Ferrer: “Me sorprendió lo profesional que es Zverev, es muy trabajador"

El español concede a Punto de Break su primera entrevista desde que empezara a entrenar al alemán. “Llamé a Juan Carlos Ferrero y solo me dijo cosas positivas”.

Alexander Zverev y David Ferrer en su último duelo en Madrid. Fuente: Getty
Alexander Zverev y David Ferrer en su último duelo en Madrid. Fuente: Getty

Ni un año ha aguantado. David Ferrer (Jávea, 1982), retirado del tenis profesional en el Mutua Madrid Open de 2019, no ha podido resistir la tentación de regresar al circuito con uno de los proyectos más ilusionantes de su carrera. A sus 38 años, el alicantino debuta en los banquillos guiando los pasos de Alexander Zverev, uno de esos jóvenes llamados a liderar este deporte a medio plazo. Solamente han compartido entrenamientos durante cuatro semanas, suficiente para que Ferru atienda a Punto de Break y nos de una primera valoración de los métodos, la conexión personal y los objetivos que se han marcado para esta temporada 2020.

Primera entrevista como entrenador, ¿cambia algo?

Algo cambia, sí (risas). Estuve cuatro semanas entrenando con Zverev; las dos primeras de prueba y las dos siguientes ya de manera oficial. Estoy contento con la experiencia, con el trabajo de Sascha y con el equipo en general. No tengo queja.

¿Por qué Zverev?

Es un jugador que me llamó la atención desde siempre. Hubo otras propuestas, pero Zverev me llamó tres veces para preguntarme si podía ser su entrenador. Las dos primeras le dije que no podía, que tenía otras cosas en mente, pero durante el confinamiento me llamó una tercera. Eso me gustó, que fuera él mismo quien contactara conmigo, me animó a probar.

Un año después de tu retirada y ya estás de vuelta al circuito.

Obviamente, no voy a viajar todas las semanas. Yo sigo trabajando para el torneo Conde de Godó como director y eso es fundamental, lo puedo combinar. Más adelante, cuando acabe la temporada, tanto Alexander como yo decidiremos si queremos seguir trabajando juntos o no. Eso también me dio cierta tranquilidad, que no hubiera ninguna obligación. Viajaré con él algunos torneos en Europa y luego ya veremos lo que pasa.

¿Qué torneos?

Roma, Roland Garros, París-Bercy y las ATP Finals... si las juega, claro.

¿El entrenador principal sigue siendo su padre?

Bueno, en este caso soy yo el que diseña todos los ejercicios. Cuando no estoy presente, contacto con su padre y le comento todo lo que quiero hacer. En ese sentido, Sascha se está apoyando mucho en mí y a su padre también le gusta mucho el patrón por el que yo quería apostar. No sé si soy o no soy el entrenador principal, a día de hoy me da igual, no tengo egos para eso. Lo que sí te puedo decir es que los ejercicios los monto yo.

Durante esas semanas de prueba en Montecarlo, ¿qué te convenció para dar el paso?

Vi que estábamos bastante de acuerdo en su forma de jugar, en el patrón. Luego también descubrí la manera de trabajar de Sacha, la cual me sorprendió para bien. Es muy profesional, tanto haciendo físico como estando en pista. Las semanas que estuvimos juntos trabajó a un gran nivel, siempre muy receptivo en todo lo que le decía. Personalmente, tanto él como el equipo me convencieron, al final esto es un trabajo de muchos, pero me dejaron trabajar en todo lo que quería sin ningún tipo de obstáculo.

¿Hubo telefonazo previo con Juan Carlos Ferrero?

Fue a la primera persona a la que llamé, somos íntimos amigos. Es verdad que Juan Carlos estuvo con él hace dos años, pero quizá Sascha en ese momento no tenía las mismas facilidades o la madurez que tiene ahora, aun así hicieron un gran trabajo juntos. Me ayudó mucho hablar con Juan Carlos, de hecho, en ningún momento me dijo nada negativo. También hablé con Sergi Bruguera, me gusta siempre apoyarme en la opinión de los dos.

Juan Carlos dijo en su momento que le faltaba disciplina.

Cuando eres joven y tienes 18 años, todo es más complicado. A día de hoy, Sascha es un jugador muy maduro. Una persona que, profesionalmente hablando, trabaja muchísimo, tiene claro que el tenis es su prioridad, al menos eso es lo que yo pude extraer de mi experiencia con él dentro y fuera de pista.

En Cincinnati fue derrotado por Andy Murray en su debut. ¿Viste el partido?

Lo vi, lo vi. La verdad que Murray jugó a un gran nivel en el primer set, me sorprendió. Luego es cierto que Sascha ya estaba imponiendo más su ritmo. En el tercer set aunque iba break abajo, creo que en los rallys estaba un paso por delante. Luego con 5-4 y saque llegó ese momento donde la tensión le impidió cerrar y le costó el partido. Es el primer partido así que no puedo hacer una valoración todavía. Su actitud fue buena, no estoy preocupado.

¿Y el tema de las dobles faltas?

No me preocupa mucho, de verdad. Todos nos ponemos nerviosos, a la hora de cerrar un partido siempre es complicado. En este caso yo lo asocio a los nervios. Durante todo el partido él hizo cuatro dobles faltas, hasta que llegan los tres últimos juegos y hace seis, todo por la tensión. No es un problema técnico, ni mucho menos, es un problema de que en los momentos importantes cada jugador ejecuta los golpes de una forma. A Sascha en ese momento le costó cerrar la victoria.

Vamos, que no es un problema de mecánica.

No, no, no. Ni mucho menos. En lo que respecta al servicio, técnicamente, lo hace muy bien.

¿Dónde tiene mayor margen de mejora? ¿Quizá en la mentalidad?

Sí, seguramente. Yo creo que tiene mucho margen de mejora mentalmente y tenísticamente también. Quizá en jugar más hacia delante, o ciertos aspectos técnicos que pueda pulir. Estamos hablando de un jugador que ya es muy bueno, pero mejorando ciertos aspectos tenísticos y mentales puede conseguir Grand Slams y estar muy arriba. Siempre necesitas evolucionar y mejorar en tu juego, esto es lo que más me motiva, que aun sabiendo todo lo que ya ha ganado, sabemos que todavía puede ser mejor. Lo creo al 100%.

¿Cómo está gestionando todo el ruido de asuntos extradeportivos?

¿Sabes qué pasa? Soy nuevo, entonces interferir ahí me resulta más complicado de momento, todavía no tengo esa confianza. Es verdad que nos llevamos genial y que la relación es muy buena, pero tan solo llevo trabajando con él cuatro semanas.

¿Qué has intentado enseñarle?

Lo que hago es explicarle lo que quiero de él, lo que espero ver tenísticamente. En ese aspecto estamos muy de acuerdo en todo. Por ejemplo, hablamos mucho de la movilidad, también con Jez Green (preparador físico). En ningún momento me pidió nada específico, lo que sí hicimos es entablar esa manera de trabajar que buscamos, mi manera de entrenar también es la suya.

Aunque vuestra manera de jugar sea como el día y la noche.

Todo lo contrario, así es. Sascha juega completamente diferente a cómo jugaba yo, sería de ser muy poco inteligente intentar que siguiera ese patrón. Para mí es fácil cambiar el sistema, al final el entrenador se tiene que adaptar al jugador que tiene. Yo era un jugador que necesitaba mejorar otros aspectos tenísticos; él es mucho más agresivo, saca más fuerte y mide casi dos metros. Es imposible que juegue como jugaba yo, tampoco lo quiero, sería un desastre seguro.

De ti podría aprender mucho en el terreno mental, a ser más duro.

Psicológicamente, puede ser. Cuando tú has jugado al tenis, entiendes muchas cosas del jugador porque antes has pasado por ahí. Esto ayuda a la hora de poder explicarte y poder entender sus miedos y frustraciones. En ese aspecto intento hablar con él y hacerle ver que a mí también me pasaba, quiero que entienda que equivocarnos forma parte del tenis y de la vida.

Ha superado todas mis expectativas, es asombroso y genial trabajar con él”. Esto fue lo que dijo Zverev cuando le preguntaron por vuestra primera experiencia juntos.

Uno solo puede estar agradecido escuchando esto. Si dije que sí al proyecto es porque profesionalmente estoy muy contento con él. De verdad, es un gran profesional, lo digo porque a veces puede dar otra impresión, pero es todo lo contrario. Es un tipo que trabaja desde las 10:00 hasta las 20:00 sin parar, está continuamente haciendo físico, tenis, fisio… Para mí es un reto muy ilusionante, además de una experiencia muy interesante por el hecho de conocer cómo funcionan, conocer una manera de trabajar que no sea la española. Quiero alimentarme de esas nuevas nociones para mejorar y crecer en un futuro.

El lunes empieza el US Open, ¿qué esperas de este torneo?

La sensación es extraña, eso seguro. Las circunstancias de jugar sin público, de estar toda la semana en el mismo sitio, de no poder salir del hotel… no será fácil, pero será lo mismo para todos. Yo creo que habrá más sorpresas, sobre todo al principio. Durante la primera semana, tras seis meses sin competir, ya lo estamos viendo en Cincinnati. Era lógico y comprensible que hubiera sorpresas, pero entiendo que en el US Open todo se estabilizará un poco más. También será una gran oportunidad para el resto de jugadores al no estar Rafa, ni Roger.

¿Habéis hablado de su papel en los Grand Slams? ¿Le preocupa no haber ganado todavía uno?

Algo hemos hablado, acerca de los Grand Slams que ha disputado y de cómo afrontarlos lo mejor posible. Sabemos que cuanto más arriba estés, más presión tienes, sobre todo si eres joven y ya has ganado cosas importantes, la gente siempre te va a pedir que des el próximo salto. El equipo lo que tiene que conseguir es que el jugador esté lo más tranquilo posible e ir paso a paso. Acabamos de empezar, tampoco quiero aventurarme y hablar de más. Lo que me preocupa ahora es que mejore mental y tenísticamente, eso será lo que le lleve a tener opciones de ganar títulos importantes, ya sean Grand Slams, Masters 1000 o lo que venga.

Después del US Open vuelve la tierra batida. ¿Ves a Zverev dominando esta superficie?

Ha ganado Madrid y ha ganado Roma, eso significa que su juego se adapta muy bien a la tierra batida. Ha jugado mucho en arcilla, ha crecido en Hamburgo, sus golpes son liftados sobre todo de derecha, así que está claro que puede jugar muy bien en tierra. Es un jugador largo, rápido, creo que puede hacer mucho daño en arcilla, tanto o igual que en rápida.

Ahora tiene de entrenador a un referente en la superficie…

Tampoco te creas, yo en mi carrera fui mejor jugador en pista rápida, o al meno prefería jugar en pista rápida. Necesitamos centrarnos en su juego, yo intento enseñarle la manera en que veía las cosas cuando competía, cómo actuaba en momentos de presión, además de inculcarle el patrón de juego que quiero que lleve a cabo, la táctica que pondremos en escena cuando se enfrente a sus rivales.

¿Qué esperas de Zverev en este 2020?

Los resultados lo marcan todo. Al final, si no hay buenos resultados, no te quedas del todo bien, por muy positivo que sea el trabajo y la relación. Todo lo que trabajas fuera de pista es para que luego se vea reflejado dentro. Pero no tengo prisa, ahora solo considero que siga trabajando como lo está haciendo, que la actitud sea igual de buena y que, tarde o temprano, los resultados lleguen. En ese sentido tengo mucha confianza, no importa que no lleguen este año, ya llegarán el que viene o el siguiente. Sé que tiene las capacidades para ganar cosas importantes.

Si los resultados llegaran el año siguiente, ¿serían contigo en la grada?

Me gustaría que las cosas fueran bien para seguir mucho tiempo con Sascha y con su equipo, pero todo se verá. Primero a ver cómo trabajamos y funcionamos esta temporada, a final de año será el momento de hacer una valoración. Cuando empiezas con alguien siempre lo afrontas como un proyecto de futuro, no me gustaría estar solo un año, lo ideal sería continuar mucho más tiempo para poder construir algo mayor.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes