Zverev se impone a Anderson sin grandes alardes

El alemán se impuso en cuatro mangas ante un Anderson voluntarioso pero lejos de su nivel. Mejorable juego de Zverev, que sacó adelante un compromiso peliagudo.

Alexander Zverev gana a Kevin Anderson. Foto: gettyimages
Alexander Zverev gana a Kevin Anderson. Foto: gettyimages

Nada puede darse por hecho en un partido de Grand Slam en el que comparezca Alexander Zverev. El alemán sigue pecando de una flagrante carencia de autoridad y confianza en sí mismo para desplegar su mejor tenis desde el inicio y eso, ante un jugador de la talla de Kevin Anderson vaticinaba problemas para sus intereses. Es evidente que el sudafricano está falto de ritmo competitivo tras la operación de rodilla a la que se sometió hace meses, pero ofreció una buena cara en esta primera ronda del US Open 2020, en un partido repleto de matices en el que el vencedor acabó siendo el teutón, más centrado y con mayor ritmo en los momentos cumbre. 7-6 (2) 5-7 6-3 7-5 fue el resultado final del partido.

Hay que entender el momento en que se encuentra Zverev como un proceso lento, fatigoso pero ilusionante, del que solo él y su equipo conocen los entresijos. Desde fuera es muy sencillo oscilar entre el negro y el blanco con el germano, sin atisba de una gama de grises, pero ni sus derrotas y mal juego son debacles ni sus triunfos notables en grandes eventos deben ser tomados como la clara muestra de lo que puede ofrecer. En el primer set ya se pudo comprobar que Sascha iba a su ritmo habitual de Grand Slams y a pesar de romper en el tramo inicial el saque de Kevin, se relajó y tuvo que recurrir al tiebreak para vencer.

Era evidente que la cabeza de Anderson circulaba a una velocidad superior a la de sus piernas, pero un talento como el suyo, y más con la experiencia que ha acumulado en los últimos años, es garantía de poder competir de tú a tú incluso cuando no se está al 100%. Consiguió hacerlo de manera aún más drástica en un segundo parcial donde mantuvo su servicio sin urgencias y aprovechó con maestría la única posibilidad de la que dispuso al resto. Fue una descarga eléctrica para Zverev, que pareció darse cuenta del peligro que tenía su rival y de que no podía permitirse el lujo de jugar bajo de intensidad.

Apretó los dientes en la tercera manga y aprovechó la bajada de adrenalina de Anderson tras el esfuerzo realizado para quebrar su servicio en el tramo inicial. Hubo varios juegos con alternativas, con Kevin resistiéndose a dejarse ir y apoyándose en el servicio para mantenerse a rebufo. Zverev mostró dotes de solidez, sacó bien y se mostró agresivo y ordenado en sus jugadas. Daba la sensación de que el germano daba por hecho que su rival acabaría cayendo como fruta madura y caminaba por el partido al ralentí.

Con esa sensación desde fuera transcurrió un cuarto set en el que ambos se acogieron a un pacto de no agresión al resto. Alto porcentaje de primeros saques, cierta relajación al resto y desorden táctico precipitaron que los sacadores caminaran con cierta comodidad hasta que el duodécimo juego, Kevin Anderson se topó con la cruda realidad. Errores a destiempo, falta de fuerza en sus piernas para golpear bien apoyado y tensión incontrolable. Alexander Zverev avanza a segunda ronda del US Open 2020 con sensaciones de juego mejorables, pero habiendo cumplido con el expediente. Allí se medirá al joven estadounidense Brandon Nakashima, que se impuso a Lorenzi.

Comentarios recientes