¿Cómo ha reaccionado el mundo del tenis a la nueva Asociación de Jugadores?

Recopilamos las primeras reacciones a la PTPA, la nueva Asociación de Jugadores que ha encontrado una acogida realmente dispar entre protagonistas.

Daniil Medvedev y Vasek Pospisil. Fuente: Getty
Daniil Medvedev y Vasek Pospisil. Fuente: Getty

Cuando se produce un cambio, las reacciones que genera suelen ser un buen termómetro de su magnitud. La creación de la nueva PTPA (la Asociación de Jugadores de Tenis Profesional si tradujésemos sus siglas al español) ha provocado un auténtico seísmo en el circuito. Ha obligado a que los mayores cuerpos de gobierno se pronuncien al respecto, ha hecho salir de su descanso a los mejores jugadores del circuito y ha prometido que este será solo el primer capítulo de una larga saga en la que los jugadores quieren obtener más poder.

El hecho de que las reacciones hayan sido tan variadas nos dice que la idea, al menos, inquieta e ilusiona a partes iguales. Las reacciones a la creación de este ente, aún en fase embrionaria, han sido dispares. Cuando explotó la bomba, los primeros en salir al paso fueron los grandes torneos y los grandes cuerpos de gobierno del tenis, un deporte con una gran variedad de organismos que suelen velar de manera independiente por su seguridad. Sin embargo, cuando aparece lo que podría ser una potencial amenaza así... la unión hace la fuerza.

O eso debieron pensar ATP, ITF y los cuatro Grand Slams. Todos ellos sacaron un comunicado conjunto que apelaba a la 'unión' en estos tiempos difíciles y desaconsejaba la creación de un organismo paralelo, con el deseo de que el status quo se mantenga tal y como está. "Después de esta crisis, es momento de una mayor unión si cabe, es momento de actuar buscando los mejores intereses de nuestro deporte, hoy, mañana y siempre. Cuando trabajamos juntos, somos un deporte más fuerte". Era solo la primera ficha del dominó en caer, puesto que las súplicas de estas entidades encontrarían un mayor apoyo.

Rafael Nadal y Roger Federer fueron los siguientes jugadores en manifestar su desconfianza con la nueva Asociación. Nadal lo hizo de una manera un tanto vaga, abstracta, con dos tweets que iban muy en la línea de lo que ya había publicado la ITF: con la pandemia por coronavirus encima de nosotros aún, es momento de seguir pidiendo unidad y olvidarse de movimientos que puedan desestabilizar el circuito. Pocas horas después, el suizo expresaba "estar de acuerdo" con los comentarios de su rival y amigo, secundando el sentimiento: no es momento de fragmentación en el tenis actual. "Es vital que nos mantengamos unidos para seguir construyendo el mejor camino posible", expresaba Roger.

Como miembros del Consejo de Jugadores, ambos tenistas también reaccionaron con un comunicado oficial enviado al resto de tenistas en las que arrojaban serias dudas sobre la nueva Asociación. El documento, de dos páginas, cuestiona aspectos como qué expertos se encuentran detrás de este movimiento, por qué no se ha incluido ningún plan empresarial con análisis y al detalle que marque el camino de este ente o por qué el propio Consejo no fue avisado de su creación. La carta está firmada, además de por Nadal y Federer, por el resto de miembros del consejo: Bruno Soares, Kevin Anderson, Jürgen Melzer y Sam Querrey.

Para finalizar con las reacciones negativas, Dan Evans ha sido uno de los jugadores más vocales a la hora de cargar contra la nueva Asociación. "Sé cuál es el razonamiento detrás de la nueva Asociación. Creo que ahora mismo, el timing para hablar de algo así es horrible. Para mí, la ATP ya hace un gran trabajo a la hora de velar por nosotros. No voy a firmar nada de lo que ellos (la nueva Asociación quieran), aunque sea un simple papel".

El británico no solo apuntó a la creación del propio organismo en sí: también cargó contra los jugadores que se encuentran detrás de ella (recordemos que nace a partir de una escisión en el Consejo, liderado por Novak Djokovic, Vasek Pospisil y John Isner): "Hablé de este tema en el vestuario el otro día y mi opinión no sentó bien. Los tenistas que apoyan esta Asociación están obcecados en ella y son bastante pasivo-agresivos. Lo más importantes es tener voz y voto, pero si no te gusta su idea, parece que no les vas a caer demasiado bien".

El rechazo frontal de las asocaciones más importantes, de Federer y Nadal y de otros protagonistas del circuito no es ni mucho menos la única reacción que esta Asociación ha dejado. Hay otros, por supuesto, que aún moderan sus palabras y que necesitan tiempo para tomar una decisión. Es el caso, por ejemplo, de Daniil Medvedev. "Decidí pensarlo mucho mejor justo después del Us Open. Le voy a pedir más información sobre el tema a Novak y a Vasek para tomar una decisión. Necesito tiempo, es todo lo que puedo decir por el momento. Aún no sé por qué vía me decantaré: necesito tiempo".

Stefanos Tsitsipas, por ejemplo, "no tenía ni idea" de a qué se referían los periodistas al ser preguntado por ello. Mientras el griego parece vivir en su burbuja particular, otros resaltan la falta de protagonismo de las mujeres en la creación de una Asociación para los tenistas. Es el caso de Andy Murray, que también parece decantarse por el no a la nueva unión debido a que las tenistas de la WTA no están incluidas en la misma. "Incluir a las mujeres mandaría un mensaje mucho más poderoso", fue el razonamiento de Murray. Tenistas como Paula Badosa han aplaudido las palabras del escocés.

Llegados a este punto, los lectores se preguntarán: ¿y las reacciones positivas? Quizás públicamente no haya declaraciones estridentes de muchos jugadores, pero se suele decir que una imagen vale más que mil palabras. La primera reunión de la nueva PTPA tuvo una acogida bastante importante a juzgar por la foto que Vasek Pospisil, Novak Djokovic o Ivo Karlovic han subido a sus cuentas de Twitter. La foto fue tomada justo después del encuentro y en ella encontramos a muchísimos jugadores del top-100. Los más destacados: Berrettini, Schwartzman, Aliassime, Shapovalov, Fucsovics, Moutet, Tommy Paul, Hurkacz, Garín...

También los principales ideólogos detrás de la Asociación han empezado a contestar y despejar dudas sobre la misma. En cuanto al tratamiento recibido por las mujeres, Vasek Pospisil acaba de salir al paso con un mensaje muy claro: todo esto no ha hecho más que empezar. "Hay un diálogo activo con las tenistas. Reconocemos la importancia del tenis femenino y de su movimiento. Esto se pone de manifiesto después de nuestra iniciativa del año pasado en la que teníamos el apoyo de en torno a un 70% del top-100 tanto masculino como femenino. La PTPA está aún en su fase embrionaria: vamos a seguir creciendo"

Por último: parece que la propuesta empieza, incluso, a seducir a quienes al principio estaban en contra de ella. Sam Querrey ha sido el último tenista en presentar su dimisión del Consejo de Jugadores y firmar el documento por el que pasa a formar parte de la nueva Asociación. En definitiva, son tiempos turbulentos en lo que a la política del tenis se refiere. Así ha reaccionado el mundo del tenis a la primera jugada ejecutada por este nuevo organismo. Y la sensación es que todo esto no ha hecho más que empezar.

Comentarios recientes