Djokovic endereza el rumbo hasta desquiciar a Edmund

Novak Djokovic cede el primer set en el tie break pero se recupera sin mayores problemas hasta silenciar a un Edmund que acabó tirando la toalla.

Novak Djokovic. Foto: Getty
Novak Djokovic. Foto: Getty

Acabó mucho mejor que terminó Novak Djokovic su encuentro ante el británico Kyle Edmund, y eso es muy buena noticia para el número 1 del mundo. El serbio ya está en tercera ronda de este US Open, de menos a más, casi al punto de su particular ebullición, al borde de la segunda semana. Ante un jugador siempre incómodo, más sobre una pista tan rápida, el de Belgrado tuvo que reencontrarse pasado el primer set para hacer claudicar a su oponente (6-7 6-3 6-4 6-2).

Y es que el plan de sorprender no sólo le salió bien a Kyle, sino que en cierto sentido le corresponde por tenis y tipo de juego. El inglés salió decidido a pegar muy duro, a recortar algunos de sus recorridos, que son de por sí abiertos y largos, aprovechando la fuerza de su primer servicio y su segundo golpe, no dejando que Novak adquiriera ritmo de golpeo, el centro de la pista y la profundidad de sus golpes sobre la defensa del rival.

Así lo confirmó Novak en declaraciones a pie de pista, reconociendo que el parcial de apertura estuvo igualadísimo, y así lo reflejaron los números: 14 winners para cada uno y un error no forzado más para Novak. Encaminados a la muerte súbita, allí encontró mejores primeros servicios Edmund, número 44 del mundo, para poner tierra de por medio y hacer lo más difícil y lo que seguramente se propuso, ganarle la primera mano al mejor de todo el circuito.

Le tocó por tanto a Novak corregir algunas cosas, y siempre, o muchas veces, suele ser desde el resto donde comienza a estrechar distancias y ampliarlas a su favor después. El rival tiene que seguir manteniendo un porcentaje altísimo o si no Novak comienza a presionar, a comer pista con sus pies y a lanzar sus manos con primer y segundo saque. Y así comenzó la remontada.

Para colmo, el saque comenzó a fluir en la raqueta de Novak, que conectó siete saques directos en la segunda manga, extraordinarios números que escenificaron el significado del Djokovic que se pone serio y camina más firme que minutos atrás. El balcánico redujo sus unforceds y se labró puntos más largos, más propios de su iniciativa. Edmund bajó de 14 winners a 4, pero tampoco falló en exceso, sólo que Djokovic hacía cometer a Edmund errores forzados continuamente.

No tendría mucho más misterio el posterior desarrollo del encuentro. La devolución de Novak no se despegó del acelerador y con su habitual serenidad gobernando el marcador, perfecto en la defensa de la pista, mucho mejor a nivel físico, se impuso allí donde Edmund sigue cojeando: mentalidad, sacrificio, golpes en carrera. Próximo rival del número 1: Jan-Lennard Struff.

Comentarios recientes