Davidovich y una recompensa al trabajo diario

El jugador español está siendo una de las sensaciones en este US Open 2020, clasificándose por primera vez a los octavos de final de un Grand Slam.

Alejandro Davidovich. Foto: Getty Images
Alejandro Davidovich. Foto: Getty Images

Está llamado a conseguir éxitos en el tenis, y esa es una responsabilidad que no puede eludir. Cada partido que juega, despierta mucha expectación, posiblemente por aportar un estilo de juego que no es muy común de ver dentro del circuito y que hace las delicias de los aficionados. Considerado por muchos como un jugador donde su mejor desempeño aparece en tierra batida, lo que sí es cierto es que Alejandro Davidovich ya sabe lo que es ganar Wimbledon en modalidad junior sobre hierba y esta semana ha conseguido meterse por primera vez en unos octavos de final de un Grand Slam, concretamente del US Open 2020. Y lo ha hecho con tremenda autoridad y madurez, algo extraño para un tenista de 21 años que esta temporada lo ha pasado un poco mal por los resultados conseguidos, donde su bagaje antes de este torneo era de tres victorias y siete derrotas.

Sus destellos de talento en 2019 vaticinaban su consideración de estrella en ciernes, pero él no se precipita ni mucho menos. Después de ganar dos Challengers la pasada temporada y pisar las semifinales del ATP 250 de Estoril, Davidovich se ha ganado con creces el derecho de ser considerado como uno de los jóvenes con más proyección en el panorama tenístico y en Flushing Meadows busca hacer historia. Conseguir un resultado que le permita afrontar con garantías el tramo final de temporada y llegar a la gira de tierra batida con la moral por las nubes.

En declaraciones recogidas por el diario AS, el malagueño reconoce que todo el trabajo realizado durante el confinamiento está dando sus resultados: "Hemos trabajado muchísimo durante esta cuarentena y después de ella. No hemos tenido ningún día de descanso y ahora estamos recibiendo el premio después de tanto esfuerzo. Estoy muy agradecido con mi equipo, ya que sin ellos no habría logrado este resultado en el US Open. Estoy muy satisfecho con mi juego y por como estoy yendo de menos a más".

Uno de los grandes artífices de este gran momento de forma de Davidovich es la de su psicólogo Antonio de Dios: "Estaba muy nervioso antes de mi partido de tercera ronda. Casi no dormí y cuando me levanté tenía un nudo en el estómago. Llamé a mi psicólogo y me tranquilizó con numerosos consejos, algo que me ha servido para lograr esta victoria ante Norrie. No me he frustrado cuando las cosas no iban bien y he seguido adelante. He conseguido jugar a un buen nivel y estoy muy motivado de cara a los siguientes compromisos".

Victoria en cuatro sets ante un rival como Cameron Norrie que días antes había vencido a Diego Schwartzman en cinco mangas: "Ha sido un partido muy duro a pesar de lo que dice el marcador. Norrie es un tenista zurdo que tiene un saque bastante bueno. Me ha resultado muy complicado poder hacerle daño, ya que hacía muchísimo tiempo que no jugaba contra un zurdo".

Para finalizar, Alejandro Davidovich habló del duelo de octavos de final ante uno de los grandes favoritos al título, el alemán Alexander Zverev: "No sabía que rival tendría en la siguiente ronda, pero me dijeron que jugaría o contra Alexander Zverev o contra Adrian Mannarino. Conozco a ambos tenistas y creo con total seguridad que el partido se disputará en una pista grande. Tengo confianza para ese partido y con ganas de hacer otro buen resultado y pisar los cuartos de final del US Open", afirmó el marbellí que sin duda tendrá un partido muy complicado ante Sascha, uno de los tenistas que mejor está jugando en Flushing Meadows en este arranque de torneo, venciendo a jugadores complicados como Kevin Anderson, Brandon Nakashima o el propio Adrian Mannarino. En todos los partidos se dejó un set.

Comentarios recientes