver arriba

“Valoro mucho el título, llevaba mucho sin competir, ha sido una final muy dura ante una jugadora que ha sido top100. Mentalmente ha sido un esfuerzo brutal, no me estaba sintiendo cómoda con mis golpes, aunque sí he sido capaz de jugar bien. Estoy llevando a cabo un trabajo mental a conciencia y poco a poco veo el progreso. Con este resultado me aseguro la Qualy del Open de Australia, así que esto me pone muy contenta, voy avanzando por el buen camino”.

- Objetivo hasta final de temporada

“Tengo ganas de seguir compitiendo, de hacerlo mejor y progresar como jugadora. El siguiente objetivo que me marco es meterme top200, quiero ir paso a paso, no hay prisa. No quiero mirar más allá, si te pones un objetivo muy alto se puede ver muy lejos, te puedes marear. Mi deseo era clasificarme para la fase previa del Open de Australia, ese mini-objetivo ya lo tengo. No me preocupa lo demás, estoy enfocada en ser yo misma, controlar mejor mis emociones y evolucionar como jugadora”.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes